Medellín "mató el tigre y se asustó con el cuero" ante Racing

El equipo antioqueño iba ganando 2-0 y clasificaba a los octavos de final de la Copa Sudamericana, pero se descompuso y recibió tres goles y tres expulsiones en contra para despedirse de la competencia internacional.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Los hinchas de Deportivo Independiente Medellín parecían vivir una jornada épica en su partido contra Racing de Avellaneda. El equipo antioqueño había conseguido en los primeros 25 minutos la clasificación a la Copa Sudamericana, pero con una fragilidad mental notoria dejaron ir el partido y terminaron en una crisis que causó una derrota por 3-2 jugando con ocho.

La situación no pintaba bien para el Medellín, que se quedó sin su principal figura, Juan Fernando Quintero, por un error de inscripción. El entrenador Juan José Peláez planteó un partido con Mauricio Molina, Édinson Toloza y Leonardo Castro como principales emblemas.

El 'Poderoso' empezó con todo, impulsado por la gran capacidad de Castro y Molina para generar riesgo en el arco de la 'Academia'. El primer gol llegó con solo cinco minutos de juego, con un brillante pase de Molina a Édinson Toloza, que lanzó el pase certero a los pies de Castro: este se metió al arco con balón y todo.

La capacidad ofensiva del rojo se mantuvo durante todo el primer tiempo, y en el minuto 25 el objetivo paría cumplido. Eduard Atuesta filtró un balón increíble a Yulián Gómez, que repitió el "pase de la muerte" a Castro. Doblete en el regreso para el delantero del 'Poderoso'.

Aunque el Medellín intentó, ni Castro ni Toloza pudieron vulnerar el arco de Musso. El equipo argentino llegó con mucha más potencia en el final del primer tiempo, pero en su único ataque logró meter un balón muy destacado a Diego González, quien remató y le impidió la reacción a David González.

De la hazaña a la tragedia

En el segundo tiempo el "Poderoso" insistió de forma tan intensa que se volcó al ataque y abrió el espacio para los contragolpes de la visita. Castro, Atuesta y Didier Moreno intentaron atacar de manera desesperada para forzar los penales, un cambio sería definitivo para el desempeño del partido.

La entrada de Yairo Moreno por Daniel Cataño fue el principal camino para el ataque del local. El técnico Peláez buscó que el equipo concretara las opciones de gol, pero perdió un referente en marca. Racing se tomó confianza, aprovechó los espacios que dejó la salida de Cataño y salió al ataque.

Uno de estos ataques llegó al minuto 63, con un centro de Zaraccho en el área muy cerca de un defensor del Medellín. El árbitro compró la acción y pitó penal. Pablo Cuadra remató con un cobro poco estético, pero por encima de gonzález, y consiguió el empate en la serie.

La noche se vino encima para el Medellín cuatro minutos después, en un ataque de Toloza que fue bloqueado por Leandro Grimi. Sin balòn, el delantero colombiano lanzó un puñetazo a Grimi; el árbitro no dudó y pitó la expulsión. Pocos minutos después, Juan Saíz también se vio expulsado luego de una falta muy fuerte sobre Lucas Orban.

Ni siquiera los tiros libres de Mauricio Molina fueron suficientes para poder coronar un tercer gol. En el primer minuto de adición Lisandro López aprovechó los espacios que el DIM dio para jugar con 9, remató, y González dio el rebote. López recapturó el balón y pasó a Brian Mansilla, que confirmó la superioridad de la serie. Jonathan Lopera se fue expulsado en la última jugada.

Racing ganó los dos partidos de la serie con solvencia, y disputará la próxima ronda de la Copa Sudamericana ante Corinthians. Medellín deberá replantear muchas cosas para buscar revalidar su camino a torneos internacionales en el 2018.

Lastimosamente, en el segundo tiempo no se nos dieron las cosas, pero esto es para levantar cabeza y seguir trabajando.

Leonardo Castro, delantero de Independiente Medellín.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo