Djokovic liquida al defensor Wawrinka y logra su quinta final

Por Publimetro Colombia

Melbourne (Australia), 30 ene (EFE).- El serbio Novak Djokovic alcanzó por quinta vez la final del Abierto de Australia, donde hasta hoy no ha sido derrotado en las cuatro anteriores, al vencer al suizo Stan Wawrinka, defensor del título, por 7-6 (1), 3-6, 6-4, 4-6 y 6-0, y se enfrentará por el título con el británico Andy Murray.

Djokovic ganó a Wawrinka vengándose de la derrota del pasado año en semifinales, y buscará su quinto título contra Murray, que este jueves se había deshecho del checo Tomas Berdych por 6-7 (6), 6-0, 6-3 y 7-5.

El serbio se presentará en la final del domingo con dos sets perdidos en seis partidos (los de hoy), tras resolver el tercer enfrentamiento en Melbourne contra Stan en una semifinal de gran calidad técnica, con constantes alternativas en el marcador, con tenis-arte en algunos momentos, con voleas difíciles de imaginar y reconocimiento de ambos cuando el punto alcanzó niveles extraterrestres.

Sus tres últimos duelos en el Grand Slam se habían ido hasta el quinto set, y este también. Habían sido épicos, como el del 2013 en estas mismas pistas de cinco horas y dos minutos, el cuarto más largo en la historia del torneo. El de este viernes duró tres horas y 30 minutos.

Será el duelo número 24 entre Djokovic y Murray, con 15-8 para el serbio, que ha ganado los cuatro últimos desde la final de Wimbledon de 2013, y que en los tres que han disputado en Melbourne Park: final del 2011 (6-4, 6-2 y 6-3), semifinales de 2012 (6-3, 3-6, 6-7 (4), 6-1 y 7-5) y final de 2013 (6-7 (2), 7-6 (3), 6-3 y 6-2) el de Belgrado amargó la noche al de Dunblane.

Flotaba en el ambiente sabor de venganza. Djokovic recordaba aún como Stan Wawrinka le había derrotado el pasado año en cuartos, con 9-7 en el quinto, y todavía le escocía. Quizás por eso, en el Masters de Londres, su siguiente encuentro, Djokovic le endosó un contundente 6-3 y 6-0.

Pero había que lavar la afrenta en el escenario adecuado, la magnífica Rod Laver Arena, y por eso, cuando “Nole” perdió la ventaja en el primer set y Stan le quebró 4-3, el serbio respondió iracundo, y destrozó su raqueta como hace años hizo en Roland Garros, golpeando su arma contra su banquillo y el suelo.

Mientras, Wawrinka pedía al fisio del torneo que echara gotas humectantes en sus ojos, se recuperaba y salvaba dos puntos de set en el décimo juego para forzar un desempate donde el serbio se mostró magistral para ganar el primer parcial en 43 minutos.

El revés de Wawrinka hizo el trabajo en el segundo, para quebrar en el 4-2 y ganarlo en 36 minutos (primer set que perdía Nole en el torneo este año). Y Djokovic ponía ventaja por delante en el tercero con un 3-0 que luego se niveló, aunque el serbio logró una rotura definitiva en el 6-4, sacando fuerzas de no se sabe dónde cuando más destruido parecía.

“En el tenis hay que hacer variantes en el juego cuando el partido lo necesita”, había dicho la noche antes Murray, y Wawrinka aprendió la lección, porque tras ir perdiendo 2-0 en el cuarto fue capaz de remontar y ejecutar de nuevo a Djokovic con su preciosista revés a una mano, para robarle por segunda vez el servicio en el séptimo y cerrar la manga a su favor.

La estadística de Djokovic fue clara en ese set, ni un solo golpe ganador, 14 errores no forzados, ni un solo “ace” y un bajo porcentaje de primer servicio, 56 por ciento. Lógico el festival de Wawrinka, que tenía cerca convertirse en el jugador de mayor edad en lograr la final desde Andre Agassi, en 2003 (32 años y 272 días).

Pero contra Djokovic existe una máxima en el circuito, “jamás baja los brazos”, y su reacción en el set decisivo fue brutal. Se transformó el serbio en seguro, rápido y contumaz, sin fisuras. Rompió dos veces seguidas, y maniató a su rival en el fondo. Golpeó con rabia y con el puño cerrado al vacío dos veces cuando logró el 5-0 y abrió los brazos cuando Stan Wawrinka falló, de forma casi pueril, su derecha en la bola de partido

Con su victoria, Djokovic iguala al sueco Stefan Edberg y al suizo Roger Federer en el primer puesto en cuanto a mayor número de finales que disputará en este torneo, cinco.

Será la número 15 del serbio en el Grand Slam, de las que ha ganado siete. Ya supera a Andre Agassi, en cuanto a victorias individuales en el Abierto de Australia, y de ganar el domingo sumará la número 50.

Lleno de confianza tras superar por novena vez consecutiva a un jugador situado entre los diez primeros (no cede con uno de ellos desde que perdió contra Federer en las semifinales de Shanghai el año pasado), ante los que solo ha cedido dos sets, Djokovic presentó su candidatura.

Melbourne (Australia), 30 ene (EFE).- El serbio Novak Djokovic cree que el balance favorable que tiene contra el británico Andy Murray, a quien ha vencido las tres veces que se han enfrentado en Australia le proporciona “una pequeña ventaja mental”.

“Está jugando un gran tenis en estas dos semanas. Desde mi lado, será necesario que mi actuación sea la mejor y juegue el mejor partido del torneo si quiero ganar”, dijo.

“Es la final, y no hay un claro favorito. Pero el récord que tengo en finales contra él aquí en Australia, donde hemos jugado un par de veces, me puede servir quizás como una ligera ventaja mental, pero no demasiado”, aseguró Djokovic que cree que esas derrotas del escocés no le pesarán.

“No creo que él vaya a sentir eso en la pista. Estoy seguro que estará muy motivado para ganar su primer título aquí, y por mi parte, voy a dar todo lo que tengo para que eso no suceda”, dijo.

“El se merece estar aquí. con el juego que tiene es un ganador mentalmente, gran luchador, gran competidor, y alguien que lucha en este deporte. Tiene un gran grupo de gente alrededor, echa muchas horas en los entrenamientos, en el gimnasio, y todo eso ayuda. Le conozco desde hace mucho tiempo y es genial que seamos capaces de desafiarnos el uno al otro en otra gran final de Grand Slam”, comentó.

“El hecho de que nos conozcamos desde los 11 o 12 años, solo hay una semana de diferencia entre ambos, nos hace tener un juego similar y un papel parecido en el mundo del tenis. Y eso hace que la final sea muy especial”, dijo Djokovic sobre Murray.

“La batalla fue increíble. No hubo mucha diferencia entre este año y los dos anteriores, luchando desde ambos lados”, comentó sobre el partido contra Wawrinka. “La única diferencia fue el quinto set, que cayó completamente de mi lado”.

“En algunos puntos del partido, lo pasé mal para recuperarme físicamente, porque corrí un montón y él llegaba a todas las bolas”, admitió Djokovic. “Tampoco gané muchos puntos gratis con mi saque, como había hecho antes en el torneo, y eso es un cambio significativo”, puntualizó.

“Llegar a la final de cualquier forma posible es un gran logro. Voy a tratar de eso para reforzar mi confianza para el domingo”, adelantó el número uno del mundo que cree además que el grupo de los “cuatro grandes” continua ejerciendo su dominio.

“Todavía creo que los cuatro siguen teniendo las mejores oportunidades para ganar los títulos del Grand Slam. Incluso sabiendo que el año pasado hubo dos diferentes ganadores, los favoritos son los cuatro”, dijo sobre él, Rafael Nadal, Roger Federer y Andy Murray.

“Después hay otros tíos, pero desde luego el tenis masculino está en un lugar diferente que hace unos años. Ahora tenemos a Cilic, Wawrinka, jóvenes como Nishikori, Raonic, Dimitrov, que están mostrando sus habilidades y que son capaces de desafiar a los mejores del mundo”, precisó Djokovic.

Melbourne (Australia), 30 ene (EFE).- El suizo Stan Wawrinka señaló hoy tras caer en las semifinales del Abierto de Australia contra el serbio Novak Djokovic, que estaba “muerto mentalmente y sin baterías”, debido a que apenas ha podido descansar después de ganar la Copa Davis el pasado año.

“Aunque físicamente estoy bien, mentalmente estoy pagando el precio de acabar la temporada con la final de Copa Davis”, explicó Wawrinka. “No he tenido una pretemporada como tal, y he intentado concentrarme en empezar bien el año, ganando en Madrás y llegando aquí para hacer lo mejor”, dijo.

“Le dije a mi entrenador antes del partido, ayer, que mentalmente estaba completamente muerto y sin baterías. Es duro concentrarse en mi juego y querer hacerlo, y es lo que sucedió hoy”, señaló Stan Wawrinka, que calificó el encuentro de hoy como “extraño”.

“No es el mejor desde luego. Creo que hubo muchos altos y bajos, y las condiciones al principio no eran demasiado buenas. La bola volaba, y no eran fáciles de controlar. No fue el mejor partido desde luego”, dijo Wawrinka, que notó en exceso su primer en encuentro en la sesión nocturna.

“Para mí era mi primer partido en la jornada nocturna y tuve que adaptar un poco mi juego. Es muy rápida la pista este año, y no es fácil controlar. Estoy decepcionado con la derrota porque tenía la sensación de que estaba ahí con mi juego. Estoy jugando bien, y tenía todo para ganar el partido esta noche, pero no lo hice”, señaló el suizo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo