96-114. Lección de los campeones de liga que recuperan la ventaja de campo

Por Publimetro Colombia

Indianápolis (EEUU), 26 may (EFE).- El mejor juego ofensivo de los Heat de Miami surgió en el momento más oportuno y los actuales campeones de liga arrollaron a domicilio 96-114 a los Pacers de Indiana en el tercer partido de las finales de la Conferencia Este, que dominan por 2-1 después de recuperar la ventaja de campo.

El cuarto partido de la serie al mejor de siete se jugará el martes en el mismo escenario del Bankers Life Fieldhouse, de Indianápolis, el campo de los Pacers.

Después de la igualdad en los dos primeros partidos disputados en el American Airlines Arena, de Miami, con reparto de triunfos, los Heat llegaron a Indianápolis heridos en su orgullo de campeones de liga y haber sido “menospreciados” por los Pacers, que esta vez nada pudieron hacer para evitar la superioridad de sus rivales.

El alero LeBron James, con 22 puntos, cuatro rebotes y tres asistencias, lideró una gran labor de equipo en la que los cinco titulares tuvieron números de dos dígitos y fueron durante toda la noche una máquina de anotar tantos.

El escolta Dwyane Wade, que al final se salvó de la suspensión por el codazo que le propinó a Lance Stephenson, de los Pacers, en el segundo partido, logró 18 puntos, ocho asistencias -líder del equipo-, capturó cuatro rebotes y puso dos tapones.

La labor ofensiva de James y Wade se esperaba, pero no la del ala-pívot Udonis Haslem, que surgió como el tercer máximo encestador al conseguir 17 puntos después de anotar 8 de 9 tiros de campo y 1-1 desde la línea de personal, y capturó siete rebotes, que lo dejaron como el factor sorpresa ganador.

Mientras que el pívot Chris Bosh llegaba a los 15 puntos y el base Mario Chalmers también hizo una gran labor de equipo al anotar 14 tantos y repartió cuatro asistencias.

“Hemos jugado un gran partido como equipo y demostrado que por algo somos los campeones de liga”, declaró James. “Este triunfo tiene doble valor para todos nosotros porque no sólo nos ponemos por delante en la eliminatoria y recuperamos la ventaja de campo sino que también nuestro juego fue toda una reivindicación”.

Si los titulares respondieron, el banquillo de los reservas también lo hicieron, encabezados por el ala-pívot Chris Andersen, que volvió a ser el sexto hombre y el jugador más eficaz del ataque de los Heat al conseguir nueve puntos (4-4, 0-0, 1-2), capturó nueve rebotes, incluidos seis defensivos, y puso dos tapones en 22 minutos que estuvo en la pista.

“Tanto Haslem como Andersen han realizado una labor extraordinaria para ayudarnos en el juego desde dentro de la pintura”, declaró Erik Spoelstra, entrenador de los Heat. “Su aportación ha sido decisiva”.

Mientras que el veterano escolta Ray Allen siguió sin recuperar su mejor toque de muñeca, pero anotó dos triples en cuatro intentos que también ayudaron al triunfo del equipo de Miami.

Los Heat tuvieron un 55 (42-77) por ciento de acierto en los tiros de campo, el 43 (6-14) de triples y el 86 (24-28) de personal, comparados al 40 (29-73), 57 (8-14) y 68 (30-44), respectivamente, de los Pacers, que fueron de nuevo mejores en el juego bajo los aros al capturar 45 rebotes por 36 de Miami.

Pero los campeones de liga, que al descanso ya tenían una ventaja parcial de 14 tantos (56-70) mostraron un gran control del balón y sólo lo perdieron cinco veces por 10 de los Pacers, que nunca pudieron ganar ningún cuarto.

James, con 18 puntos, fue el líder de un ataque equilibrado y arrollador de los Heat, que acertaron el 63 (27-43) de acierto en los tiros de campo, el 60 (3-5) de triples, el 93 desde la línea de personal (13-14) y cuatro jugadores titulares con números de dos dígitos, incluido Haslem (13 tantos).

Ante la gran inspiración ofensiva de los Heat, los Pacers lo único que pudieron hacer fue luchar y no dar nunca por perdido el partido aunque su mayor logro fue acercarse a seis puntos (67-74) a la mitad del tercer periodo.

Los Heat reaccionaron y a falta de 2:45 minutos para concluir el tercer periodo lograron de nuevo superar los 10 tantos de ventaja con parcial de 71-83 y lo finalizaron 76-91.

El cuarto periodo sirvió para que los Heat mantuviesen su línea de juego de equipo imparable y asegurasen la victoria, sin que los Pacers tuviesen capacidad de reacción a pesar del par de dobles-dobles que lograron el ala-pívot David West y el pívot jamaicano Roy Hibbert, el gran verdugo de los campeones de liga en el segundo partido.

West aportó 21 puntos, que lo dejaron como líder encestador, y capturó 10 rebotes, mientras que Hibbert encestó 20 tantos y recuperó 17 balones bajo los aros, pero no impidieron que los Pacers sufriesen la primera derrota en su campo (6-1) en lo que va de la competición de la fase final.

El alero Paul George perdió el duelo individual con James al aportar 13 puntos (3-10, 2-4, 5-8), ocho asistencias, dos rebotes y sufrió cinco pérdidas de balón, las mismas que todo el resto del equipo.

Indianápolis (EEUU), 26 may (EFE).- Los Heat de Miami ganaron a domicilio (96-114) ante los Pacers de Indiana en el tercer partido de las finales de la Conferencia Este después que en la primera parte anotaron 70 puntos, nueva marca en la historia de los actuales campeones de liga.

La mejor anotación de los Heat al irse al descanso en un partido de la fase final había sido de 68 puntos ante los Bulls de Chicago el 24 de abril del 2006.

“Creo que la marca no es lo importante, lo que cuenta es la manera cómo lo conseguimos y en el momento que el equipo más necesitaba reaccionar”, comentó Erik Spoelstra, entrenador de los Heat, que ahora dominan de nuevo al serie (2-1) al mejor de siete al recuperar la ventaja de campo.

“La clave estuvo en que esta vez el cuadro técnico me dijo que jugase más dentro de la pintura para generar mayor presión a su defensa y el resto de los compañeros me ayudaron a cumplir con el objetivo”, explicó el alero LeBron James, que aportó 22 puntos (8-17, 0-1, 6-6), capturó cuatro rebotes y dio tres asistencias, siendo el líder del ataque de los Heat.

La acción de James se asemejó a los que Magic Johnson hizo con Los Ángeles Lakers durante las Finales de la NBA que jugaron hace dos décadas y se lesionó su pívot titular Kareem Abdul-Jabbar, cuando al frente del equipo como entrenador el legendario Pat Riley, actual presidente de los Heat.

En ambas oportunidades la estrategia del alero jugando como pívot resultó a la perfección.

La victoria de los Heat, que habían perdido el segundo partido en Miami (93-97), fue también la primera que consiguen esta temporada ante los Pacers, en su visita al Bankers Life Housefield, de Indianápolis, donde habían perdido los dos partidos de liga que disputaron.

La gran labor sorpresa del ala-pívot reserva Chris Andersen, que aportó nueve puntos (4-4, 0-0, 1-2), le permitió seguir perfecto en los tiros de campo al conseguir 16 canastas consecutivas sin fallo.

Mientras que los Pacers no permitían 70 puntos en un medio tiempo de un partido de la fase final desde el 23 de abril de 1992 cuando los Celtics de Boston les anotaron 71 tantos en la segunda mitad.

También ha sido la anotación más alta que han permitido esta temporada al superar los 69 tantos que cedieron en la primera parte del partido de liga disputado el pasado 12 de abril ante los Knicks de Nueva York, a los que luego eliminaron en las semifinales de la Conferencia Este.

Los Pacers sólo habían permitido en tres partidos de la pasada temporada regular le anotasen 60 puntos en cualquiera de las partes del partido.

La última vez que los Pacers permitieron en la primera parte tantos puntos fue el 3 de enero del 2010 en la derrota que sufrieron ante los Knicks (132-89).

Mientras que las últimas vez que un equipo llegó a los 70 puntos en la primera parte de un partido de la fase final fueron los Warriors de Golden State cuando se enfrentaron el 11 de mayo del 2007 ante los Jazz de Utah.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo