2-1. El Bayern fulmina en la tanda de penaltis el sueño de la "décima"

Por Publimetro Colombia

Madrid, 25 abr (EFE).- El Bayern de Múnich se llevó en la tanda de penaltis el sueño de la ‘décima’ Copa de Europa del madridismo, tras un duelo épico convertido en clásico europeo en el que el conjunto alemán demostró porque es la bestia negra de un Real Madrid, que tras ganar 2-1 con doblete de Cristiano Ronaldo, acabó llorando por el fallo en los penaltis del portugués, Kaká y Ramos.

Era la primera vez en la historia del estadio Santiago Bernabéu que un partido de la ‘Champions’ acababa en tanda de penaltis. El madridismo agarrado a la figura de su santo, San Casillas, y desolado cuando las dos paradas de su capitán, que igualaban la tanda, acabaron en nada con el disparo a las nubes de Sergio Ramos.

El Bernabéu se transformó en ese estadio de las noches mágicas europeas en uno de esos partidos que marcan la carrera de un futbolista. La imagen de un referente, Juanito, en un fondo. La casta. El ejemplo a seguir en una semifinal con sabor a final. En un duelo rebosante de fútbol en el que el Bayern cumplió su sueño: jugar la final en su estadio, el Allianz Arena.

Degustando la euforia de asestar un golpe definitivo a la Liga en el Camp Nou, saltó el Real Madrid al campo. Empujado por un ambiente que invitaba al miedo escénico. Su salida en tromba se encontraba con una primera ocasión de Khedira, tras internada de Di María que detuvo un nervioso Neuer.

Mientras Arbeloa dejaba su tarjeta de visita a Ribery, consciente de que gran parte de la eliminatoria estaría en su marcaje y el de Marcelo, la única novedad de Mourinho, sobre Arjen Robben. La dureza inicial fue compartida. El Bayern intentaba frenar la avalancha con faltas tácticas. Lo que menos esperaba ocurrió. Un disparo de Di María lo rechazó Alaba con la mano desde el suelo. Penalti.

Era el momento de Cristiano Ronaldo. Siempre confiado en sus cualidades y con la moral por las nubes tras ganar el pulso a Leo Messi. Después de ver la cara más desdibujada en la eliminación europea del Barcelona, quería la final de Múnich y acercarse al ‘Balón de Oro’. Engañó a Neuer con el cuerpo. Gol.

El premio en la mano en un abrir y cerrar de ojos. Seis minutos y la grada explotaba coreando el nombre del futbolista que guía el rumbo a la ‘Décima’. Pero al Bayern le sobró personalidad. Supo levantarse. Tiene un equipo compacto que se convierte en altamente peligroso cuando el fútbol pasa por sus extremos y cuando Mario Gómez entra en contacto con el balón. Él solo fijó a Pepe y Sergio Ramos. Inquietó en todos sus movimientos.

El sistema de ayudas del Real Madrid comenzó a fallar. Con Arbeloa y Marcelo centrados en Ribery y Robben, la entrada de jugadores de segunda línea no tuvo marcaje. Lo mostró Alaba, que entró con libertad por banda izquierda, para servir en bandeja el gol a Robben. Con todo a favor colocó mal el cuerpo y perdonó un gol cantado. Poco después Mario Gómez enganchaba su primer latigazo que sacó Iker como pudo y Khedira fue providencial rebañando el esférico cuando Ribery se disponía a marcar a puerta vacía.

El castigo no pudo ser más duro para el conjunto alemán. A la siguiente acción el Real Madrid explotaba su pegada. Una transición rápida. La visión de fútbol privilegiada de Mesut Özil y el remate ajustado al palo de Cristiano. Efectividad pura para destrozar definitivamente la leyenda de que el portugués no aparece en las citas importantes.

Dos goles de ventaja y el ambiente a su favor. El Real Madrid aceleraba rumbo a Múnich hasta que cometió los mismos errores que en el Allianz Arena. Reculó metros inconscientemente. Buscó el contragolpe y renunció a la posesión. Su fútbol se redujo a una carrera a lo loco de Di María. Sin que el balón pasase por Xabi Alonso, perdido un día más. Se adueñó de él el Bayern.

Los madridistas se desgastaron corriendo tras la pelota. Con diez jugadores que han disputado la eliminatoria entera y el partido intenso del Camp Nou. El físico a examen ante lo que comenzó a ser una exhibición alemana. Luiz Gustavo enganchaba un testarazo que sacaba de nuevo Khedira, Mario un disparo pegado al palo y el dominio acabó consiguiendo un penalti.

Pepe derribó con claridad a Mario Gómez, que ganó la posición a los centrales. Robben no fallaba en su vuelta a la que fue su casa. Ajustado al palo. Con Casillas adivinando la intención y rozando el balón con su guante derecho. La eliminatoria estaba igualada. El Real Madrid había desaparecido del campo. Nervioso y sin pausa.

Solo una acción aislada con la brillantez en la que se ha instalado Benzema pudo dar el tercero al equipo de Mourinho. Escorado dibujó un disparo con rosca que rozó la escuadra. Era un espejismo. El Bayern se jugaba todo a una carta. Su equipo descansó en una Bundesliga ya perdida. Con más físico. Kroos encontraba agujeros en la zaga blanca, su pase al espacio lo chutó sin fe Mario Gómez con todo a su favor. Llegó el descanso que pedía a gritos el Real Madrid con una falta de Robben al palo de Iker, que sacó bien.

Debía reaccionar Mourinho pero tardó en reforzar la batalla perdida en el centro del campo. Salió con lo mismo y nada cambió. El balón del Bayern. El Real Madrid encerrado. Tan en el alambre que su afición reaccionó y animó para empujarle. Mario Gómez rozaba el poste con un nuevo testarazo. Y Benzema era el que tiraba metros hacia delante de nuevo, con un desmarque bueno y disparo cruzado que sacó Neuer.

El duelo estaba en el momento en el que sale la casta, cuando los futbolistas se disfrazan de héroes y quieren protagonismo. Cristiano debía aparecer y su falta fue a manos de Neuer. Robben se excedía del mismo en vez de ser generoso. Egoísta por naturaleza se la jugó ante Casillas, que le sacó el mano a mano con rapidez, como en la final del Mundial, en vez de asistir a Mario Gómez, solo.

Cuando el Bayern rebajó la intensidad Mourinho recurrió a Kaká. Fresco tras no jugar en Múnich ni en el Camp Nou. Su pasado exitoso en la competición más prestigiosa a nivel de clubes en quince minutos que liderar. Se desesperó en una contra en la que Benzema no le vio solo en el pase atrás. Y desapareció.

En la máxima tensión, cuando un error te deja fuera y un acierto te conduce a la gloria, Mario Gómez tuvo en sus pies la eliminatoria. Por una vez pasó Robben, y el gigantón controló en vez de chutar y cuando lo hizo salvaron lanzándose a por todo Ramos y Xabi Alonso. Llegaba la prórroga.

Las fuerzas justas en todos. El Real Madrid tirando de casta en un ejercicio de fe. Hasta el insaciable Cristiano estaba en reserva. No acertó a rematar una subida de Pepe. Disparó fuera otra en el inicio de una prórroga en la que el equipo español era ligeramente superior. Pero las piernas pesaban y Mourinho apeló al ‘espíritu Higuaín’. De nada sirvió. No hubo ocasiones y el partido finalizó con el Bernabéu coreando el nombre de Iker. En manos del portero que tanto ha dado.

Ocurrió lo inesperado. Falló Cristiano, el futbolista que había marcado todos sus lanzamientos de penalti esta temporada. Falló Kaká, más fuera que dentro del Real Madrid. Casillas levantó a su equipo con sus paradas a Kroos y Lahm. Cuando todo se igualaba Ramos apostó por la potencia y Schweinsteiger puso la guinda. El Real Madrid de Mourinho vuelve a quedarse a puertas de la final tras recuperar el prestigio perdido en Europa. El Bayern puede ser el primer equipo de la historia que gana la Liga de Campeones en su estadio. El Chelsea le espera. El fútbol español, gran favorito, se quedó en la nada.

Ficha técnica:

2 – Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Kaká, m.75), Özil (Granero, m.111), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, m.106).

1 – Bayern: Neuer; Lahm, Boateng, Badstuber, Alaba; Luiz Gustavo, Schweinsteiger; Robben, Kroos, Ribery (Müller, m.95); y Mario Gómez.

Goles: 1-0, m.6: Cristiano Ronaldo de penalti. 2-0, m.14: Cristiano Ronaldo. 2-1, m.27: Robben de penalti.

Tanda de penaltis: 0-1: Alaba. 0-1: Cristiano, detiene Neuer. 0-2: Mario Gómez. 0-2: Kaká, detiene Neuer. 0-2: Kroos, detiene Casillas. 1-2: Xabi Alonso. 1-2: Lahm, detiene Casillas. 1-2: Sergio Ramos, alto. 1-3: Schweinsteiger.

Árbitro: Viktor Kassai (HUN). Amonestó a Pepe (26), Arbeloa (59) y Granero (115) por el Real Madrid; y a Alaba (5), Robben (89), Luiz Gustavo (101) y Badstuber (105) por el Bayern.

Incidencias: partido de vuelta de semifinales de Liga de Campeones, disputado en el estadio Santiago Bernabéu, lleno, ante la presencia de 82.000 espectadores.

Roberto Morales

Madrid, 25 abr (EFE).- El entrenador del Real Madrid, Jose Mourinho, lamentó, “sobre todo por los jugadores”, la eliminación de la Liga de Campeones, pero se mostró predispuesto a continuar para intentarlo en una próxima temporada.

“Absolutamente. El cuerpo me pide seguir e intentarlo otra vez. Si tenía alguna cosa en mi cabeza era ganar con esta gente. Ganar la Copa el año pasado tuvo un significado importante para el club. Si ganamos la Liga será algo fantástico. Llegar a dos semifinales no esta mal aunque queremos más y mi sensación es que el grupo tiene un espacio grande para crecer”,dijo Mourinho.

“Que el club también tiene un espacio grande para crecer, en mi opinión. Las mentalidades se tienen que adaptar a los tiempos. Si el club piensa que yo puedo continuar aportando algo más y los chicos también lo piensan y mi sensación es que sí, yo voy a continuar”, afirmó el técnico del Real Madrid.

“Estoy orgulloso por la gente. El otro día los pseudomadridistas tuvieron un drama el sábado y hoy estarán contentos”, dijo en referencia a los barcelonistas.

Mourinho resaltó el esfuerzo de sus jugadores y destacó el merecimiento de su equipo para llegar a la final. “Pienso que es difícil para un equipo llegar a dos semifinales en dos años y para un entrenador a seis en ocho años. Merecimos ganar. Los dos partidos han sido igualados y una cosa es un equipo jugar para ganar un campeonato y otra jugar para esta fuera del campeonato. Recuerdo una semifinal contra el Liverpool con el Chelsea que nos eliminó también por penaltis”.

“Mis jugadores han estado fantásticos. Cuando se llega al 2-1 saben que no pueden fallar y luego con el cansancio a penaltis, donde se han fallado cinco. Solo falla quién lo tira. El que marca es el que tiene los huevos de ir. El que no es egoísta e intenta dar el máximo por el equipo”, recordó.

“Igual que un jugador de tenis falla un punto de partido o un piloto de Fórmula Uno falla a dos vueltas del final. Son superhombres. Pero el superhombre es una película. Me entristece que la gente no olvide que tres jugadores fallen un penalti decisivo. Son los mejores pero hay gente que critica y cuestiona por qué se falla. Están corriendo como animales. Llegan ahí y fallan. Quieres que jueguen hasta que se mueran. Es ir al límite”, afirmó el técnico portugués.

“El Barcelona -continuó Mourinho- jugó el sábado el derby y dos días después Liga de Campeones y no es fácil. Cuando algún equipo hace doblete o triplete tiene un valor increíble porque llegar en las dos competiciones es muy difícil. Esta final la va a jugar el quinto del fútbol inglés y el segundo a diez puntos en Alemania, que jugaron con sus suplentes el pasado fin de semana y nosotros jugamos el partido del año”, recordó Mourinho.

“Cuando yo quise cambiar algunas cosas en Italia y jugar los viernes era por algo. El rival ha ganado, ha tenido algo más de suerte que nosotros. Hace dos años yo estaba saltando y ellos llorando y ahora es al revés y me alegro por ellos y les felicito. Aunque no voy con ellos en la final porque tengo una costilla blue”, agregó Mourinho, que indicó que la situación se mejora con “orgullo”.

“Esto se anima con el orgullo. Con saber que no tienes nada que reprocharte. Si vas a casa después de darlo todo tienes que ir tranquilo”, apuntó el entrenador del Real Madrid, que no quiso comparar la eliminación de esta ocasión con la del pasado curso, ante el Barcelona.

“El año pasado de la semifinal se habló suficiente y ya he pagado demasiado por ella y no quiero hablar. De esta hablaré cuando quieras. No tengo ningún problema de hablar de ella igual que la que perdí con el Chelsea con el Liverpool por penaltis”, indicó.

“Siento que mis jugadores están sometidos a una gran presión. Disfruto más con la alegría de los otros que con mi propia felicidad. Igual sufro más con los problemas de los otros que de los míos. Tenemos cuatro partidos por jugar, para terminar nuestra temporada. Necesitamos seis puntos y los tenemos que lograr como hasta aquí. Solos. Si ganamos la Liga es una muy buena temporada y los jugadores pueden sentirse orgullosos con lo que han hecho”, dijo Mourinho, que subrayó la importancia del triunfo del Chelsea ante el Barcelona.

“El Chelsea ha llegado y eso para mí es lo más importante. Quiero que el Chelsea gane. Se comportaron como héroes absolutos. Sé que hay gente que se creen los amos del juego con capacidad para criticar al Chelsea igual que al Inter hace tres años pero no saben nada del juego, del esfuerzo. No saben lo que es aguantar con diez hombres. Sé quienes son los héroes. El Chelsea se merece estar ahí. Y el Bayern también se lo merece. El Real Madrid se lo merecía más pero ellos también se lo merecen. Espero que lo disfruten y que sea una gran final. La próxima temporada estaremos luchando de nuevo por este torneo”,indicó.

“Espero que sea una buena final y que la gente disfrute. Respeto mucho a todos. Perdieron contra mí una final con buen juego pero con Inter y Chelsea son los equipos de mi vida y quiero que ganen la final”, concluyó Mourinho.

Madrid, 25 abr (EFE).- El entrenador del Bayern Múnich, Jupp Heynckes, calificó cono “grandiosa” la clasificación de su equipo para la final de la Liga de Campeones y destacó que su victoria ante el Real Madrid no fue una sorpresa, aunque sí la eliminación del Barcelona ante el Chelsea.

“Para mí no es una sorpresa estar en la final porque el Bayern ha tenido grandes enfrentamientos con grandes equipos y además hemos jugado y demostrado hoy que somos un gran equipo; fuertes mental y físicamente. Jugamos muy bien al fútbol. La sorpresa fue ayer en el Camp Nou. Pero yo he visto al Barcelona y vi un cansancio dentro del equipo. El Barcelona siempre ha jugado a un nivel muy alto con casi los mismos jugadores. Pero le veo cansado aparte de que ha tenido mala suerte”, explicó Heynckes.

El preparador del Bayern dijo que el duelo contra el Real Madrid fue dramático. “No tenemos tiempo para reproducir todo lo que ha pasado. Ambos equipos han jugado un partido magnífico. Con prórroga, penaltis, ocasiones de gol, buen comportamiento táctico y tengo que decir que en los primeros quince minutos no queríamos que fuesen como han sido. Se han puesto pronto con 2-0 y todos saben el ambiente que reina aquí y lo difícil que es remontar. Después mi equipo ha dominado y nos hemos liberado de la presión y hemos mejorado cada vez. Ofensivamente y después en todos los sentidos, en defensa. Tuvimos ocasiones de gol y creo que si se tienen en cuenta los 120 minutos creo que hay que decir que merecimos entrar en la afición”.

“Me alegro mucho por el club y los seguidores. Después del 2-1 en Múnich es un logro grandioso en el estadio Santiago Bernabeu haber llegado a la final y también el modo como lo hemos logrado”, apuntó el técnico alemán.

“El Real Madrid ha tenido enfrente al Bayern, que por su historia ha tenido grandes jugadores y grandes equipos que han ganado en el Bernabeu. El Madrid es casi campeón en la Liga y además en los próximos años será capaz de ganar la Liga de Campeones, por su entrenador, jugadores e historia”, aventuró Heynckes que recordó que su equipo será el primer finalista de la Liga de Campeones que busque el título en su estadio.

“Es grandioso que seamos el primer equipo que juegue la final en su propio estadio. Está claro que no va a ser fácil”, advirtió.

“El dramatismo que ha habido hoy era insuperable pero eso es lo que hace al fútbol insuperable. Jugar una final en nuestro estadio va a ser algo único igual que superar al Madrid y lograr la clasificación en su estadio”, insistió Heynckes, que destacó los méritos del Chelsea para alcanzar la final y reconoció al Barcelona como un equipo “cansado”.

“El Chelsea ha demostrado una mejor cara con magníficos profesionales y si está en la final es porque lo ha merecido, a su manera, con una obra maestra táctica. El Barcelona debido a la fatiga, casi siempre con el mismo equipo, estaba un poco cansado”, concluyó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo