Serena y Sharapova logran la final y la estadounidense mantiene el número uno

Por Publimetro Colombia

Melbourne (Australia), 29 ene (EFE).- La estadounidense Serena Williams y la rusa Maria Sharapova echaron mano de su mayor experiencia para apartar de su camino hacia la final a sus compatriotas Madison Keys y Ekaterina Makarova, respectivamente, y el sábado lucharán por el título del Abierto de Australia.

Al vencer Serena a Keys por 7-6 (5) y 6-2 a la novena bola de partido y con un saque directo de segundo servicio, la menor de las Williams continuará el lunes como número uno del mundo, y luchará por su sexta corona australiana. Maria, que derrotó a Makarova por 6-3 y 6-2, para alcanzar su décima final del Grand Slam y la cuarta en Melbourne, necesitaba ganar el título y que Serena perdiera este jueves para recuperar el trono.

“Mi confianza es alta en una final de un Grand Slam, no importa contra quien me enfrente, incluso si tengo un récord desastroso o no”, señaló Maria desafiante, sin saber todavía quien sería su rival, al referirse a los casi once años que lleva sin ganar a Serena, con quien ha perdido 15 veces seguidas desde la final del torneo de Los Angeles en 2004.

Serena, con 18 Grand Slams en su historial, solo ha cedido dos veces contra Maria en 18 enfrentamientos, y entre sus victorias hay dos en el Abierto de Australia, las semifinales de 2005 y la final de 2007.

Las dos derrotadas, Madison y Ekaterina, saltaron a la Rod Laver Arena con vendajes en sus muslos después de semana y media de lucha, y pagaron con su inexperiencia el desafío de ganar a dos grandes como Serena y Sharapova, pero la rusa sale de Melbourne situada en la novena plaza y la estadounidense en la décimo tercera.

Maria, campeona en 2008, golpeó primero. A pesar de que los comienzos del duelo no fueron demasiado sencillos, pues necesitó diez minutos para hacerse con el primer juego del partido, salvando dos bolas de rotura, pero luego ganó seis consecutivos para ir minando poco a poco la confianza de su rival.

Makarova, décima favorita y verdugo de la rumana Simona Halep en semifinales, llevaba el muslo derecho vendado, aunque sin rasgos evidentes de lesión. El día, que amaneció con algo de viento y 21 grados, invitaba a la lucha y ambas se emplearon al máximo, con Maria gritando en inglés/americano y Ekaterina en ruso.

Sharapova dominó con autoridad para hacerse con el partido en 87 minutos, lograr la sexta victoria sobre su compatriota y avanzar por cuarta vez a la final, gracias a sus 23 golpes ganadores, 70 puntos por 49 de su rival y porque apretó más con el resto, rompiendo el servicio de Ekaterina en cuatro de las nueve ocasiones de que dispuso.

Sharapovoa ganó el título en 2008, pero cayó en las finales de 2007 y 2012. Este año inauguró el calendario con una victoria en el torneo de Brisbane, pero en Melbourne comenzó casi con despedida, pues tuvo que salvar dos bolas de partido, en la segunda ronda contra su compatriota Alexandra Panova.

“Ha sido un extraño camino para llegar al a final, pero estoy feliz de estar aquí”, dijo.

Luego, Serena aguantó los “mazazos” de derecha de la discípula de Lindsay Davenport, para imponerse en un desempate que dominó con su saque. Después se fue fácil hasta el 5-1, pero le costó mucho acabar ganando el sexto juego, porque Madison se defendió como gato panza arriba y salvó siete bolas de partido en el séptimo juego, que terminó ganando con su servicio, y otro más al resto al siguiente.

Serena apuró al máximo en su novena oportunidad y con un segundo saque anotó el decimotercer “ace” de su cuenta para cerrar un partido que le costaba firmar, porque Madison la desbordaba con su derecha cuando dominaba.

Al cruzarse en la red, Keys le ofreció la mano y Serena se fue a abrazarla. “Creo que ganará este torneo muy pronto y un montón de Grand Slams. Ha sido un honor para mi jugar contra alguien que será número uno en el futuro”, dijo Serena, que al alcanzar su sexta final del Abierto de Australia se convirtió en la jugadora de mayor edad en hacerlo.

Todavía con tos evidente, Serena comentó que se va recuperando. “Estoy mucho mejor, cada día mejorando. Ojalá que para el sábado esté recuperada”, dijo la ganadora, que a pesar de ese malestar conectó un saque a 200 kilómetros por hora.

Esa final será la octava entre una rusa y una estadounidense luchando por el título en el primer grande de la temporada. El tenis USA domina por 6-1 y todas han sido a dos sets. Sharapova lucha contra ese desafío.

Melbourne (Australia), 29 ene (EFE).- La rusa Maria Sharapova está dispuesta a dejarse todo en la final del Abierto de Australia este sábado contra la estadounidense Serena Williams para “cambiar todo ese pasado”, dijo, al referirse a los casi once años que lleva sin poder vencer a la actual número uno del mundo.

“Creo que su poder y agresividad me hace a mi un poco más agresiva también. Quizás queriendo hacer algo más de lo que se. Ella te hace buscar ese golpe que realmente necesitas, te da ese plus”, señaló Maria sobre el juego de la menor de las Williams, con quien ha perdido en los últimos 15 enfrentamientos.

“Es un duelo muy complicado para mi, pero soy una competidora y saldré a hacer todo lo que pueda para cambiar todo ese pasado”, resumió Sharapova, que comentó que no suele soñar pensando en tenis. “No sueño mucho con tenis, afortunadamente”, dijo.

“Creo que en cierta manera, los nervios se equiparan a la emoción, porque sabes que hay algo muy grande delante de ti”, cerró sobre la final del sábado.

Sharapova cree que el ganar a su compatriota Alexandra Panova en la segunda ronda, salvando dos bolas de partido, fue como si le concedieran una segunda oportunidad, una segunda vida para llegar a la final y cambiar su destino

“No jugué lo mejor en ese partido, pero después luché para seguir y lo he dejado atrás sabiendo que podía subir mi nivel. Tras superarlo sentí que me daban una segunda oportunidad en este torneo. No sé como ni porqué, pero la he aprovechado ahora”, dijo.

Melbourne (Australia), 29 ene (EFE).- La estadounidense Serena Williams comentó hoy que le encanta jugar contra la rusa Maria Sharapova, con la que dirimirá este sábado el título en la final del Abierto de Australia, y aprovechó para rendir tributo además a todas las jugadoras afroamericanas del pasado.

“Estoy emocionada. Me encanta jugar contra ella”, dijo Serena. “No esperaba llegar a la final y por eso estoy feliz aquí”, dijo la estadounidense, quizás recordando sus malos comienzos esta temporada en la Copa Hopman, donde cayó ante la canadiense Eugene Bouchard en dos sets, y ante la polaca Agnieszka Radwanska en tres.

“No sentía que me movía bien. No me sentía bien en la pista. Ha sido un largo camino hasta llegar a la final, solo cuestión de intentarlo”, dijo sobre su preparación en Perth. “Mi teoría ahora es relajarme y jugar ese partido lo mejor que pueda. Cuando ponga un pie en la pista y oiga el anuncio, debo pensar que no tengo que ganar más, así podré relajarme y divertirme”.

“Ella es una jugadora maravillosa y que siempre quiere ser mejor”, dijo sobre Sharapova, “estoy orgullosa de que mi juego se adapte tan bien al suyo”.

“María está jugando increíble, sigue en el torneo solo porque es una luchadora y porque renuncia a bajar los brazos. Es un partido nuevo y no tiene nada que perder, solo cosas que ganar, y yo pienso de igual manera. He ganado este torneo varias veces y no tengo que salir con la obligación de ganar otro título. Lo quiero, pero no es una cuestión de vida o muerte”, explicó Serena que analizó ese cambio de conducta.

“Después de Wimbledon decidí relajarme y todo volvió a mí. Ahora quiero otro título, pero no es cuestión de vida o muerte, puedo relajarme”, señaló.

“Ahora se habla solo de lo que hemos hecho yo y Venus”, recordó sobre el papel de las jugadoras afroamericanas, “pero ha habido otras como Althea Gibson, Zina Garrison, Lori McNeil, Camille Benjamin”, dijo.

“Muchas que lo han hecho muy bien y nos han inspirado a nosotras a jugar. Todavía hablo con Zina de vez en cuando y me ilumina. Saber todo lo que ella ha hecho me hace trabajar más duro”, comentó Serena que en un futuro prevé ocupar el puesto de capitana de Copa Federación.

“Me veo así. Me encanta acudir a los Juegos y coleccionar ‘pins’, bromeó, “creo que ese es mi papel”, para señalar luego ya más seria: “Me veo trabajando en la Copa Federación”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo