James asegura que "es el día más feliz" de su vida

Por Publimetro Colombia

Miami (EEUU), 22 jun (EFE).- El alero LeBron James, proclamado como nuevo campeón de la NBA junto a su equipo de los Heat de Miami tras vencer a los Thunder de Oklahoma City por 121-106 en el quinto partido de las Finales, dijo que no podía describir lo que sentía.

“Lo único que puedo decir es que es el día más feliz de mi vida”, declaró James al presentarse ante los periodistas después de haber concluido el partido y toda la celebración especial al ser también nombrado Jugador Más Valioso (MVP) de las Finales. “Es un sueño hecho realidad”.

James, de 27 años, que logró un triple-doble de 26 puntos, 13 asistencias, 11 rebotes y dos tapones, quinto jugador desde 1985 que lo logra en el partido decisivo, reconoció que el título era la culminación de un sueño, en todos los sentidos.

“Esto significa todo para mí”, reiteró James. “Tomé una decisión difícil al marcharme de Cleveland, pero entendía cuál era mi futuro… Sabía que tendría un futuro brillante. Este es un sueño convertido en realidad. Definitivamente todo ha dado frutos”.

No había sonreído en todos los playoffs, pero antes que concluyese el partido, mientras los aficionados que llenaban el American Airlines Arena, de Miami, coreaban su nombre como MVP, James comenzó a sonreír con una felicidad especial.

“Lo reconozco ha sido algo único, detrás quedaba todo lo mal que lo pase el año anterior cuando jugué con mucho odio”, destaco James. “Esta temporada lo hice con pasión, humildad y amor al deporte”.

James dijo que había aceptado la presión porque tenía confianza en si mismo y en sus compañeros, sin importarle lo que dijesen del él y de su juego.

“Tal vez alguna cosa de mi decisión al dejar Cleveland no fuese la mejor, pero me dolido muchísimo que me llamasen egoísta, algo que jamás he sido, siempre pienso en los demás y en el equipo por encima de todo”, señaló James. “No tengo porqué hablar de lo que hago fuera del campo, pero para mis las personas son muy importantes”.

James dijo que lo habían llamado de todo, lo habían crucificado, como si hubiese cometido un crimen, pero lo único que deseaba era demostrarle a todos los que le habían criticado que estaban equivocados.

“Mostré cierta inmadurez y en la Finales del año pasado no respondí en los momentos decisivos, pero la experiencia y el haber perdido el título me puso en mi sitio” admitió James. “Tomé una decisión difícil al irme de Cleveland, pero sabía que teníamos un gran futuro en Miami”.

James dijo que todo el equipo había realizado un esfuerzo excepcional durante la competición de la fase final, en la que estuvieron al borde del abismo de la eliminación, como les sucedió con las series que disputaron ante los Pacers de Indiana y especialmente las finales de la Conferencia Este frente a los Celtics.

“Tengo que reconocer que el esfuerzo que hice en el sexto partido que ganamos en Boston fue el mayor que he realizado como profesional”, recordó James, que al concluirlo había anotado 45 puntos empató la eliminatoria a 3-3 y forzó el séptimo y definitivo. “Ha sido un recorrido increíble”.

James alabó el trabajo de todos los compañeros, pero en especial a jugadores como Mike Miller, Shane Battier y Mario Chalmers, que surgieron en los momentos claves para darles a los “Big Three” la ayuda que necesitaban.

“Sin ellos tampoco podríamos estar celebrando este título de campeones, su aportación fue decisiva y clave”, reconoció James, que concluyó la serie con promedios de 28,6 puntos; 10,2 rebotes y 7,4 asistencias. “Lo más hermoso es que al final todo el esfuerzo que hicimos tuvo la recompensa del título que deseábamos conseguir”.

Miami (EEUU), 22 jun (EFE).- El alero Kevin Durant, la gran estrella de los Thunder de Oklahoma City, no pudo ocultar su decepción y frustración tras perder el quinto partido de las Finales de la NBA ante los Heat de Miami por 121-106 y quedarse sin el título de campeones.

“La verdad que duele mucho la manera como hemos perdido”, declaró James, que volvió a ser el mejor de su equipo al conseguir un doble-doble de 32 puntos y 11 rebotes. “Todos somos como hermanos dentro del equipo y duele de verdad ver como hemos perdido”.

Durant reconoció que tal vez el equipo se sintió demasiado confiado después de haber llegado a las Finales tras eliminar a un equipo como los Spurs de San Antonio, que eran los grandes favoritos.

“Conseguimos el sueño de estar en las Finales, algo que era único para todos nosotros, pero no deseamos llegar a las mismas para luego perder de esta manera”, destacó Durant. “Desafortunadamente perdimos y es difícil de asimilar”.

Durant reconoció que los Heat como equipo y su amigo LeBron James habían realizado un gran baloncesto durante toda la serie y se merecieron el título.

“Ellos fueron al final mejores que nosotros y debemos felicitarles porque se merecieron ganar”, señaló Durant. “Debemos aprender de la experiencia y pensar de cara al futuro para hacer mejor las cosas”.

Durant reiteró que antes del quinto partido tenían la esperanza que podían forzar el sexto, pero los Heat tuvieron un gran acierto encestador y además surgió la figura del escolta reserva Mike Miller que les dio una ayuda excepcional.

“James jugó muy bien como todo el equipo de los Heat, pero el que más daño nos hizo fue Miller con sus triples”, valoró Durant. “Ahora ya debemos pensar en descansar y sentirnos satisfechos que logramos ya estar en las Finales, el próximo paso será ganarlas”.

Miami (EEUU), 22 jun (EFE).- El entrenador de los Heat de Miami, Erik Spoelstra, se mostró “feliz” por el título de la NBA que consiguió su equipo después de vencer 121-106 a los Thunder de Oklahoma City en el quinto partido de las Finales y reconoció que la aportación del escolta Mike Miller fue decisiva.

“No sólo por los 23 puntos que nos dio sino por la manera como lo hizo y la sangre fría que mostró en todo momento con los triples. Miller de alguna manera simbolizó el gran esfuerzo de equipo que hicimos durante todo el año”, declaró Spoelstra.

Spoelstra, que dijo estar agradecido por la entrega de cada uno de los jugadores, también destacó el gran apoyo y la paciencia que habían tenido de los aficionados, que siempre confiaron en ellos.

“Sabíamos que trabajábamos en la dirección correcta, que iniciamos un proyecto con el objetivo de conseguir el título que esta noche ganamos”, destacó Spoelstra.

“Ha sido una temporada muy dura, muy complicada, con todo tipo de adversidades, pero al final salimos adelante”, añadió.

Spoelstra admitió que la clave de la serie estuvo en el segundo partido cuando lograron la victoria en Oklahoma City.

“Esta noche fue la culminación de nuestro mejor baloncesto como equipo, todo nos salió como queríamos, hicimos una gran defensa y nuestro ataque estuvo imparable, el marcador no fue el resultado del mal juego de los Thunder sino de nuestra gran labor”, señaló.

Spoelstra se une así al legendario Pat Riley como los dos únicos entrenadores de los Heat que lograron 34 triunfos en la fase final.

Riley, actual presidente de los Heat y responsable de que el alero LeBron James llegase al sur de la Florida para formar los “Big Three”, también vivió una noche especial porque vio como su proyecto dio los primeros frutos al conseguir el segundo título de campeones en la historia del equipo.

“Construimos un proyecto a largo plazo y esperamos estar presentes por un tiempo”, destacó Riley, que logró el octavo título de liga como jugador, entrenador y directivo, algo que nadie más que él ha conseguido en la historia de la NBA. “Ha sido una noche memorable”.

Por su parte, el entrenador de los Thunder, Scott Brooks, reconoció que los Heat realizaron una gran serie y aunque su equipo luchó, al final no pudo lograr el sueño de conseguir el título.

“Antes que nada debo decir que estoy orgulloso de como lucharon todos los jugadores del equipo, pero al final ellos fueron mejores, hicieron un gran baloncesto y tenemos que felicitarles por el triunfo”, declaró Brooks.

Brooks dijo que el ataque de los Heat estuvo imparable desde el inicio del partido y especialmente cuanto el escolta Mike Miller comenzó a encestar los triples.

“Nos rompió nuestra defensa, no tuvimos opción de reaccionar y ahí estuvo una de las claves de la derrota. Es cierto que nosotros no estuvimos inspirados en el ataque, pero creo que esta noche cualquier cosa que hiciésemos ante la inspiración de LeBron (James) y todo el equipo de Miami, no hubiera cambiado muchos las cosas”, argumentó.

“Pienso que ahora nuestros jugadores se sienten frustrados con la derrota, pero cuando analicemos hasta donde llegamos en tan poco tiempo seguro que tendrán otra perspectiva de cara al futuro”, agregó Brooks.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo