Carolina Ruiz gana el primer descenso de la historia de España

Por Publimetro Colombia

Madrid, 23 feb (EFE).- La andaluza Carolina Ruiz ganó hoy, sábado, el descenso puntuable para la Copa del Mundo de esquí alpino disputado en Meribel (Francia), marcando un hito histórico, al convertirse en la primera española en lograr una gran victoria en la disciplina reina del deporte rey invernal.

La española cubrió la pista de Meribel -sede de los Juegos Olímpicos de Albertville’92, de 2.660 metros de longitud, con salida a 2.150 y un desnivel de 718, en un tiempo ganador de un minuto, 42 segundos y 56 centésimas, veinte menos que la alemana Maria Höfl-Riesch, que fue segunda, en una prueba en la que la francesa Marie Marchand-Arvier, tercera, las acompañó en el podio.

Carolina, nacida hace 31 años en Osorno (Chile) y afincada desde pequeña en Granada, al fin canjeó el premio a su enorme tenacidad. Infatigable, renunciando al desaliento, la esquiadora se quitó de encima el sambenito de ‘eterna promesa’ del esquí español en la estación olímpica francesa que, 19 años después, volvía a organizar pruebas de la Copa del Mundo.

Unió su nombre al de los hermanos Fernández Ochoa, Paco y Blanca; y al de María José Rienda. Los únicos que hasta ahora habían ganado para España. Y lo hizo a lo grande. En un descenso. El primero de toda la historia del esquí alpino en el que suena la Marcha Real.

‘Caro’ despuntó pronto, pero no en las disciplinas de velocidad que ahora domina. En 2000 logró su primer gran podio con 18 años, al acabar segunda en un gigante de la Copa del Mundo de Sestriere (Italia) que ganó la suiza Sonja Nef. Después de lograr la medalla de plata en el Mundial júnior de Stoneham (Canadá) y una año antes de capturar bronce en los mundiales júnior de 2001 en Verbier (Suiza).

Muchos creyeron que esos éxitos le llegaron demasiado pronto, porque antes de alcanzar la cima, la andaluza tuvo que superar su largo y particular ‘vía crucis’. Se recicló en velocista, de la mano del italiano Valerio Ghirardi -el que fuera entrenador de su compatriota, la mítica Isolde Kostner-, pero el podio seguía sin llegar.

Después de numerosos cambios, esta campaña, aún bajo los auspicios del escocés Mark Tilston, con el que lleva tres temporadas, Carolina se integró en el equipo francés, con el que se entrena desde esta pretemporada. Una decisión más que acertada.

Tanto como que hoy, en Meribel -la estación de Blanca, donde la de Cercedilla (Madrid) ganó su bronce olímpico en 1992- se subió a lo más alto del podio, batiendo a una de sus nuevas ‘compañeras’, la veterana Marie Marchand-Arvier, en una prueba en la que la eslovena Tina Maze, la gran triunfadora de esta temporada -líder destacada de la Copa del Mundo-, acabó cuarta, a 28 centésimas; y la ‘tapada’, la austriaca Regina Sterz, fue quinta, a 35.

Carolina dejó entrever desde el principio de la temporada que ésta podía ser, al fin, la suya. Volvió a esquiar bien hasta en el gigante, disciplina en la que regresó a los puntos.

Y antes de los Mundiales de Schladming (Austria) sorprendió apuntándose a la lista de favoritas, con un cuarto puesto en el supergigante de Cortina d’Ampezzo (Italia), donde un día antes había sido décima en el descenso.

En los Mundiales que se cerraron el pasado domingo, no pasó del quince, en el descenso. Después de haber sido vigésima en el ‘súper’. Pero haberse criado a los pies del pico Veleta imprime carácter y hoy Carolina unió su nombre al de su paisana María José Rienda, que también creció esquiando en Sierra Nevada y acabó convirtiéndose en la española con más victorias en Copa del Mundo (seis).

Ese puesto de privilegio, el de colocar a España en lo más alto de un gran podio, sólo lo disfrutaban con anterioridad el gran Paco Fernández Ochoa, fallecido en noviembre de 2006, y su hermana Blanca.

El inmortal ‘Paquito’, único campeón olímpico invernal español -de eslalon, en los Juegos de Sapporo’72 (Japón)- y que ganó un bronce en los Mundiales de St. Moritz’74 (Suiza), obtuvo el primer triunfo para España en Copa del Mundo, al ganar, el 6 de marzo de 1974, en Zakopane (Polonia).

Desde esa victoria, hasta la última de Rienda -el 5 de marzo de 2006, en Hafjell (Noruega)-, España contaba once triunfos. Hoy Carolina elevó a la docena el número de éxitos en pruebas de la Copa del Mundo de esquí alpino de la federación que preside Eduardo Roldán.

Blanca, bronce olímpico en Albertville’92, ganó el gigante de Vail (EEUU) en 1985; y añadió otras tres victorias en Copa del Mundo, todas en eslalon: las de Sestriere’87, Morzine’90 (Francia) y Lech’91 (Austria).

Rienda obtuvo todos sus triunfos en gigante. El primero de ellos, el 20 de febrero de 2005, en Are (Suecia). Y antes del citado de Hafjell, ‘Meri’ subió a lo más alto del podio en Lenzerheide’05 (Suiza), Aspen’05 (Colorado, Estados Unidos) y, al ganar en dos jornadas consecutivas, en Ofterschwang (Alemania).

Hoy Carolina se convirtió en grande de España. Un país que sólo había logrado victorias en pruebas técnicas, ya presume también de tener una vencedora en una prueba reina del deporte rey invernal.

La granadina había indicado hace menos de un mes, en una entrevista con la Agencia Efe, que no se sentía molesta al ser señalada como ‘la eterna promesa’ del esquí español. Los que así se referían a ella no sabían mucho de este deporte, afirmaba.

Hoy los mandó callar para siempre. Carolina es una gran realidad. ‘Caro’ es una máquina.

Adrian R. Huber

Madrid, 23 feb (EFE).- La española Carolina Ruiz, que hoy, sábado, hizo historia al ganar el descenso de la Copa del Mundo de esquí alpino disputado en Meribel (Francia), declaró a Efe que “nunca sabes si va a llegar el triunfo, pero ha llegado” y que, debido a ello, es “muy feliz”.

Carolina, nacida hace 31 años en Osorno (Chile) y que desde que era un bebé reside en Granada -sus padres, Isidoro y Verónica, llevan muchos años ejerciendo de técnicos y entrenadores de esquí en Sierra Nevada- logró hoy su primera victoria en la Copa del Mundo.

La duodécima para España, para la que sólo habían vencido con anterioridad los hermanos madrileños Paco y Blanca Fernández Ochoa (uno y cuatro triunfos, respectivamente) y otra granadina, María José Rienda (seis).

“La verdad es que sólo soy consciente de haber hecho historia, porque me lo estás diciendo tú ahora”, manifestó, en conversación telefónica con Efe desde Meribel, aún muy emocionada, Carolina Ruiz.

“Supongo que cuando vaya pasando el tiempo iré asimilando esto, pero ahora mismo no sé ni cómo explicar lo que siento”, añadió.

“Nunca sabes si va a llegar o no el triunfo. Lo principal es creer. Y luego ver. El esquí no es siempre un deporte regular. Las condiciones pueden llegar a ser muy variables. Pero la victoria ha llegado y estoy muy feliz”, indicó la ganadora del descenso de Meribel, que comentó a Efe cuáles fueron sus sensaciones durante la jornada más importante de toda su carrera deportiva.

“Ha sido un día magnifico. La carrera ha sido igual para todas, en las mismas condiciones y durante estos dos días de entrenamientos me había encontrado bien desde el principio. Me gustaba mucho la pista. Me sentí a gusto y hoy me salió todo redondo”, indicó ‘Caro’, que logró su triunfo saliendo con el dorsal 28, no de su total agrado.

“Normalmente no me gusta salir tan atrás, prefiero salir con dorsales bastante más bajos”, dijo Carolina, que explicó como se dio cuenta de que había ganado la prueba.

“Hasta que no llegas abajo, no sabes realmente lo que has hecho. Otras veces tienes sensaciones parecidas y resulta que no has sido tan rápida. Hice una bajada limpia. Pero, lo dicho, hasta que no estás abajo, no sabes realmente dónde estás”, comentó.

“Me vi ganadora después de que bajase (la austriaca) Regina Sterz, que había ganado el último entrenamiento. Con el segundo puesto también me hubiese ido contenta, pero ganar ha sido realmente increíble. Después de todo lo que he pasado es lo mejor, es una sensación muy gratificante”, indicó a Efe Carolina Ruiz, reciclada de especialista en gigante a velocista.

“Cuando quise empezar a hacer velocidad, me encontré con muchos muros. Los inicios no fueron fáciles, pero ya llevo muchos años entrenando normal y la verdad que últimamente no me falta de nada”, declaró la andaluza, cuyo novio, el italiano Andrea Vianello, es el ‘skiman’ -preparados de esquís- de la eslovena Tina Maze, líder destacada de la Copa del Mundo y gran triunfadora de esta temporada.

“Estoy muy contenta. Sobre todo porque nunca me rendí. Son muchos años de sacrificios, de que no salgan las cosas. Este año, las cosas cambiaron. Y mejoramos. Sigo con mi entrenador (el escocés Mark Tilston), tengo un nuevo ‘skiman’ (el francés Pascal Lemoine) y me he adscrito al equipo francés. Pero nunca sabes si los cambios van a dar sus frutos. Pero al final los han dado”, declaró Carolina.

“Estaba contenta desde el verano con todo esto. Te motivas cuando ves que llegan los primeros resultados. Sigues trabajando más y mejor. Y, al final, llegan los premios”, afirmó la esquiadora de Sierra Nevada.

“Hoy he ganado. Pero esto no es sólo el fruto del trabajo de este año o del anterior. Son quince años de trabajo”, declaró a Efe Carolina, que en 2000 había logrado su otro podio en la Copa del Mundo (fue segunda) en el gigante de Sestriere (Italia) y que en su palmarés presenta, también en esa disciplina, una medalla de plata y otra de bronce en los mundiales júnior de Stoneham 2000 (Canadá) y Verbier’01 (Suiza), respectivamente.

“Me emocioné mucho en línea de meta, me acordé de mucha gente”, comentó la flamante ganadora. “De mis padres, de mi novio… de mi equipo, que es pequeño. Lo integran Mark y Pascal. Pero es grande, porque estamos con las francesas. Hay mucha gente que ha trabajado conmigo. Alguno se colgará las medallas, pero los que son realmente importantes saben que es de ellos de quienes me acordé”, dijo.

“Esta victoria no quiere decir que a partir de ahora vayamos a ganar todas las carreras. No hay que dar nunca nada por descontado. Tenemos los pies bien puestos en el suelo”, declaró a Efe la campeona española.

“Pero hoy estamos muy contentos. Y lo vamos a celebrar. Por supuesto. Esto hay que celebrarlo a lo grande”, concluyó Carolina Ruiz.

Adrian R. Huber

Redacción deportes, 23 feb (EFE).- El italiano Christof Innerhofer consiguió hoy en la estación alemana de Garmisch Pertenkirchen su tercera victoria de la temporada en un descenso de la Copa del Mundo y la sexta de su carrera deportiva.

Paul de la Cuesta, el único español participante en este descenso, no acabó la prueba.

En una de sus pistas favoritas, donde ha logrado tres medallas mundiales -incluido el título en supergigante, hace 2 años-, Innerhofer, con un tiempo de 1:37.83, se impuso hoy por 12 centésimas a Georg Streiberger, el primero de los seis austríacos que se clasificaron entre los doce mejores.

“Es un placer volver a estar aquí. Es como mi segunda casa. Era importante demostrar que sigo siendo tan bueno como hace dos años, cuando gané el título mundial aquí”, declaró Innerhofer.

El austríaco Klaus Kroell, a 16 centésimas del ganador, completó el podio, seguido de su compatriota Hannes Reichelt y del noruego Aksel Lund Svindal, actual campeón del mundo.

— Descenso de Garmisch Partenkirchen

.1. Christof Innerhofer (ITA) 1:37.83

.2. Georg Streitberger (AUT) 1:37.95

.3. Klaus Kroell (AUT) 1:37.99

.4. Hannes Reichelt (AUT) 1:38.19

.5. Aksel Lund Svindal (NOR) 1:38.30

.6. Werner Heel (ITA) 1:38.32

.7. Andrej Sporn (SLO) 1:38.33

.8. Dominik Paris (ITA) 1:38.49

.9. Josef Ferstl (GER) 1:38.53

10. Johannes Kroell (AUT) 1:38.67

+ Paul de la Cuesta (ESP) No terminó

– Copa del Mundo Descenso

.1. Aksel Lund Svindal (NOR) 533 puntos

.2. Klaus Kroell (AUT) 492

.3. Dominik Paris (ITA) 475

.4. Christof Innerhofer (ITA) 403

.5. Hannes Reichelt (AUT) 369

– General Copa del Mundo

.1. Marcel Hirscher (AUT) 1.499 puntos

.2. Aksel Lund Svindal (NOR) 1.421

.3. Ted Ligety (USA) 1.244

.4. Ivica Kostelic (CRO) 894

.5. Alexis Pinturault (FRA) 853.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo