Felix Baumgartner: ‘solo uno me vio llorar’

El austriaco rompió récords por el salto más alto y más rápido. Millones de personas vieron su salto que desafiaba la muerte. METRO habló con él después de su regreso al planeta Tierra.

Por Publimetro Colombia

¿Fue capaz de mantener la calma o hubo momentos en los que la estaba perdiendo?

No estaba tranquilo, porque cuando se viaja a una velocidad supersónica ¿cómo puedes estar tranquilo? Pero nunca pensé “la perdí”. Estaba constantemente solucionando problemas. Sabía que iba a dar muchas vueltas, sabía que iba a ser difícil, pero estaba constantemente trabajando en ello, utilizando todos mis conocimientos y experiencia de paracaidismo y una vez paré de girar, no volví a perder el control de nuevo. Estaba en alerta máxima, tienes 50 segundos para detener el giro, uno sabe que está viajando a una velocidad supersónica y uno sabe que el mundo entero está mirando. No estás tranquilo, estás en llamas, pero estoy acostumbrado a estar en el fuego y mantener la cabeza fría. Mi mayor frecuencia cardiaca estaba saliendo de la cápsula.

¿Qué recuerdos se quedarán con usted?

No tengo muchos, pero uno que siempre me hace llorar fue cuando estaba volviendo en el helicóptero, porque tendré esa imagen durante muchos años. Sé que eso iba a pasar si todo salía bien, la imagen de todos viajando en helicóptero, con mis amigos, familia y novia. Esa imagen estaba en mi mente durante muchos años, la necesitaba para darme ánimos cuando las cosas no salían bien. Cuando finalmente se convirtió en una realidad, fue un momento maravilloso que aún tengo en mi mente. Solo el ingeniero Mike Todd me vio llorar.

¿Qué se siente ser una celebridad?

Una cosa es ser reconocido por verdaderos fans que quieren autógrafos, siempre estaré dispuesto a hacerlo porque aprecio mucho a mis admiradores. Pero si siempre son los mismos que quieren que firme autógrafos cuando sé que van a terminar subastados en eBay, esos no son verdaderos fans y eso no es agradable. Para los verdaderos admiradores siempre tendré tiempo, mientras que los que comercializan mis autógrafos me llevan buscando dos días.

¿Qué aprendió de esto?

Aprovechar el momento. Andy Walshe, director de performance en Red Bull Stratos, me enseñó eso. Él ha trabajado con atletas olímpicos que se preparan para un solo momento durante 15 años, pero tal vez nunca lo logren. Por eso lo que importa es disfrutar todo momento, el ejercicio y el sudor. Aproveché cada éxito que tuve. Lo di todo y fui feliz cuando tuve éxito.

MWN

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo