Especialista recomienda a Nadal que pase por el quirófano

Por Publimetro Colombia

Madrid, 7 oct (EFE).- Gonzalo Guerra Flecha, fundador y cirujano de aparato digestivo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas, señaló hoy a EFE sobre “el principio de apendicitis” del tenista español Rafael Nadal, que los “antibióticos son solo un parche y no hay ninguna solución más que operar”.

“Si existe un principio de apendicitis es que está empezando a desarrollarse y no hay ninguna solución más que la cirugía. Los antibióticos son pan de hoy y hambre para mañana”, dijo el doctor.

Nadal admitió hoy en Shanghai que había sufrido “un principio de apendicitis” este sábado y que, tras visitar un centro hospitalario en esta ciudad, los médicos locales le sugirieron operarse o seguir un fuerte tratamiento con antibióticos, y que había optado por lo segundo.

La recuperación, tras descansar dos días en cama, parece que ha sido positiva, según confirmó el jugador, y Nadal tiene previsto, salvo contratiempos, debutar mañana en el Masters de Shanghai contra Feliciano López.

“Tratarlo con antibióticos es contraproducente”, dijo Guerra Flecha, “todo indica que está empezando una apendicitis, hay que hacer una ecografía y una palpación de abdomen, y entonces el cirujano tiene que valorar y decidir si procede o no la cirugía. Pero lo suyo es operar, no taparlo con antibióticos. Hay un noventa y mucho por ciento de probabilidades de que se repita”.

“Además, este tipo de intervenciones se hace con cirugía laparoscópica, con tres orificios pequeños. No hay que abrir nada y el paciente se recupera fulminantemente en muy poco tiempo. Con ese cuerpo y ese abdomen, Nadal estaría en casa a las 24 o 36 horas y a los 15 días, entrenándose”, añadió el doctor.

El caso de un tenista español más reciente operado de apendicitis es el de Guillermo García López, que estuvo conviviendo con estos problemas casi tres años hasta que se operó de urgencia en el Hospital Universitario ‘Medimar’ de Alicante, el 14 de marzo del pasado año.

“Yo llevaba con problemas dos o tres años”, dijo el jugador de La Roda (Albacete) a EFE desde Shanghai, “tras la operación al mes ya estaba jugando mi primer torneo en Casablanca, aunque no podía sacar bien porque todavía me dolían los puntos de la operación, pero aún así hice cuartos de final”.

García López jugó la semana siguiente el challenger de Roma y cayó en el último partido contra el alemán Julian Reister, y la siguiente, alcanzó la del ATP 250 de Bucarest (cedió ante el checo Lukas Rosol), es decir disputó trece partidos seguidos en tres semanas.

Un caso de recuperación fulgurante tras ser operado de apendicitis fue el del australiano Pat Cash, campeón de Wimbledon en 1987. La temporada anterior, Cash decidió pasar por el quirófano y 15 días después estaba listo en el All England Tennis Club donde casi sin tiempo tras quitarle los puntos llegó a cuartos de final, batiendo al argentino Guillermo Vilas, al neozelandés Russel Simpson, al estadounidense Jay Lapidus y al sueco Mats Wilander, para ceder finalmente contra el francés Henri Leconte.

Shanghái (China), 7 oct (EFE).- El tenista español Rafael Nadal, número dos mundial, anunció hoy en su conferencia de prensa previa al Másters 1000 de Shanghái, donde está previsto que juegue mañana contra su compatriota Feliciano López, que sufrió un principio de apendicitis el sábado, pero intentará competir.

El manacorí explicó que el sábado por la noche, a su llegada a Shanghái, empezó a sentir un fuerte dolor estomacal, que le hizo acudir al hospital, y que ante la opción que le dieron los médicos locales de operarse o intentar aplicar un fuerte tratamiento de antibióticos, optó por lo segundo y desde entonces se siente cada vez mejor.

Aunque admitió que se sentía todavía bastante débil, tras pasar prácticamente 48 horas en cama y con una dieta muy ligera, Nadal declaró que, ya que se encuentra en Shanghái, prefiere intentar competir, aunque se mantendrá a la espera y comprobar cómo se encuentra para decidir si juega o no hasta la hora del partido de mañana.

Shanghái (China), 7 oct (EFE).- Un principio de apendicitis en Shanghai, se ha sumado a las dolencias que el español Rafael Nadal ha sufrido en lo que va de año, una temporada que comenzó con la lesión de espalda en el calentamiento de la final del Abierto de Australia, y a la que siguió una desinserción de la vaina del cubital posterior de la muñeca derecha a finales de julio.

En su conferencia de prensa previa del penúltimo Masters 1000 de la temporada, donde está previsto que juegue este miércoles contra su compatriota Feliciano López, Nadal admitió que sufrió un principio de apendicitis este sábado, pero también adelantó que tras probarse hoy durante 45 minutos de entrenamiento en una de las pistas exteriores del estadio Quizhong intentará competir.

El zurdo español explicó que el sábado por la noche, a su llegada a Shanghái, empezó a sentir un fuerte dolor estomacal, por lo que fue al hospital el domingo por la mañana. Ante la opción de los médicos locales de operarse o de intentar aplicar, si no, un fuerte tratamiento de antibióticos, que en ocasiones es efectivo, optó por lo segundo, y desde entonces, tras dos días de recuperación, Nadal ha asegurado hoy que se siente cada vez mejor.

Con todo, Nadal es consciente de que es posible que necesite ser intervenido, tarde o temprano, como le sucedió a su compatriota Guillermo García-López, que retrasó esta intervención varios meses hasta que se operó en marzo del año pasado, pues confiarse podría ser arriesgado y el problema podría resurgir en un futuro, “por ejemplo en Australia”, dijo.

“Por el momento no he podido pensar mucho en eso todavía, sólo que aún estoy en Shanghái, y que quiero intentarlo”, aunque por supuesto, aclaró que en cuanto regrese a España y le vean sus médicos discutirá con ellos cuál es la mejor opción para tratar el problema.

Nadal ha confirmado que está todavía bastante débil, tras pasar prácticamente 48 horas en cama y con una dieta muy ligera, pero ya que se encuentra en Shanghai, prefiere intentar competir, aunque esperará, poco antes del partido de mañana, a ver cómo se encuentra en las próximas horas, para decidir del todo si jugará o no.

Nadal explicó que ayer una enfermera acudió a su habitación a suministrarle el tratamiento de antibióticos, pero que hoy regresó él mismo al hospital de nuevo, y que los médicos, que en un principio no veían lo más aconsejable que jugara, ahora “están más positivos”, ante su progresiva mejoría de estos dos últimos días.

El español dijo no sentirse frustrado por encontrarse con este problema después de haberse recuperado de su última lesión. “Ha sido un accidente”, afirmó, una “mala suerte” que, dentro de la situación, al final ha resultado evolucionar hacia cierta “buena suerte”, dijo, dado que no ha tenido que pasar por el quirófano por el momento.

“Después de más de 60 horas desde que tuve los primeros dolores, el riesgo de que empeore es cada vez menor”, afirmó Nadal, aunque “todo puede pasar”. A pesar de que “obviamente la situación no es la ideal, quiero intentarlo”, reiteró.

“No es que esté bien, porque al final llevo más de 48 horas en cama y sin poderme mover, y encima con los antibióticos un poquito agresivos, así que me siento un poco bajo de defensas, un poquito flojo, pero he mejorado un poquito cada día, y espero seguir mejorando para mañana”, dijo.

“Sé que no voy a estar en las condiciones ideales, pero también sé que a estas alturas y estando aquí en Shanghái, el único riesgo es lesionarse: perder o no jugar es exactamente lo mismo a día de hoy, y no es que estemos en un momento en el que vaya a afectar a la confianza el perder un partido o no perderlo”, concluyó.

“Sé cómo estoy, sé lo que ha ocurrido, voy a intentar dar el máximo de lo que tenga, y después si va mal, me voy a casa, y si va bien, tengo la posibilidad al menos de intentar seguir mejorando un poquito cada día y darme una oportunidad, al menos, de poder competir, y pasar días aquí jugando, que es el objetivo”, zanjó.

De hecho, Nadal ha pasado brevemente esta tarde por la pista de entrenamiento durante 45 minutos.

“Las sensaciones (en la pista) no son las mejores, pero me siento mejor que ayer y que antes de ayer”, aclaró.

“Todo está un poquito removido y no está perfecto, me duele aquí abajo (señaló en el abdomen), lo que pasa es que me duele menos”, insistió.

En el entrenamiento de hoy no forzó mucho ningún movimiento para no correr riesgos innecesarios, explicó, pero reconoció que todavía esta tarde, se va moviendo más, le duele “un poquito más”, aunque “cada día la evolución ha sido un poquito mejor, y espero que para mañana sea un poquito mejor aún”.

“Vamos a intentarlo, y si no se puede, no se puede, hay que ser honesto con uno mismo y yo normalmente lo soy, así que lo voy a intentar, pero sin ningún drama y sin intentar ir más allá, que lo más importante al fin y al cabo es la salud”, indicó.

Además, recordó que ya había dicho en el Abierto de China en Pekín, la semana pasada, que tras su reciente lesión tampoco esperaba ningún resultado en especial para los dos torneos de China, aparte de jugar y llegar lo más lejos posible.

“Lo bueno es que lo localizamos al principio y tuvimos la suerte de evitar el quirófano”, comentó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo