¡Rumbo a la final! Bucaramanga pegó primero en la semi, ante Tolima (1-0)

Un solitario y polémico gol del uruguayo Mauro Guevgeozian le dio la ventaja al cuadro leopardo. Se define en Ibagué.

Por Román Gómez

Nadie creyó que este duelo se pudiera presentar en semifinales. Atlético Bucaramanga vs. Deportes Tolima, dos animadores del campeonato pero sin las credenciales de favorito que tenían otros conjuntos que quedaron en el camino con antelación. Ante la oportunidad de sus vidas, ‘Leopardos’ y ‘Pijaos’ salieron al estadio Álvaro Gómez Hurtado de Floridablanca a dar el primer golpe en el juego de ida.

Una llave muy equilibrada, sin dominio de ninguno de los dos. Los primeros minutos transcurrieron con un Deportes Tolima bien parado, que acudía al portero Joel Silva cuando necesitaba una atajada tranquilizadora. Aún así, no pasaba apuros. Hasta el momento en que llegó la jugada polémica del partido, la que condicionó el resto del partido.

Un balón por derecha fue disputada entre dos jugadores, dejando tocado a Armando Vargas. El jugador tolimense se tiró al césped, a la espera de la atención médica. Sin embargo, el partido continuó sin que el árbitro Mario Herrera lo detuviese. Así fue como Carlos Giraldo remató un balón que quedó en los pies del artillero Mauro Guevgeozian. El uruguayo, de ascendencia armenia, remató sin oposición venciendo con facilidad a Silva.

En un principio ni el delantero leopardo creyó que el gol contara. Pensó que se encontraba en posición adelantada, pero al mirar al juez de línea y al silbante central, se dio cuenta que el tanto era válido y salió a celebrarlo. Enseguida, llegaron las protestas de los jugadores del ‘Vinotinto y oro’. Herrera les explicó que Vargas habilitó a Guevgeozian e hizo caso omiso a la ira ibaguereña.

Ese gol que todavía se discute le dio la tranquilidad al conjunto dirigido por Flabio Torres. Por su parte, los de Alberto Gamero perdieron el orden. Atlético Bucaramanga se replegó y dejó venir a los visitantes, contragolpeando cuando aparecía la oportunidad. En el segundo tiempo, la velocidad de Balanta complicó a la defensa de los ‘Pijaos’.

Daniel Cataño filtró balones y dejó mano a mano a sus compañeros e un par de ocasiones. Ellos no lograron concretarlas y Joel Silva se erigió como figura. La llave está abierta, pero fue Atlético Bucaramanga quien dio el primer golpe y así como superó a Deportivo Cali, esta vez pretende hacerlo ante Deportes Tolima: conservar la ventaja y meterse en la gran final.

 

El domingo, en Ibagué con estadio lleno

Los jugadores tolimenses creen que en el estadio Manuel Murillo Toro, de la ciudad musical de Colombia, la victoria quedará en su poder. Es el caso de Víctor Giraldo, quien prometió que en su feudo serán más ofensivos.

“Cambiamos un poco nuestro juego por las circunstancias del terreno. En nuestra cancha, que es buena, seremos más ofensivos”.

Por otro lado, el jugador vinotinto criticó la decisión de Dimayor de cambiar la pelota con la que se jugó todo el torneo, a última hora. Los jugadores de uno y otro equipo no se encontraron cómodos con el balón golty, naranja fosforescente, y Giraldo hizo sus críticas, aunque no puso excusas a la derrota del ‘Pijao’.

“Es una decisión muy rara la que tomaron con el balón, rebota mucho más y no pudimos entrenar con él, pero es lo que hay y debemos jugar”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo