Colombia volvió a decepcionar en Manaos y no sabe qué es ganar en fútbol

El equipo de Restrepo despilfarró una ventaja 2-0 ante Japón y al final lo pudo haber perdido ante un rival con mayor remate.

Por PUBLIMETRO/RG

El partido ante Japón era la oportunidad para recomponer la imagen dejada ante Suecia. Además del resultado, Colombia necesitaba convencer desde el juego. Los nipones también estaban obligados luego de la derrota en el partido inaugural ante Nigeria. A priori se precisaba un partido entretenido, pero el primer tiempo estuvo lejos de serlo.
La Selección que dirige el ‘Piscis’ privilegió el orden defensivo y sacrificó el talento de jugadores como Teo y Pabón. Tampoco Borja colaboró demasiado en el ataque. El plan principal de la ‘Tricolor’ fue jugar de contragolpe ante un rival con mucha voluntad e ímpetu, pero con pocas ideas. Así las cosas, la iniciativa fue asiática.
Colombia se limitó a salir en velocidad gracias a los embates de Pabón y a la valentía de Machado por el lateral izquierdo. En defensa, no pasaba mayores apuros pero cuando se animaba a adelantar líneas, sufrió de más y le tocó a Felipe Aguilar, de buen partido, oficiar como bombero en varias ocasiones. Con quites deslizantes, el defensa de Nacional socorrió al portero Cristian Bonilla cada vez que pudo.
De fútbol creativo, nada. Colombia lució como un equipo parco, plano, sin trabajo de equipo. El primer tiempo acabó y la preocupación en el combinado del ‘Piscis’ Restrepo era mayúscula.
Lejos de mejorar, Japón fue quien salió con más bríos en la parte complementaria. Sin embargo, sin merecimiento Colombia se puso en ventaja gracias a un débil remate de Teófilo Gutiérrez que se desvió en un defensor nipón, descolocando al rival. La tranquilidad llegó a la Selección, que ahí mostró diez minutos de buen juego.

Con viento a favor, Colombia se puso 2-0 arriba luego de un inexplicable error del zaguero Hiroki Fujiharu, quien metió el balón en su arco sin justificación alguna. El combinado tricolor, sin proponérselo, ganaba con holgura.
 

Pero, jugar sin un plan definido castigó a Colombia cruelmente. Japón se ‘puso las pilas’ y fue a descontar y si se podía, empatarlo. Primero Asano, al minuto 68; y luego Nakajima, al 74, le cobraron a la Selección la pasividad en la que entraron con el 2-0 a favor.
En los últimos quince minutos Colombia intentó ser dueño del partido pero bien lo pudo perder. El juego se tornó de ida y vuelta, con poca marca y dos equipos desbocados por la victoria, pero dio la sensación de que Japón estuvo más cerca de ganarlo, que la ‘Tricolor’.
Los jugadores colombianos quisieron convertirse en héroes por sí mismos, sin ser solidarios el uno al otro. Así, el balón perteneció mayormente a los asiáticos en los minutos finales, donde primó la angustia y el desespero en el banco comandado por Restrepo.
Al final, Colombia rescató un empate con sabor a poco porque se sigue sin ganar en unos Juegos Olímpicos, pero con sabor a mucho porque fácilmente se pudo perder el encuentro. El próximo partido será el miércoles 10 de agosto, desde las 5:00 de la tarde ante el mejor equipo del grupo, Nigeria, que derrotó 1-0 a Suecia y ya está clasificado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo