"No me sentía feliz, quería darle la dorada a Colombia": Yuberjen Martínez

El medallista de plata en el boxeo de los 49 kilogramos ya está en Colombia, exhibe con orgullo su medalla y demuestra el hambre de gloria para lo que se viene en los próximos olímpicos.

Por @MigueRuiZ

En la mejor actuación de Colombia en unos juegos Olímpicos hubo un joven deportista que se robó el corazón de los colombianos y a pesar de no haberse subido al primer lugar del podio, su sonrisa y su celebración brillaron más que cualquier presea dorada. Yuberjen Martínez, con 24 años y la primera medalla de plata para el boxeo olímpico sigue siendo el centro de atención y habla con propiedad de lo que ha logrado y lo que espera lograr.

‘Yuberman’, como lo ha llamado Julio Torres el presidente de la Federación Colombiana de Boxeo, no oculta su frustración por haber quedado con la plata: “Ese tema me hace poner un poco nostálgico, al recibir la medalla no me sentía completamente feliz por que quería darle la dorara a Colombia”, aunque el joven nacido en Turbo, Antioquia, reconoce que su actuación ya lo puso en la historia del país en las olimpiadas: “Pase por muchos sentimientos encontrados, tristeza por no haber obtenido el primer lugar, pero a la vez muy contento porque se logró hacer algo grande para Colombia, hice historia junto con el profesor Rafael Iznaga que siempre me apoyó”.

Para el medallista no hay que perderle pisada a lo que se viene haciendo en el boxeo colombiano y le hace un llamado al país: “Quiero decirle a todos los colombianos que se fijen en los procesos que vienen atrás, no solo se deben fijar en mí ahora que estoy triunfando. Muchas veces se pone atención en los resultados de ahora y no tienen en cuenta cómo fue la formación y de dónde salió cada uno”.

Martínez sabe que este logro no solo es suyo y reconoce que ante las dificultades hay que agradecer a quienes lo merecen: “Desde 2013 hemos trabajado con este grupo y el profe Iznaga fue un ingeniero porque él se las ingenió para darnos preparación en Colombia, con varias preparaciones en Bogotá, Meta, Boyacá y en otras partes que nos permitieron llegar a Río a dar todo”, así habla el subcampeón olímpico que ya en este momento empieza a pensar en lo que viene.

La casa de ‘Yuber’

En medio de la competencia, la principal motivación que tenía el pugilista colombiano era conseguir una casa para su familia, algo que se convirtió en tema de interés nacional y por lo cual todos querían que ese potencial bronce se convirtiera en oro. Sobre esto no se ha producido aún nada concreto, pero con la familia del deportista ya se han hecho acercamientos: “Siempre estuvieron presentes, atentos, al llamado y al sueño anhelado que teníamos. He hablado con mi mamá y me ha dicho que sí , que se han estado manifestando”.

En medio de su emoción por llegar al país, el medallista de plata confesó lo que ha sucedido con su casa soñada: “Ya hablé con el presidente del país y con la ministra de vivienda… Espero una casa grande, espaciosa, con varios cuartos y ahí estará en mi medalla”.

El futuro del gran ‘Yuber’

A pesar de ser el centro de atención en este momento y de tener a la prensa y los aficionados, Yuberjen destaca que lo más importante es que ya lo conocen por sus logros deportivos: “Se siente maravilloso, todo el mundo está pendiente, todo el mundo ya conoce lo que uno ha hecho, eso es muy importante”, y en vez de pensar el la fama, él destaca que ya hubo otros pioneros en el boxeo que marcaron su carrera: “Pienso disfrutar de la medalla, de este triunfo. Me preparé con esa ilusión de hacer historia, mejorando lo que hicieron en el pasado los boxeadores y escribir mi propio camino”.

Se ha hablado de muchas opciones para el futuro, seguir en el ciclo olímpico rumbo a Tokio 2020, empezar a pelear de forma profesional, en fin, Martínez tiene claro lo que quiere hacer: “Me han salido muchas propuestas, pero como dije las cosas hay que pensarlas con cabeza fría. Un tiempo atrás sembré y ahora estoy recogiendo los frutos y no pienso echar a la basura lo que alguna vez hice ni lo que hoy se está dando”.

La plata no mueve a Yuberjen de su sueño y el del deporte nacional: “Contratos no se han conocido, pero hay ofertas para saltar al profesionalismo, hemos decidido esperar a Tokio, porque mientras en Colombia haya apoyo no tengo necesidad de saltar al profesionalismo”.

Pasado difícil afuera del deporte

Como la mayoría de historias de superación en el deporte, la vida le puso muchas pruebas al ‘Ciclón de Chigorodó’: “Antes del deportes tuve muchos trabajos; estuve trabajando en fincas bananeras, trabajé en taller de bicicletas y soy técnico mecánico en eso. La verdad eso me dio fuerzas y me pone mucho más orgulloso de lo que he logrado en el deporte”.

Tampoco tuvo pleno apoyo de sus padres, debido a las creencias religiosas, pero con esas mismas cartas y argumentos Yuberjen se basó en una historia bíblica para convencer a don Juan y doña Neila para que lo apoyaran: “Al principio hubo poco apoyo y conflicto porque mis padres son cristianos, entonces llegaron las críticas de cómo el hijo de un pastor va a ser boxeador y va a estar golpeando a un semejante. Por eso hago énfasis en la historia de David; Fue un guerrero de Dios y en ese momento mis padres entendieron lo que estaba haciendo”.

La misma zona del Urabá Antioqueño que forjó al joven Yuberjen Everjo Erney Martínez, también da muchos deportistas que son motivo de orgullo para Colombia, él lo sabe y por eso quisiera que se fijaran mucho más en esta golpeada zona: “Esa es una tierra prometida que tiene mucho talento y quiero que los medios, los dirigentes y todo el país conozcan la zona, apoyen a los jóvenes y que sean conscientes que de allí salen la mayoría de representantes en todos los deportes que dejan el país bien parado”.

La promesa con Caterine Ibarguen

Aquel domingo 14 de agosto, cuando Yuberjen perdió la posibilidad de ganar el oro, el joven tuvo la visita de una campeona en su cuarto, quien lo consoló, le dio ánimo, lo comprometió hacia el futuro y con la que hizo una promesa. Fue Caterine Ibargüen quien después de la derrota en la final llegó al cuarto de ‘Yuber’ para darle unas palabras y así motivarse para la competencia del salto triple que en la noche de aquel día puso a Colombia a festejar un oro histórico en el atletismo olímpico.

El único que puede hablar de esto es el mismo boxeador y así lo relata: “Fue un momento impactante porque yo estaba en la habitación triste por no haber obtenido el oro y me informaron que alguien quería verme, pensé que era otra persona, nunca esperé a Caterine”, la nacida en Apartadó levantó el ánimo de un rey sin corona que tenía más golpes en el ánimo que en su cuerpo por el combate perdido: “Quiero darte apoyo, quiero que me prometas que vas a dar todo de ahora en adelante, que vas a escuchar a tus entrenadores, que hiciera lo que venía haciendo siempre”, cuenta el mismo Martínz de su emotiva conversación con Caterine ibargüen.

Y como todo un campeón, Yuberjen le dio ánimo a Caterine y fue uno de los tantos que soñó con verla en lo más alto y saltando a la gloria olímpica: “Yo le dije a ella que esperaba que ella hiciera lo mismo en la competencia, que fuera mejor para conseguir la medalla y también no hicimos una promesa de traer más medallas para el país. A mi no se me dio la medalla de oro, pero gracias a Dios a ella sí. Estuve en el estadio apoyándola en su salto y fue un lindo momento”.

>>Más actualidad de los deportistas colombianos en PUBLISPORT<<

Pub/RM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo