Mourinho desea el triunfo del Chelsea y a Granero le es indiferente

Por Publimetro Colombia

Madrid, 24 abr (EFE).- José Mourinho y su jugador Esteban Granero no desearon públicamente la presencia de un equipo español como el Barcelona en la final de Liga de Campeones, al mostrar su preferencia por uno de sus ex equipos, el Chelsea, el técnico portugués y asegurar que no tiene preferencia en ninguno el centrocampista del Real Madrid.

Mourinho no ocultó que para la primera semifinal de Liga de Campeones apoyará al Chelsea inglés, con el deseo de reencontrarse con su ex equipo en la final de Múnich si el Real Madrid remonta mañana al Bayern en el estadio Santiago Bernabéu.

“Tenemos suficiente con lo nuestro de mañana, pero sin ningún tipo de hipocresía es normal que hoy lo veamos todos, que el mundo del fútbol esté interesado en esta semifinal y que el Barcelona jugara contra Milán, Arsenal u otro equipo diría que me da igual, que gane el mejor o quien lo merezca, pero cuando se trata de Chelsea o Inter me toca de un modo diferente”, aseguró.

“Por eso no puedo esconder que me gustaría que mis antiguos jugadores, que prácticamente siguen todos en la plantilla, que la suerte fuera para ellos”, añadió.

Granero optó por mojarse menos y no elegir uno de los dos equipos. “Voy a ver el partido como una aficionado, a disfrutar del fútbol y lo que me importa es que pasemos nosotros a la final mañana. Hoy no tengo preferencia con ninguno de los dos equipos porque no tengo un vínculo con ninguno. Nos centraremos en ganar nosotros que es suficientemente importante”, afirmó.

Madrid, 24 abr (EFE).- Esteban Granero, centrocampista del Real Madrid, destacó la motivación y concentración con la que el equipo madridista afronta la vuelta de semifinales de Liga de Campeones ante el Bayern, y sintiendo que están en “el momento más importante de la temporada”, aseguró que van “a estar a la altura”.

Pidiendo el apoyo de la afición para crear ese ambiente especial de noche europea en el estadio Santiago Bernabéu y convencido de sus posibilidades de acceder a la final de Múnich, Granero lanzó mensajes rebosantes de confianza en su rueda de prensa en Valdebebas.

“Lo tenemos difícil porque es un rival duro pero estamos preparados, en un óptimo momento de euforia y confianza. Sabemos que ha llegado la hora de la verdad, de demostrar que queremos estar en la final. Los que jueguen de inicio o cinco minutos van a estar a tope y esperamos que el Bernabéu también lo esté. Es el momento más importante de la temporada y nosotros vamos a estar a la altura”, manifestó.

Tras elogiar al Bayern, que ganó la ida 2-1 en el Allianz Arena, Granero analizó lo que espera tácticamente de su rival, advirtiéndole de que si se encierra en su terreno cometerá un error.

“No esperamos un Bayern metido atrás porque puede no ser bueno para ellos. Planteamos el partido centrándonos en nosotros para conseguir el resultado que necesitamos. Ellos son un buen equipo que se juega mucho, pero a partir de ahí vamos a pensar en nosotros mismos y en las cosas que tenemos que hacer. Siguiendo el camino de nuestros técnicos podemos conseguir un gran resultado”, afirmó.

Para Granero si el Real Madrid no remonta no será un fracaso. “Desde fuera se tiende siempre a exagerar todo. Nosotros pensamos solamente en ganar”. Y está deseoso de vivir algo histórico formando parte de un equipo del que antes celebraba sus títulos como seguidor.

“Estoy orgulloso de jugar aquí. He visto tres Champions del Real Madrid por la tele y siempre he sufrido mucho. Lo he pasado muy bien celebrando títulos en La Cibeles y ahora me toca vivirlo desde dentro. Estamos a un paso de conseguir la final. Tenemos que levantar una pequeña desventaja. La afición tiene que saber que estamos preparados para dejarnos todo y ellos tienen que dejarlo también. Si las cosas salen bien podremos ir a Múnich”, dijo.

Aunque estuvo cerca de abandonar el Real Madrid porque José Mourinho no le concedía minutos en la primera parte de esta temporada, Granero dejó claro que su deseo es seguir de blanco. “Siempre he querido estar aquí y mi entrenador siempre lo ha querido. Esa confianza para mí es suficiente. Este año he crecido mucho y he madurado, me he convertido en mejor jugador y persona”.

Y el crecimiento no solo es personal, ya que el centrocampista madrileño asegura que el grupo también lo ha hecho con Mourinho. “Desde la llegada del mister hasta hoy el equipo ha ido creciendo a pasos grandes. Somos más equipo, estamos más unidos y el vínculo es más fuerte. Ahora podemos presumir de tener una relación muy fuerte dentro de la plantilla y con los técnicos”.

Sobre el triunfo en Liga en el Camp Nou, Granero admitió que se celebró a lo grande en el vestuario pero no tanto como la conquista hace un año de la Copa del Rey en Mestalla. “Había mucha alegría por lo que significa ganar al Barcelona en el Camp Nou. Los madridistas de verdad lo sabemos y ganar allí es especial. Fue algo bonito”.

Y no quiso admitir que puede haber llegado el fin de ciclo del Barcelona. “Queda un camino por recorrer aún. No vamos a pensar lo que pasará si se consigue una cosa o se consigue otra. Visto desde fuera es cambio de ciclo si ganamos los dos títulos y fracaso total si es ninguno. Desde dentro no lo vemos así”, concluyó.

Madrid, 24 abr (EFE).- José Mourinho, técnico del Real Madrid, se mostró confiado en las posibilidades de su equipo en vencer al Bayern de Múnich en el estadio Santiago Bernabéu y alcanzar la final de Liga de Campeones, y aseguró que están “corriendo un maratón a ritmo de 1.500 metros”.

Sin tiempo para saborear un triunfo ante el eterno enemigo, el Barcelona, en el Camp Nou, que le permite acariciar la Liga, el Real Madrid afronta una nueva ‘final’ ante el Bayern en la vuelta de semifinales de Liga de Campeones, que Mourinho afronta con la tranquilidad que asegura le transmite el estado de sus jugadores.

“Ganar en el Camp Nou no supuso nada si no ganamos el campeonato. Si lo ganamos son tres puntos más en un maratón que se está corriendo a ritmo de 1.500 metros, no a ritmo de maratón. Siempre tienes que ir rápido, de tres puntos en tres puntos. Es frenético. Si somos campeones de Liga significa mucho, si no lo somos, es una victoria que no significa nada”, aseguró sobre el triunfo del sábado.

“Nuestra filosofía es que cada partido es importante. Estamos cerca de la final más importante a nivel de clubes y mañana es como una final. Pero veo a mi gente tranquila, como tiene que estar. No me gusta sin emoción ni demasiado emocionado. Les veo equilibrados. Como tienen que estar para un partido así”, añadió. EFE

El ambiente en el Santiago Bernabéu será especial. El club y jugadores como Iker Casillas o Cristiano han pedido el apoyo para remontar al Bayern. Mourinho lo hizo a su estilo. “No quiero pedir nada a la afición. Solo que den lo que piensan que los jugadores merecen, nada más”.

Tampoco quiso dar pistas sobre el equipo que alineará aunque jugó al despiste al comparecer junto a Esteban Granero. Hasta ahora su acompañante en la previa era titular. “Granero está aquí porque es un jugador importante y jugará mañana. Para mí es uno de los símbolos de este grupo, lo que significa, sus características de personalidad y lo que representa para el Real Madrid”.

Asegura Mourinho que no le preocupa el planteamiento del Bayern, un equipo que dijo tiene “todo el derecho de estar soñando y pensar que van a estar en la final”, que acoge su estadio.

“Sé qué jugadores tengo y qué estilo. Potenciamos al máximo las cosas buenas e intentar esconder lo menos positivo. Nos equivocamos o no, pero vamos a muerte con nuestras ideas de juego para cada partido. Mañana sabemos lo que queremos hacer y lo que el Bayern quiere. Ellos saben que si no marcan en principio estarán fuera. Por eso no espero de su parte un partido de sentido único, porque saben el potencial ofensivo del Real Madrid, normalmente algún gol harán”.

Sin querer asegurar que la Liga está sentenciada tras su triunfo en el Camp Nou y con la ventaja de siete puntos a falta de doce por disputar, Mourinho pide tranquilidad en la recta final de la temporada. “Estamos tranquilos. No tenemos que demostrar nada a nadie, solo seguir trabajando. A final de temporada ya lloraremos o reiremos todos”.

Y por último, destaca una ilusión similar en el Inter que dirigió hasta el título, con jugadores en su última oportunidad, que en el Real Madrid joven que dirige. “Veo la misma ilusión. Por eso llego a la conclusión de que nada tiene que ver con la edad. Es la Champions y punto. Todos quieren ganarla. Es lo más importante”.

“Estos dos años en el Real Madrid están siendo una experiencia rica que me hace un entrenador mejor. Siempre he buscado trabajar en países diferentes, conocer sus culturas y jugadores, mentalidades distintas. No estoy defraudado de mis expectativas. Ahora vamos hasta el final, falta menos de un mes y podemos ganar dos grandes títulos, uno o ninguno. Es la emoción del fútbol. La que me hace tener tanto pelo blanco, pero me gusta mucho”, concluyó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo