Los nuevos Lakers sin Gasol: más dudas que certezas en el horizonte

Por Publimetro Colombia

Los Ángeles (EE.UU.), 29 sep (EFE).- Los jugadores de Los Angeles Lakers aparecieron sobre el parqué del Toyota Center (El Segundo, California), y por primera vez, tras siete temporadas, no había rastro de su espigado número 16, un Pau Gasol que hizo las maletas rumbo a Chicago, y que deja un equipo sumido en la incertidumbre.

Los Lakers acabaron la pasada temporada con un registro de 27 victorias y 55 derrotas, la peor marca en toda su historia desde su traslado a Los Ángeles en 1960. Además, Kobe Bryant apenas pudo jugar seis partidos por sus graves lesiones, y Steve Nash apareció en 15 ocasiones debido a sus problemas de espalda.

Ante ese panorama, el ala-pívot español decidió marcharse, a pesar de que Bryant le pidió que permaneciera en la franquicia para que pudieran retirarse juntos.

“Fue una decisión dura”, admitió hoy el catalán desde Chicago en el día de atención a los medios de comunicación. “Seremos amigos y hermanos pase lo que pase”, agregó.

El papel de Gasol en el equipo lo suplirán ahora el novato Julius Randle y Carlos Boozer, procedente precisamente de los Bulls, pero en el conjunto californiano saben que notarán la ausencia del jugador, que fue decisivo en la consecución de sus dos últimos títulos.

“Apoyo y admiro a Pau. Él quería otro desafío, otra oportunidad de construir un equipo campeón. Realmente le echamos mucho de menos aquí”, dijo a Efe Mark Madsen, entrenador asistente de los Lakers, durante el encuentro con la Prensa celebrado en las instalaciones donde entrena el grupo.

Robert Sacre, el pívot con el que Gasol compartía confidencias y enfrentamientos bajo el aro durante las ruedas de calentamiento previas a cada partido, comentó a Efe que “es triste ver marchar a un gran tipo y un gran compañero”.

“Comprendí perfectamente su decisión. Esto es un negocio, no es nada personal. Pero estoy feliz por él, puede rendir a buen nivel y ser exitoso en Chicago. El cielo es su límite”, manifestó el jugador, quien destacó la inteligencia de Gasol sobre la cancha y su “fortaleza mental”, factores que asegura haber absorbido de su excompañero.

La gran estrella del evento, cómo no, fue Bryant, a punto de emprender su decimonovena campaña como miembro de los Lakers, cifra con la que empata el récord de fidelidad de un jugador a un equipo, establecido previamente por John Stockton en Utah.

Ante la presencia de unos 150 periodistas, al escolta de 36 años se le pudo ver con el fuego de la competición en los ojos y con el firme deseo de demostrar que ni la edad, ni el físico van a poder con él.

“Siento una mezcla de excitación, nervios y algo de ira. El reto es demostrarme que puedo ser yo mismo, y todos los que dudan de mí, sólo consiguen alimentar más ese deseo”, manifestó el ganador de cinco anillos de la NBA.

El número 24 sufrió una fractura en la rodilla izquierda en diciembre del año pasado. Previamente se había roto el tendón de Aquiles del pie izquierdo, lo que le obligó a pasar por el quirófano en abril del año pasado.

En noviembre, Bryant firmó una renovación por dos temporadas más por unos 48,5 millones de dólares o 38,2 millones de euros en total.

Los expertos sitúan a los Lakers esta temporada entre los peores equipos del Oeste, algo que no preocupa en absoluto a su técnico, Byron Scott.

“Lo único que puedo garantizar es que el equipo competirá cada noche”, aseguró tajante.

Mitch Kupchak, gerente general del club, sostiene que el objetivo de los Lakers siempre debe ser luchar por el título y considera que alcanzar los “playoffs” es una meta factible.

Madsen está de acuerdo con Kupchak y tiene una respuesta para todos los que no creen en el potencial de la actual plantilla angelina.

“Son aspiraciones realistas por el simple hecho de tener a un jugador llamado Kobe Bryant”, indicó. “Ha vuelto con fuerza, salud, energía y un entusiasmo muy grande. Estuvo aquí la semana pasada, en este gimnasio, y se le veía fuerte y animado. Y metió la canasta ganadora en dos partidos”, añadió.

El asistente de Byron Scott sabe que la velocidad es un factor decisivo en la competición actual, pero ante esa virtud de muchos de sus rivales, Madsen apuesta por intangibles como “la mente y el corazón”, además de la capacidad para “jugar unidos”.

“En el Mundial vimos lo que hizo Francia frente a España. Aquel fue un gran ejemplo de jugar como equipo y vamos a ver eso este año en los Lakers”, manifestó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo