Fantasmas de Chapecoense: la odisea de Atlético Tucumán, próximo rival de Junior

El equipo argentino superó a El Nacional de Ecuador, pero el día después muchas versiones toman fuerza, que van desde ‘negligencia’ a ‘mano negra y complot’, en contra de los gauchos.

Por Román Gómez

La tragedia de Chapecoense sigue muy fresca en el fútbol sudamericano. Todavía no se resuelve quién tuvo la culpa del deceso de 71 personas, cuando el plantel brasileño se dirigía a jugar la final de la Copa Sudamericana, si fue negligencia o un mero infortunio. Aun con la herida fresca, tal parece que en Sudamérica no se aprende de lo sucedido y se sigue jugando con fuego. (¿Por qué Atlético Tucumán llegó tarde al partido en Quito? Lea las teorías más adelante)

Es el caso de Atlético Tucumán, equipo argentino que consiguió una heroica hazaña en Quito. Llegó una hora después al estadio Atahualpa de Quito y con uniforme prestado, el de la selección Argentina sub 20, saltó al terreno y consiguió la clasificación a la siguiente ronda, donde se medirá con Junior de Barranquilla. Esa es la parte de anécdota, pero lo que pasó antes del juego no es tan simpático.

¿Por qué Atlético Tucumán llegó tarde al partido en Quito?

El conjunto tucumano quedó estacionado más de dos horas en el aeropuerto de Guayaquil, porque supuestamente el avión chárter de la aerolínea DAP Airways no tenía los permisos para volar en el espacio aéreo ecuatoriano. ¿un avión puede viajar en esas condiciones? Otra vez Conmebol y un equipo sudamericano en el ojo del huracán. El piloto de la nave, Cristian Leitao, defendió la aerolínea.

Nosotros volamos a La Paz, que es más alto que Quito. Tenemos autorización para operar en altura. No dejarnos despegar fue una maniobra irregular. Fue una maniobra sucia”

Según el timonel del avión, la demora se debió a intereses oscuros de alguien, que no quería que Atlético Tucumán arribara en tiempo y forma. Esta teoría es avalada por los gauchos, quienes dicen sospechar de su rival, quien para ellos quiso sacar ventaja e incluso ganar la clasificación en los escritorios. El entrenador Pablo Lavallén así lo hizo saber.

“Fue descarado lo que nos hicieron. Dos horas nos pararon el avión, ahí tienen. Nos estaban amenazando que no nos dejaban jugar el partido. Dios es justo”.

Para arribar a Quito, los argentinos optaron por irse en un vuelo de línea comercial, en tiempo récord. Terminado el encuentro, ambos equipos siguen la disputa, ahora de manera verbal y en amenazas legales. Desde Ecuador, el presidente de El Nacional, Tito Manjarrés, avisó que demandarán el partido, pese a haberlo disputado.

“La decisión vino de Conmebol, nosotros no teníamos alternativa. No podíamos dejar salir a la cancha ya que perdíamos el partido por no presentación”.

Ahora, la decisión sobre quién será el rival del Junior de Barranquilla en la fase tres de la Copa Conmebol Libertadores. El vicepresidente del máximo ente sudamericano, Ramón Jesurún, confirmó que los ecuatorianos hicieron un pedido y ahora la comisión disciplinaria determinará si a lugar no. Por lo pronto, el conjunto currambero recibirá a Atlético Tucumán, pero todo puede cambiar en un fútbol sudamericano que no aprende de sus errores. (¿Por qué Atlético Tucumán llegó tarde al partido en Quito? Lea las teorías más arriba)

>> Más sobre la Copa Conmebol Libertadores en Publisport <<

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo