La "batalla de Múnich" y una larga maldición, última prueba del Real Madrid

Por Publimetro Colombia

Múnich (Alemania), 29 abr (EFE).- El Real Madrid busca la final de la Liga de Campeones doce años después, en un duelo convertido en clásico del fútbol europeo ante un Bayern al que derrotó 1-0 en el Santiago Bernabéu, preparado para la lucha en la ‘batalla de Múnich’ y sabiendo que encara una larga maldición en su camino a la ‘Décima’.

“En Múnich arderán hasta los árboles”. Las palabras de Karl Heinz Rummenigge, presidente del Consejo Directivo del Bayern Múnich, en la cena con plantilla y cuerpo técnico posterior a la derrota del Bernabéu, advierte de la encerrona que le espera al Real Madrid el el Allianz. La casa del vigente campeón. Nuevamente favorito.

Después de tres años consecutivos quedándose con el amargo sabor de la derrota a puertas de la gran final, al cuarto intento será el primero que afrontará el Real Madrid con ventaja en el marcador en la vuelta de semifinales. El gol de Karim Benzema en la ida le permite plantear un partido que le ha ido bien a Carlo Ancelotti con un sistema modificado en función de sus jugadores.

Pasó del 4-3-3 al 4-4-2 por la ausencia de Cristiano Ronaldo. El regreso del portugués no provocará una vuelta a la esencia y será la primera vez que cohabite con Gareth Bale bajo el nuevo dibujo. Exige un perfil más defensivo del galés, que regresa listo para la batalla y en el costado izquierdo tendrá que rescatar la cara defensiva con la que dio el salto a la fama en el Tottenham. El Real Madrid defenderá con dos líneas juntas de cuatro y atacará con velocidad, con dos extremos y dos puntas, con el contraataque como principal arma.

Doce años después de conquistar la última Copa de Europa, la plantilla madridista siente la necesidad de calmar lo que va camino de convertirse en obsesión por la ‘Décima’. Hambrientos de éxito y liderados por Cristiano que quiere inscribir su nombre en un nuevo registro por la historia. Tras marcar 14 goles en Liga de Campeones, un gol le convertirá en el último que supera esa barrera en una edición. Es el jugador más goleador, el que más dispara (40 chuts) y el que mejor promedio de goles tiene (1,56 por partido).

Ancelotti no tiene dudas en su equipo titular. Con las bajas por lesión de Álvaro Arbeloa y Jesé Rodríguez, más el alemán Sami Khedira que no llega a tiempo tras su grave percance de rodilla. Y ha dado descanso a ocho titulares el fin de semana para que físicamente estén preparados para un duelo de tan alta intensidad. Iker Casillas será el portero en el que en caso de eliminación será su último partido de la temporada.

De los laterales -Carvajal y Coentrao- depende buena parte del éxito defensivo en sus marcajes a Robben y Ribery. Pepe está listo para regresar superado su golpe en la cadera y será la pareja de Sergio Ramos. Con Xabi Alonso de ancla, escoltado por Luka Modric, Di María en el costado derecho, Bale recuperado de su gripe en el izquierdo, Cristiano de segunda punta y Benzema como nueve. Son los elegidos. Los encargados de devolver al Real Madrid a una gran final europea.

La recuperación del prestigio perdido en Europa de un Real Madrid que en seis años fue incapaz de superar la barrera de octavos llegó con José Mourinho. Ahora, Ancelotti, que nunca ha perdido en Múnich y siempre eliminó al Bayern en tres eliminatorias europeas, quiere guiar al conjunto madridista a dar el gran salto.

Mientras, el Bayern llega al partido de vuelta tras haber recuperado sensaciones positivas con el segundo tiempo del último partido de la Bundesliga que se saldó con una goleada ante el Werder Bremen por 5-2.

El libreto que ha definido Pep Guardiola para el partido es procurar dominar el compromiso a través de la posesión de pelota pero con mayor agresividad y mayor profundidad que la que mostró el equipo en la ida en Madrid.

Una de las mayores preocupaciones de Guardiola parece ser la búsqueda de una fórmula para contrarrestar la fuerza del Real Madrid en el contragolpe para lo que, según dijo, tiene que reflexionar una noche más y luego hablar con el equipo sobre las cuestiones tácticas y también sobre la alineación.

Las dudas son las habituales. La primera es si Philipp Lahm juega como lateral derecho o como mediocentro. Guardiola no quiso hoy dar pistas al respecto. “Philipp puede jugar en diez posiciones y siempre lo hace bien. De lo único que no puede jugar es de portero”, dijo Guardiola.

Si Lahm juega de lateral derecho, entonces en doble pivote podría estar Bastian Schweinsteiger acompañado por Toni Kroos, si Guardiola opta por la opción más ofensiva, o por Javi Martínez, si da prioridad a la estabilidad defensiva.

Javi Martínez también es un candidato para relevar a Jerome Boateng o al brasileño Dante en el centro de la defensa.

Por las bandas, Arjen Robben y Franck Ribery son, salvo sorpresa, titulares seguros. Contra el Bremen, Ribery mostró claros síntomas de recuperación con respecto a los partidos anteriores en los que había tenido un bajón. Adelante, seguramente estará Mario Mandzukic, pese al gran partido de Claudio Pizarro contra el Bremen, y por detrás suyo se juegan el puesto en la titular Thomas Müller y Mario Götze.

Un total de 21 enfrentamientos en la competición más prestigiosa del mundo a nivel de clubes, dan forma a un enfrentamiento convertido en clásico: Bayern contra Real Madrid. Catorce Copas de Europa sobre el césped y una larga maldición madridista, que en seis duelos ante el conjunto germano sólo superó uno y perdiendo en el Allianz. El desafío para la historia está servido.

Alineaciones probables:

Bayern: Neuer; Lahm, Boateng, Dante, Alaba; Schweinsteiger, Kroos; Robben, Müller, Ribery; y Mandzukic.

Real Madrid: Casillas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Xabi Alonso, Modric, Di María, Bale; Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: Pedro Proença (POR).

Estadio: Allianz Arena.

Hora: 20.45 (18:45 GMT).

París, 29 abr (EFE).- El entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, aseguró que, cuando la temporada toca a su fin, el estado psicológico de un equipo gana importancia sobre la táctica, que pasa a un segundo plano.

“A estas alturas de la temporada, la táctica no cuenta. Todo pasa en la cabeza”, declaró el italiano en una entrevista realizada en Madrid hace dos semanas y publicada hoy por la revista “France Football”.

El Real Madrid de Ancelotti se medirá esta noche contra el Bayern de Múnich de Pep Guardiola en el partido de vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones, con la ventaja del 1-0 cosechado a la ida en el Santiago Bernabeu.

“Lo más peligroso en el fútbol es el miedo. Y el miedo nace en la cabeza. Si piensas demasiado en el adversario, estás muerto. Debes pensar en lo que tienes que hacer en el terreno de juego, y solo en eso”, subrayó el italiano.

El técnico cree que en los momentos decisivos de la temporada, el equipo debe concentrarse en sus propias fuerzas “y no en las del adversario”.

“Psicológicamente, es muy importante. Pensar en el otro, que puede ocurrir, es meterse en complicaciones”, analizó.

A dos partidos de sumar la décima Liga de Campeones para el club blanco, el entrenador dice conocer “la obsesión de la gente” en Madrid por levantar ese trofeo, que a él le supone solo una motivación, y cree que ese estado de ánimo es positivo para sus jugadores frente a los alemanes.

“El Bayern la ganó el año pasado, mientras que el Real Madrid espera desde hace doce años. Creo que, mentalmente, los jugadores tendrán aún más hambre”, auguró.

En la extensa entrevista, Ancelotti analizó también la final de la Copa del Rey que el Real Madrid ganó frente al Barcelona, lo que supuso su primer título como entrenador merengue.

“Nunca habíamos mostrado ese carácter, esa unidad. Esta temporada hemos ganado muchos partidos gracias a las calidades individuales de unos y otros. Pero ahí, fue una victoria del grupo, incluidos los lesionados como Cristiano (Ronaldo), que se implicó mucho en la preparación”, comentó.

En el plano táctico, Ancelotti cree que el entrenador debe ponerse “al servicio de sus jugadores”, con los que habla y discute las opciones de juego aunque es él quien toma las decisiones, y encontrar el sistema de juego en el que se encuentren más cómodos.

Además de encontrar el mejor esquema de juego con los futbolistas de los que se dispone, un entrenador debe tener en cuenta “la tradición del club, su cultura” y forjar una identidad de juego.

“Si ves jugar al Bayern, si ves jugar al Barça, si ves jugar al Atlético… son equipos con una identidad evidente”, comentó el técnico italiano.

Se refirió también a su segundo entrenador, Zinedine Zidane, que centra su trabajo en aconsejar individualmente a los atacantes sobre sus movimientos.

“Ve antes que nadie lo que va a pasar en el campo. Es muy bueno a nivel de anticipación. Eso es el ojo del gran jugador que fue”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo