Valverde se nota "con ganas de bici" para luchar por su primer arco iris

Por Publimetro Colombia

Florencia (Italia), 27 sep (EFE).- Alejandro Valverde (Movistar) afronta el Mundial Toscana 2012 con los galones de capitán del equipo español y con la ilusión de conseguir su primer jersey arco iris, del que se ha quedado en dos ocasiones en puertas con la medalla de plata y en otras dos lo ha visto desde el tercer puesto del podio.

“Me noto bien, con ganas de bici y eso es importante. Llego mejor que si fuese a una semana del final de la Vuelta. Considero que estoy como en Hamilton (segundo en 2003) y Verona (Óscar Freire ganó su tercer mundial en 2004) que fue los que peor empecé y los que más fuerte acabé”, comentó en el hotel de concentración de la selección española en Artimino.

El murciano considera que aunque no ha realizado entrenamientos muy largos -“no he pasado de las cuatro horas”, tras hacer el Tour de Francia y la Vuelta a España no cree que le “falte fondo”.

El domingo tiene claro que puede pasar cualquier cosa: “siempre puedes tener el día malo que no esperas, y si veo que no voy seré el primero que lo diré y si tengo que trabajar para otro no va a haber problema”.

Después de ver la actuación y el triunfo del estadounidense Chris Horner en la pasada Vuelta, a punto de cumplir 42 años, Valverde no cree que esté ante su última oportunidad porque tiene “aún varios años por delante”.

El todavía campeón Philippe Gilbert, Peter Sagan, Fabian Cancellara, Vincenzo Nibali o Diego Ulissi los considera los rivales más directos, y al único que teme por su calidad como velocista es el eslovaco del Cannondale Sagan, al que “también se le puede ganar pero es más difícil, la clavé estará en que aguante los 270 kilómetros. Está muy bien en 200, pero en estos últimos setenta es cuando cambia todo”.

Valverde insiste en que la Vuelta, por las fechas en las que se disputa y acaba a solo dos semanas de la cita mundialista, “da un punto diferente y beneficia a los que han estado”.

Tras haber rodado por el circuito afirmó que le había gustado “muchísimo”, aunque sorprendido la primera subida, la más larga con 4,370 kilómetros.

“Es más duro de lo que pensaba, sobre todo la última parte con los dos últimos kilómetros al 7%”, mientras que la cota de Vía Salvati, de solo 600 metros con pendientes máximas del 16%, “es muy dura” y con el paso de las vueltas “se hará muy exigente”.

Aunque tras Vía Salvati todavía quedarán cinco kilómetros hasta la línea de meta piensa que “si se van un par de corredores por delante, y con las dudas atrás, cogiendo diez segundos seguro que llegan a meta”.

“Pienso que el primer puerto es bastante más decisivo, porque la parte final se agarra mucho. Si vas rápido llegas muy justo. Es el que nos ha sorprendido a todos, porque si te confías, te quedas. El segundo es muy duro, pero corto. Te sofocas, pero lo pasas”, analizó.

Otro factor que puede marcar tanto el desarrollo como el desenlace de la carrera es el anuncio de lluvia el domingo, algo que “no le gusta a nadie, pero con lo que lo paso mal es con lluvia y frío, si hace 19 grados no tendré problemas”, a la vez que añade que la bajada de Fiesole “tendrá su miga aunque está recién asfaltado, pero hay muchas curvas, alguna ciega pero solo habrá que ponerle más precaución”.

De entrada el planteamiento del seleccionador Javier Mínguez es que el murciano sea “el jefe, con Purito (Joaquím Rodríguez) en la retaguardia, pero sobre todo tenerla controlada en todo momento, que no nos pillen a contrapié, y tener que trabajar” y también añadió: “ya sabemos que si no se le hace caso, el año próximo, si sigue aquí, por mucho que andes no va a contar contigo”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo