La policía británica investiga la supuesta agresión de Nalbandian en Queens

Por Publimetro Colombia

Londres, 18 jun (EFE).- La policía británica investiga una denuncia por supuesta agresión interpuesta contra el tenista argentino David Nalbandian, que ayer propinó una patada a un cartel publicitario durante la final de Queens por la que resultó herido un juez de línea, informa hoy la cadena británica BBC.

Nalbandian fue descalificado del torneo londinense cuando había ganado el primer set de la final por 7-6(3) y perdía el segundo por 4-3, momento en el golpeó la base de la silla donde estaba sentado el juez de línea Andrew McDougall, tras ver cómo el croata Mari Cilic rompía su servicio.

McDougall acabó con la pierna sangrando tras la arremetida del tenista, de 30 años y número 39 del mundo, que fue descalificado por comportamiento “antideportivo”.

La organización del torneo de Queens, preparatorio para Wimbledon, que comienza el próximo 25 de julio, anunció que retirará al argentino el premio de 36.500 libras (44.945 euros) reservado para el finalista de Queens y que podría imponer al tenista una multa adicional de 6.400 libras (7.800 euros).

A pesar del incidente, Nalbandian mostró su deseo de comparecer de nuevo el año próximo en el torneo sobre hierba: “Esto no significa que no vaya a volver. Me siento realmente bien en este torneo, el director del campeonato me trata muy bien y me gusta”, señaló el tenista.

“Esta es una situación mala para todo el mundo y pido disculpas por ello, pero no quiere decir nada de cara al próximo año”, dijo el cordobés, que justificó su actitud sobre le pista por la “frustración” que sintió en un momento del partido.

“Lo siento mucho por el juez. No quería hacer eso, pero a veces te enfadas. A veces no puedes controlarlo y pasan ese tipo de cosas. Cuando le di la patada al plafón no quería hacerlo con tanta fuerza” explicó Nalbandian, que ya fue multado en enero de este año, en el Abierto de Australia, por arrojar agua sobre un empleado del torneo.

El director de Queens, Chris Kermode, opinó por su parte que hay que “perdonar” al tenista argentino y “seguir adelante”.

“A veces se cometen errores. Él no quería hacer eso y sería absurdo decir que (Nalbandian) no será bienvenido aquí el próximo año. Durante esta semana ha jugado fenomenal y al público le entusiasma su tenis”, señaló Kermode.

Madrid, 18 jun (EFE).-El tenista argentino David Nabaldián parece empeñado en unirse a la lista de los jugadores “rebeldes” que han marcado la historia de este deporte con su comportamiento agresivo en las canchas.

En la lista de los sancionados alguna vez por incidentes serios, aparecen, entre otros, John McEnroe, sin duda el número uno del “mal genio”, Andre Agassi, Gustavo Kuerten, Marcelo Ríos, Félix Mantilla, Daniel “El Loco” Köllerer, Stefan Koubek, Jim Courier y Guillermo Pérez Roldán.

Agobiados por los nervios o por su carácter violento, los “rebeldes” han vulnerado el código de conducta de la ATP con incidentes que van desde el lanzamiento de la raqueta al suelo o contra los jueces, agresiones, insultos racistas, burlas, improperios y obscenidades y reiteradas protestas.

Nalbandian se adhirió a la lista el domingo cuando fue descalificado por propinar una patada a la peana de la silla en la que estaba sentado un juez de línea, en el transcurso de la final del torneo de Queen’s (Londres) contra el croata Marin Cilic.

El tenista argentino, que ganó el primer set por 7-6 (3) y que perdía el segundo por 4-3, mostró su malestar al perder su saque, fue hacia la banda y lanzó una patada a la base de la silla de un juez. Rompió la plataforma y de manera involuntaria causó una herida en una pierna al juez de línea Andrew McDougall.

La organización descalificó a Nabaldián, en su segunda final en hierba tras la de Wimbledon hace 10 años, y otorgó el título a Cilic.

En su página web, Nabaldián, de 30 años y con 12 títulos en su palmarés, pidió disculpas por el “lamentable suceso” y aseguró que “nunca” tuvo intención de golpear al juez. “Fue una desafortunada reacción en la que quise desahogarme por la perdida de un punto”.

Queen’s no fue el primer torneo en el que el tenista cordobés sufría una sanción. Le ocurrió en las semifinales júnior de Wimbledon en 1999, al ser descalificado por llegar tarde a su partido contra Jurgen Melzer. Se resarció ganando el título de dobles con su compatriota Guillermo Coria.

En el torneo ATP de Viña del Mar (Chile), en febrero de 2002, el tenista argentino, hincha acérrimo de River Plate, fue descalificado en el primer set de su duelo de cuartos con el brasileño Flavio Saretta por increpar duramente al juez de línea. Ganaba 4-3.

“Por transgresión del código y protestas reiteradas, señor McEnroe (John), juego, set y partido”. El gran tenista estadounidense, con 77 títulos individuales ATP, oyó estas palabras más de una vez en su vida profesional. El “Niño Malo”, que lideró la clasificación mundial durante 170 semanas, era incapaz de contener su genio cuando las cosas no salían como pretendía.

Su primera descalificación, y primera del circuito ATP tras la implantación de un nuevo código de conducta, le llegó el 21 de enero de 1990 en el Abierto de Australia, en el partido contra el sueco Mikael Pernfors.

Los problemas empezaron en el segundo set, que perdió. Arrojó bolas fuera de la pista, increpó a un juez de línea, discutió con el de silla, rompió la raqueta y grito “ese niño tiene hambre” a los padres de un pequeño que lloraba en las gradas.

McEnroe se justificó asegurando que desconocía las nuevas reglas y creía estar con las antiguas (tres avisos antes de la eliminación). “Es la primera vez que me descalifican en un torneo de esta categoría. Estoy absolutamente sorprendido”, dijo.

El australiano John Newcombe, ganador de numerosos torneos del Grand Slam, escribió algo que muchos pensaban: “Todos, incluido el propio McEnroe, hubieran ganado más si esta descalificación se hubiera producido hace diez años”.

Cuatro años atrás, McEnroe fue multado por gritar a su rival en un partido de exhibición en México “crees que puedes ganar porque tienes a una banda de mexicanos que te apoyan”· Y en 1981, durante la final de Wimbledon en la que destronó al sueco Bjonr Bog, le cayó otra multa por calificar al juez de silla Ted James de “basura del mundo”.

Otro gran astro estadounidense, Andre Agassi, también se dejó dominar por los malos modos, que le costaron la expulsión del torneo de Indianapolis de agosto de 1996 por lanzar bolas contra el público e insultar al árbitro, y la descalificación en el de San José por proferir obscenidades e insultar al juez de línea.

“Fue una mala decisión por mi parte, pero la hice en el calor de la batalla”, dijo Agassi, que había ganado el primer set a su compatriota Cecil Mamiit y perdía 4-0 en el desempate del segundo.

La eliminación del estadounidense Jeff Tarango en Wimbledon 1995 por insultar al juez de silla tuvo una secuela inesperada: la esposa del jugador abofeteó al árbitro Bruno Rebeuh, al que el tenista había acusado de corrupción.

El chileno Marcelo Ríos también se ganó una fama de rebelde, con escándalos dentro y fuera de la pista. Se llevaba mal con los jueces y en julio de 2000 fue descalificado por insultar a uno de ellos en el torneo de Los Ángeles.

Londres, 18 jun (EFE).- La Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) multó hoy con 8.000 libras (casi 10.000 euros) al argentino David Nalbandian por su patada a un cartel publicitario por la que resultó herido un juez de línea durante la disputa de la final del torneo de Queens.

El máximo organismo del tenis mundial confirmó también que retirará las 36.500 libras (44.945 euros) reservadas al finalista del torneo londinense junto a los puntos ATP que había sumado en Londres por su “conducta antideportiva” en la final.

Nalbandián fue descalificado de la final del campeonato de Queens disputado ayer, domingo, cuando había ganado el primer set por 7-6(3) y perdía el segundo por 4-3, momento en el que, tras ver como su rival, el croata Marin Cilic, cabeza de serie número seis, le rompía el servicio, golpeó la base de la silla donde estaba sentado un juez de silla, Andrew McDougall.

Después del golpe del cordobés, cabeza de serie número once en Queens y número treinta y nueve en la clasificación mundial de la ATP, McDougall acabó con la pierna ensangrentada, lo que le sirvió al tenista la descalificación de la final por comportamiento “antideportivo”.

Tras el incidente, Nalbandian aseguró en su página web sentirse “apenado y arrepentido por la patada que involuntariamente lastimó al juez de línea” y que “nunca” tuvo intención de golpearlo.

La ATP aseguró también que el tenista argentino no será suspendido por el incidente, por lo que podrá participar en el torneo de Wimbledon, que se disputará en el All England Tennis Club de Londres desde el 25 de junio hasta el próximo 8 de julio.

“Puedo confirmar que David está centrado en disputar Wimbledon”, declaró hoy Bernardo Ballero, agente del tenista, a la agencia de prensa local Press Association.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo