En la F1 los ‘delfines’ buscan también la gloria

Automovilismo. El triunfo del alemán Nico Rosberg demuestra que los hijos quieren ser como los padres

Por Publimetro Colombia

Las grandes generaciones de pilotos de automovilismo se niegan a desaparecer y dejan un legado a hijos y familiares que tratan de emularlos en las pistas. 
 
El caso más reciente es el del alemán Nico Rosberg, que se impuso en la carrera de China y alcanzó de esta forma su primera victoria en la máxima categoría del automovilismo. A bordo de un Mercedes, Rosberg rompió con todos los pronósticos y se impuso a pilotos que siempre están en las apuestas como favoritos. 
 
Su padre es Keke Rosberg quien fue uno de los pilotos más reconocidos en la década de los 80 e históricamente fue el segundo finlandés en participar en la Fórmula Uno. Aunque debutó en 1978, fue hasta 1982 con McLaren que consiguió el título del Mundial.
 
Su hijo fue portada de todos los periódicos del mundo y aunque es prematuro hablar de un título, ya dio el primer paso para tener una carrera llena de éxitos. 
 
Caso Villenueve
 
Otro de los casos en donde el hijo quiso emular a su padre fue el de Jacques Villenueve. El piloto canadiense fue precoz y apenas en su segundo año en la ‘gran carpa’ se coronó campeón con el equipo Williams Renault. Su carrera no fue la más exitosa y entró en declive lo que lo hizo retirarse rápidamente. 
 
Su padre fue el mítico Gilles Villenueve, un hombre que corría al límite y sin el temor de morir. Su pasión, los motores y era genético porque compartió pista con su hermano. Villenueve murió tras un accidente en las pruebas de clasificación del Gran Premio de Bélgica. 
 
Los casos de padres e hijos o familiares en la Fórmula Uno son varios, una fiel demostración que la genética de la velocidad ataca y la gloria quiere transmitirse de generación en generación.
 
Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo