Un Tour montañoso para celebrar las cien ediciones y olvidar a Armstrong

Por Publimetro Colombia

París, 24 oct (EFE).- El Tour de Francia de 2013 lo ganará un escalador o un ciclista que se defienda bien en montaña, si atendemos al recorrido presentado hoy por los organizadores que han querido dar una dimensión particular a la centésima edición de la carrera para mirar al futuro para olvidar la era de Armstrong.

El tejano, que hasta el pasado lunes era el plusmarquista de victorias en la ronda gala, antes de que su implicación en el dopaje le desposeyera de sus siete victorias entre 1999 y 2005, hubiera visto con malos ojos el recorrido del próximo Tour, porque la contrarreloj, su especialidad, tiene menos peso que la montaña.

Pero no es por eso que los organizadores han presentado un Tour para escaladores, si no para huir del aburrimiento de la pasada edición, dominada por un ex “pistard” como Bradley Wiggins, que se impuso sin apenas batalla, asentado en su hegemonía en la lucha contra el crono.

Todo ha sido ideado para que no se repita ese esquema en un Tour que partirá el 29 de junio de Córcega, el último territorio galo que faltaba por conquistar al Tour, y que se desarrollará totalmente por Francia, algo que no sucedía desde que en 2003 el Tour celebró los cien años de su primera edición.

Incluso se han reducido los kilómetros cronometrados previstos inicialmente y se ha situado la última crono a cuatro días del final, para dejar que la montaña sea el auténtico juez de la carrera.

Una configuración que agrada a Alberto Contador y a Chris Froome, que vio como Wiggins le dejaba la responsabilidad y le señalaba como el jefe de filas del Sky.

Con seis etapas de montaña, cuatro llegadas en alto y el ascenso a 28 puertos, algunos míticos como el Alpe d’Huez, que se subirá dos veces en la misma jornada, a cuatro días del final de París, el Tour quiere dejar atrás la anodina edición del año pasado y recuperar la explosividad de 2011, convertida para los organizadores, en la referencia de los últimos años.

De los 3-360 kilómetros totales, apenas 65 son contra el crono, repartidos en dos etapas, una de ellas montañosa, “la más dura” que ha preparado el responsable del recorrido, Jean-Françios Pescheux.

En total habrá un tercio menos de crono que el año pasado, a los que se ha sumado una contrarreloj por equipos de 25 kilómetros.

La montaña cobra peso y será la protagonista de las tres últimas etapas, antes de llegar a París, que concentran la mayor dureza de la edición, algo que nunca antes había vivido la carrera.

El Tour comenzará el 29 de junio en Córcega, el último terreno no conquistado por el Tour y por primera vez desde 1952 se abrirá con una etapa totalmente llana, lo que permitirá a un sprinter vestirse con el primer maillot amarillo.

Pero las dos siguientes, disputadas también en la isla mediterránea, serán escarpadas y comenzarán a perfilar los contornos de la general.

Nada más aterrizar en el continente, el pelotón afrontará la contrarreloj por equipos en la costa mediterránea de Niza y, posteriormente, tres etapas de transición llevarán a los ciclistas hasta los Pirineos.

Menos duro este año, el macizo pirenaico cuenta con dos citas, una de ellas con final en alto, en Ax 3 Domaines, y otra con cinco coles míticos pero con la meta en descenso.

La primera jornada de descanso, el traslado al noreste del país, hasta Saint-Nazaire, y otra etapa de transición desembocarán en la primera contrarreloj individual, 33 kilómetros totalmente llanos en el Mont Saint-Michel, único momento verdadero para los especialistas en esa disciplina de todo el Tour.

Otras tres jornadas más tranquilas jalonarán Francia de noroeste a sureste para desembocar en las faldas del Ventoux, situado al final de la etapa más larga de la edición, 242 kilómetros totalmente planos hasta encontrar la pared de 20,8 kilómetros con un desnivel del 7,5 % del mítico monte y su paisaje lunar.

Una nueva jornada de reposo y otra de transición precederán a la segunda contrarreloj, esta vez muy dura, 32 kilómetros con final en Chorges, en las faldas alpinas y con dos ascensos y descensos, sin un kilómetro llano que permita a los especialistas rendir en plenitud.

Aun queda la traca final de los Alpes, que comienza con una larga etapa y dos ascensos al Alpe d’Huez, otra etapa con cinco duros puertos y final en Le Grand-Bornand y la guinda del pastel con meta en la cima inédita de Semnoz, un puerto de categoría especial con 10,7 kilómetros y una pendiente del 8,5 %.

Faltará el paseo final por los Campos Elíseos, que los organizadores han programado algo más tarde que de costumbre, para ver al pelotón entrar en París al atardecer y al ganador, vestido de amarillo en lo alto del podio, cuando el sol ya se haya ocultado. Como si, con ese símbolo, el Tour quisiera dejar atrás una etapa oscura y volver a brillar en la senda de la ciudad de la luz.

Redacción deportes, 24 oct (EFE).- El español Alejandro Valverde, segundo clasificado en la Vuelta a España 2012, dijo que le gusta el recorrido del Tour de Francia que hoy fue presentado en París y que espera “que depare algo bonito”.

Valverde, que se encuentra de viaje de luna de miel, se pronunció en su cuenta de twitter sobre las 21 etapas que forman la centésima edición del Tour.

“He visto el recorrido del Tour y me gusta. Espero que nos depare algo bonito”, señaló el ciclista murciano.

París, 24 oct (EFE).- El Tour de 2013, la centésima edición de la ronda gala, será para escaladores, con 28 puertos, seis etapas de montaña, cuatro llegadas en alto y cinco accidentadas y con una reducción de los kilómetros de contrarreloj individual, según el recorrido presentado hoy por los organizadores.

En contra de la edición pasada, dominada por un “expistard” como Bradley Wiggins, el próximo Tour, que comenzará el 29 de junio en Córcega, se ganará cuesta arriba y contará con citas míticas como el ascenso al Mont Ventoux o dos subidas el mismo día al Alpe d’Huez.

Los especialistas en la lucha contra el crono tendrán 65 kilómetros, la mitad de ellos entre montañas, lejos de los 90 kilómetros casi llanos de la pasada edición.

A ellos hay que sumar otros 25 kilómetros cronometrados por equipos.

Por primera vez desde 1966, la primera etapa será totalmente llana, lo que permitirá a un sprinter enfundarse el primer jersey amarillo.

Seguirán otras dos jornadas escarpadas en las montañas corsas antes de aterrizar en el continente, con la contrarreloj por equipos en la ribera marina de Niza.

Tres etapas de transición llevarán al pelotón hasta los Pirineos, que contarán con dos jornadas, una de ellas con final en la estación de Ax 3 Domaines y la otra, con final en bajada y cinco de los míticos puertos de la carrera.

El pelotón se trasladará al noroeste del país para disfrutar del primer día de descanso y, tras una jornada llana, la primera cronometrada individual, 33 kilómetros planos en el entorno del Mont Saint-Michel.

Tres jornadas de transición dejarán a los ciclistas en las faldas del Mont Ventoux, culminación de la etapa del festivo 14 de julio, una larga etapa de 242 kilómetros, totalmente planos, hasta que aparezca el paisaje lunar de la mítica montaña de 20,8 kilómetros al 7,5 % de desnivel.

Tras el segundo descanso y otra jornada de transición desembocarán en la segunda contrarreloj individual, por primera vez a cuatro días del paseo por los Campos Elíseos. En esta ocasión, 32 kilómetros muy escarpados. “La contrarreloj más dura que he preparado”, afirma el director de la competición, Jean-François Pescheux.

Faltará todavía la traca final alpina, la más fuerte en esta edición. Comenzarán con un doble ascenso al Alpe d’Huez, seguirá otra etapa con final en bajada en Le Grand-Bornand, tras haber ascendido cinco duros puertos, y la víspera del final con una etapa que concluirá en el inédito Semnoz, 10,7 kilómetros con una pendiente media del 8,5 %.

La fiesta del centésimo Tour se acabará con el tradicional paseo por los Campos Elíseos, en esta ocasión al atardecer, para que el ganador suba al podium cuando el sol ya haya caído y la ciudad de la luz resplandezca en la oscuridad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo