El bello vs. la bestia: CR7 y Ribéry definen al finalista de la Champions

Por Edgar Sanchez Sandoval

En el Allianz Arena se darán cita las dos caras de la moneda. El yin y el yang. El blanco y el negro. El bello y la bestia. Así es, en el juego de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones de Europa entre Real Madrid y Bayern Múnich, la atención estará centrada en lo que pueda hacer Cristiano Ronaldo, en su papel de guapo, y Franck Ribéry, el Scarface que teje los hilos del conjunto alemán.

Ambos superdotados saben que son los minutos más importantes de la temporada son los que se disputarán en territorio alemán. La moneda está en el aire, pues el equipo del Comandante luso llega con una ventaja de 1-0, pero el Bayern del mago francés tiene de su lado que solo ha caído en una ocasión en la actual Champions (ante Manchester City, en la fase de grupos) y solo necesita un gol para regresar a la pelea.

Ahí es donde entra la capacidad de los jugadores representativos de cada equipo. Por un lado el merengue, con todos los reflectores que le dan su galanura y ser el ídolo de la Casa Blanca, quiere llevar a su club a la ansiada décima estrella de Champions; por el otro; la bestia busca dejar en claro por qué es el campeón sin corona del Balón de Oro de 2013, distinción que precisamente se llevó CR7.

“Lleva más tiempo en el club que yo, juega con mucha confianza, pero sobre todo con rabia. Siempre está ahí para el equipo”, esas palabras del técnico Pep Guardiola resumen la importancia de Ribéry para los bávaros.

Bello y Bestia. Sus caminos se encuentran en el Allianz Arena, uno busca defender el bicampeonato de la Champions League y el otro enmarcarse y ser el líder que lleve a la final a los blancos, a esa que no llegan desde 2002.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo