Stern, satisfecho con su gestión y de dejar a Silver en su puesto

Por Publimetro Colombia

Redacción Deportes EEUU, 25 oct (EFE).- El comisionado de la NBA, David Stern, anunció de manera oficial que el 1 de febrero del 2014 dejará el cargo y presentó a su hombre de confianza, Adam Silver, como el recambio y profesional “ideal” para que ocupe su puesto.

Una vez más, Stern, de 70 años, mostró todo el poder que tiene dentro de la organización y no le importó que tuviese que superar cuatro cierres de campo y dos temporadas reducidas por el conflicto laboral, pues al final nadie le cuestiona que ha sido el mejor comisionado en la historia del baloncesto.

Al menos en el apartado de desarrollo económico del deporte y revalorización de las franquicias, los números no dejan ninguna duda.

Cuando Stern llegó al cargo de comisionado en 1984, un equipo normal de la NBA valía 20 millones. La venta de los Warriors de Golden State, el año pasado, se dio por 450 millones de dólares.

Bajo la dirección de Stern, la NBA creció en siete nuevas franquicias y permitió el cambio de sede de otras seis, pero lo más importante ha sido el crecimiento económico de la liga que ha tenido con los contratos de televisión.

Como consecuencia, el incremento del salario promedio de los jugadores pasó de ser de 240.000 dólares, en 1984, a más de cinco millones de dólares, que está establecido actualmente.

De ahí que, nada más conocerse su anuncio, figuras legendarias como Magic Johnson, convertido también en un gran hombre de negocios e inversionista, calificara a Stern como “el mejor comisionado de todos los deportes profesionales”.

Antes de que llegasen las reacciones, Stern comunicó a los dueños sus planes durante la sesión de dos días, y la junta decidió unánimemente que Silver será su sucesor porque tampoco hubo ninguna otra alternativa, dado que era el único candidato.

Silver no dudó tampoco en considerar a Stern como el comisionado más grande de todos los tiempos.

“Vas a ser recordado como el major de todos los tiempos”, destacó Silver, de 50 años, al valorar la figura y la labor de Stern, sentado a su izquierda durante la rueda de prensa celebrada en Nueva York. “La oportunidades que tiene la liga son ilimitadas y todo gracias a la gestión que has realizado”.

Stern ha sido el comisionado que más tiempo ha permanecido en el cargo, y entre sus logros, estableció la marca de la liga en todo el mundo, fomentó la expansión y estableció la WNBA, la liga femenina, además de ser el responsable de permitir que las estrellas de la NBA llegasen al equipo olímpico de Estados Unidos desde los Juegos de Barcelona 92.

Un logro, que será revisado de cara a los próximos Juegos Olímpicos de Brasil 2016, ante las reticencias que han surgido por parte de los dueños de los equipos que pagan grandes contratos a sus estrellas y corren el riesgo de lesionarse en las competiciones que realizan con el equipo nacional.

Stern dijo que decidió sobre su futuro seis meses atrás, después de haber superado el último conflicto laboral que costó perder toda la pasada pretemporada y un tercio de la competición regular.

Sin embargo, una vez superado el conflicto con la firma de un convenio por diez años con posibilidad de revisión a los seis, Stern dijo que la liga está en un gran momento y que tiene confianza en Silver, quien ha estado como número su hombre de confianza desde el 2006.

“No sé qué más decir que no sea recitar lo que le dije a los dueños ayer en la sesión ejecutiva”, comentó Stern. “Les dije que ha sido una gran trayectoria, que continuará por otros quince meses, que la liga está, pienso yo, en excelentes condiciones”.

Stern dejó entrever en diciembre, cuando el nuevo convenio colectivo fue anunciado, que éste sería su última negociación laboral antes de irse.

“Este es un convenio de diez años, que podría reabrirse en seis”, dijo Stern en ese momento, explicando que los dueños o el sindicato de jugadores pueden ejercer la opción después de seis años. “No planifico estar aquí de seguro cuando se cumplan los 10 años y probablemente tampoco en el sexto”.

Stern reiteró que se encontraba en perfectas condiciones y que su decisión de irse estaba sólo motivada porque la vida tenía ciclos, había cumplido uno y deseaba hacer cosas nuevas.

“Me siento muy bien, estoy disfrutando de mi trabajo, pero estoy con ganas de hacer otras cosas”, manifestó Stern, que se mostró feliz por la manera como inclusive se va a realizar toda la transición. “Para mí ha sido una gran carrera, que continuará los próximos 15 meses”.

Durante la reunión de gobernadores de la NBA en la que se dio a conocer la marcha de Stern y el nombramiento de Silver como su sucesor, también se aprobó la venta de los Grizzlies de Memphis al nuevo grupo de inversionistas encabezados por el empresario californiano Robert Pera.

El pasado junio, Pera había llegado también a un acuerdo con el dueño de los Grizzlies, Michael Heisley, para conseguir la compra del equipo después que formó un grupo de inversionistas que incluyen a empresas de Memphis y atletas con lazos con el estado de Tennessee entre las que se incluyen el mariscal de campo Peyton Manning y el exjugador de la NBA, Anfernee ‘Penny’ Hardaway.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo