[Un tipo de datos] Santa Fe y su idilio con el gol

Por Alfredo Yacelga Abreo, @AlfredoYacelga

Por Publimetro Colombia

Santa Fe atraviesa una buena racha anotadora, de hecho es la segunda mejor de su historia desde que se implementaron los torneos semestrales en el 2002. Gracias al gran aporte del boliviano Diego Cabrera y del argentino Ómar Pérez, el cuadro cardenal lleva 32 goles en 20 partidos, que le dan un promedio de 1,60 por juego, un registro que solo es superado por el 1,89 de la Copa Mustang II-2006 cuando marcó 34 en 18 juegos. Teniendo en cuenta que no es muy común que los rojos tengan un elevado promedio anotador vale la pena dar detalles de este momento de romance entre Santa Fe y el gol, algo que una vez más llena de ilusión a la afición cardenal.

Comenzamos por decir que los extranjeros Cabrera y Pérez son los máximos anotadores rojos en este campeonato. Ambos tienen ocho goles, lo que significa que entre los dos poseen el 50 por ciento de la producción anotadora albirroja. Aunque todos valen igual, cabe anotar que cuatro de los ocho tantos de Pérez fueron de penalti y que el argentino lleva 1.568 minutos jugados, frente a 1.010 del boliviano. Sin embargo, es muy loable lo de Pérez ya que es mediocampista, mientras que Cabrera, como delantero, tiene la obligación de anotar.

Los otros 16 goles se dividen así: Copete lleva cuatro, Bedoya y Cardona tienen de a tres cada uno, mientras que con una anotación aparecen Acosta, Anchico, Meza, Otálvaro, Roa y Rodas. En cuanto a posiciones, los delanteros llevan 13 (40%), los centrocampistas tienen 16 (50%) y los defensores han marcado tres (10%).

Cabrera, que lleva tres dobletes en el año y acumula tres goles de forma consecutiva, anotó cinco de sus ocho goles con el pie derecho, uno con el izquierdo y dos de cabeza;   dos tantos en el primer tiempo, seis en el segundo; tres fueron como local y cinco en condición de visitante. Todos sus goles   fueron dentro del área y uno solo nació de una pelota quieta (un tiro de esquina). Además, en los cinco juegos en los que marcó Santa Fe no perdió, pues obtuvo tres victorias y dos empates (le ha dado 11 puntos al cuadro rojo).

Sin duda, ha sido un semestre dulce para el ataque santafereño que después de cuatro años volvió a marcar cinco goles en un encuentro, en la goleada 5-0 al Real Cartagena. La victoria más reciente por ese marcador había sido en el 2008 frente al Nacional. Este año el rojo también vapuleó 4-0 al Huila, un marcador que no lograba desde el 5 de agosto de 2006 (también contra Nacional en El Campín).

Es importante anotar que de esos 32 goles que lleva en el torneo Santa Fe ha marcado 27 en Bogotá y solo cinco fuera de la capital: 20 los marcó como local en El Campín, cuatro como visitante en el mismo escenario, en el clásico frente a Millonarios, y tres los consiguió frente a Equidad en dos partidos en el estadio de Techo. Cuando el equipo de Wilson Gutiérrez salió de la ciudad solo pudo marcarle dos veces al Once Caldas en Manizales, y de a uno en sus respectivas visitas a Pasto, Medellín y Tolima.

La propuesta ofensiva del equipo de Gutiérrez se evidencia cuando vemos que Santa Fe abrió el marcador en 11 de los 20 partidos que lleva hasta hoy y en ocho de esos duelos se quedó con los tres puntos. Además, el cuadro capitalino pudo igualar el encuentro en seis de los nueve juegos en los que arrancó en desventaja.

Finalmente, un último dato representativo de los goles cardenales, es que en su mayoría llegan en los segundos tiempos: 22 celebraciones rojas (69%) fueron en el segundo episodio en 13 de los 20 partidos que disputó. El momento más importante para el gol rojo es en el segundo cuarto de la etapa complementaria (entre el minuto 61 y el 75) en el que marcó 10 de esos 22 goles. En el arranque de los encuentros (del minuto 46 al 60) anotó seis veces, la misma cifra que consiguió al final de los juegos (entre el minuto 76 y el 90).

El gol es el primer objetivo en el fútbol, el que lleva a la victoria o a rescatar empates en los partidos, resultados que a la postre dan títulos. Juntando todo eso, podemos decir que Santa Fe va por el camino correcto. Al menos los números así lo indican.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo