El magnate chino Wang Jianlin compra el 20 por ciento del Atlético por 45 millones de euros

Por Publimetro Colombia

Pekín, 21 ene (EFE).- El magnate chino Wang Jianlin, propietario del gigantesco conglomerado empresarial Wanda y considerado uno de los hombres más ricos del país asiático, adquirió hoy el 20 % de las acciones del Atlético de Madrid por 45 millones de euros.

El acuerdo, firmado en un lujoso hotel propiedad del empresario chino en Pekín, fue suscrito por el presidente y el consejero delegado del club rojiblanco, Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil Marín, y Zhang Lin, presidente de la filial cultural del grupo Wanda, en presencia de Wang.

El pacto implica la primera entrada de una compañía china en el capital de uno de los grandes del fútbol europeo e incluye la puesta en marcha por parte del Atlético de Madrid de una escuela de fútbol en China.

Wang, de 60 años, explicó en un discurso previo a la firma que también consideró invertir en el Valencia CF, club que acabó en manos del multimillonario singapurense Peter Lim, pero que finalmente se inclinó por el Atlético.

“Ser socio de Wanda, una de las primeras empresas mundiales en casi todo lo que toca, es un sueño”, destacó Cerezo.

Gil Marín dijo que Wanda es “un socio ideal porque su presidente aprecia valores como el esfuerzo o el trabajo en equipo”.

Con el acuerdo suscrito hoy, se lanza también la versión en chino de la página web del Atlético de Madrid, que ya está funcionando.

Asimismo, el club madrileño creará un centro de formación en China con la posibilidad de que algunos de los futuros talentos que salgan del país asiático acaben jugando en el equipo madrileño.

“La inversión no sólo dará una opción de oro para que los jugadores chinos enviados al extranjero por Wanda sean elegidos por destacados clubes del fútbol europeo, sino que también mejorará la calidad del fútbol chino y reducirá la distancia con el del resto del mundo”, señaló Wang en un comunicado.

El empresario chino es un gran aficionado al fútbol y en la década de 1990 fundó el primer club chino, el Dalian Wanda FC.

Wang ya mostró su fuerte interés en invertir en Madrid en marzo del pasado año, cuando compró al Banco de Santander el Edificio España, en la plaza del mismo nombre, uno de los más emblemáticos de la ciudad, por 265 millones de euros.

Medio año después, en septiembre, Wang se reunió en Pekín con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para analizar otras posibles inversiones de su firma en España.

Pocos días después trascendió el interés del empresario en construir un gran complejo de ocio en el suroeste de Madrid, donde inicialmente se había pensado llevar a cabo el frustrado proyecto de Eurovegas.

Pekín, 21 ene (EFE).- El acuerdo que hoy han firmado el Atlético de Madrid y el gigante empresarial Wanda, y que supone la venta del 20 por ciento del club español al magnate chino Wang Jianlin, confirma que el fútbol es, desde hace años, la gran puerta de entrada de España al gigante asiático y su mejor embajador.

Por encima de las relaciones políticas o las diplomáticas, siempre con altibajos, han sido los lazos deportivos, estimulados por la inmensa popularidad del fútbol español en China, los que han funcionado mejor desde hace más de 10 años, generando pingües ingresos para las arcas de los clubes.

Equipos como el Real Madrid o el Barcelona, que han protagonizado multitudinarias giras por China, son lo primero, a veces lo único, que muchos ciudadanos chinos de a pie relacionan con España, y ello se ha traducido con fichajes de jugadores y entrenadores, escuelas de fútbol y muchos otros ejemplos de colaboración.

La relación futbolística entre China y España comenzó a fraguarse con el cambio de siglo, cuando el país asiático comenzó a mostrar su poderío económico pero también cobró interés deportivo al ser elegida, en 2001, como sede de los JJOO de Pekín 2008.

El primer equipo español en jugar en China fue el Valencia, quien disputó un amistoso en el verano de 2002 con el modesto Sichuan Dahe, aunque el Atlético de Madrid, protagonista del acuerdo de hoy, había estado a punto de hacer una gira por el país asiático en 1996, un proyecto que a última hora fue cancelado.

En 2003 llegó una de las giras de equipos españoles más recordadas en China, la del Madrid “galáctico” de Florentino Pérez, quien concebía por primera vez al club como una marca de lujo que debía pasearse por Norteamérica y Asia.

El Real Madrid repitió escala en China en los años 2005 y 2011, y el Barcelona no le ha ido a la zaga (de hecho es el club español que más giras ha realizado por el país asiático, cinco en total).

También han jugado en tierras chinas clubes como el Villarreal, el Espanyol, el Real Zaragoza, el Sevilla o hasta un Tercera, el Peña Sport, que viajó invitado por un magnate chino con negocios en Tafalla (Navarra).

Proyectos de trasladar la Supercopa de España a Pekín fracasaron, así como amistosos de la selección española en ese país, aunque la de China sí ha jugado estos últimos años en tierras españolas, con dos amistosos en 2005 y 2012.

El continuo vaivén de equipos españoles se ha reducido algo en los últimos años, paralelamente a la crisis financiera de muchos clubes de la Liga, pero ello no ha apagado la pasión china por el fútbol español, avivada por los éxitos de la selección en Mundiales y Eurocopas, y la cooperación ha continuado por otros derroteros.

A las giras les sucedieron sonados fichajes de técnicos, como el de José Antonio Camacho, que fue seleccionador de China entre 2011 y 2013 (aunque con discretos resultados), o el de Gregorio Manzano, quien desde el año pasado es el entrenador del Beijing Guoan.

Manzano, elegido el pasado año como mejor entrenador de la Superliga china, en la que fue subcampeón, no es el primer técnico que ha trabajado con el club pequinés, ya que en 2006 el equipo contrató como director deportivo al “trotamundos” Xabier Azkargorta.

Menos llamativos, aunque también los ha habido, han sido los fichajes de jugadores españoles para el fútbol chino, que están aumentando en los últimos años, espoleados por la mencionada crisis de muchos clubes.

En la temporada 2015 de la liga china, que sólo permite cinco extranjeros por club, el único fichaje español por ahora es Míchel Herrero, procedente del Getafe, pero en los pasados dos años el salmantino Ibán Cuadrado militó en el Shanghái East Asia.

Y en años anteriores, el Guizhou Renhe llegó a tener tres exjugadores españoles del Levante a la vez: Nano, Rafa Jordà y Rubén Suárez.

El primer español en jugar en China, no obstante, ya lo hizo en los años 90: fue Andrés Olivas, quien del Nàstic de Tarragona saltó al Beijing Guoan en 1997.

La Liga española ha trasladado algunos de sus partidos a polémicos horarios matinales para contentar a los millones de telespectadores chinos, lo que ha contribuido a otro nuevo fenómeno: la aparición de publicidad de marcas chinas en camisetas de equipos de la LFP.

Uno de los primeros en hacerlo fue el Atlético de Madrid, quien entre 2011 y 2013 mostró publicidad de la tecnológica china Huawei en sus sudaderas, y desde 2014 también en la manga de las camisetas.

El Valencia (presidido actualmente por un magnate singapurense de origen chino, Peter Lim) lució publicidad de la energética china Jingko Solar, y este año dos equipos españoles, la Real Sociedad y el Rayo Vallecano, promocionan en sus camisetas, incluso con caracteres en mandarín, a la firma de servicios en internet Qbao.

En el campo formativo, quien ha apostado de forma más fuerte por China es el Real Madrid, al abrir en la provincia de Cantón una escuela para jóvenes promesas orientales del fútbol que presume de ser la más grande del mundo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo