Rinitis y asma: enfermedades en aumento por la contaminación ambiental

Cada año mueren cerca de nueve millones de personas por vivir en entornos contaminados. Las inflamaciones las vías respiratorias son algunas de las primeras consecuencias.

Por Publimetro Colombia

Sin que puedan verse, en el aire viajan partículas, líquidos y gases que ponen en jaque la salud de quienes los inhalan. Según el informe más reciente de la Organización Mundial de la Salud, el 92% de la población mundial respira aire contaminado y a esto se deben el 43% de las muertes por obstrucción de las vías respiratorias. Los más vulnerables son los niños y los adultos mayores.

En casos menos graves, la contaminación puede abrirle paso a enfermedades alérgicas de las vías respiratorias como rinitis y asma. El neumólogo pediatra Manuel Soto-Martínez, uno de los ponentes en el 3er Congreso de Actualización en Medicina General, habló con PUBLIMETRO sobre los síntomas y tratamientos para estas dos enfermedades, además de los riesgos que implica vivir en ciudades altamente contaminadas.

¿Cuáles son los pasos para combatir las enfermedades alérgicas de las vías respiratorias?

El primero es identificar la enfermedad; el segundo, reconocer los factores ambientales que le causan afectación al paciente en su casa o en el lugar de trabajo, y el tercero, consultar de manera temprana para que un médico pueda brindar un tratamiento correcto y controlar la inflamación. En este punto es importante que se sigan las recomendaciones médicas, pues los tratamientos que se hacen por días no funcionan. El asma y la rinitis alérgica son enfermedades que no tienen cura sino control, y lo más probable es que un paciente asmático también tenga rinitis.

¿Se controlan solo con medicamentos?

Cuando uno aborda este tipo de enfermedades, muchos pacientes quieren encontrar medicamentos que eliminen los síntomas. Antes de enfocarse en los medicamentos hay que educarlos sobre los factores que producen el problema. Si una madre está siguiendo la fórmula para su hijo pero tiene la casa llena de peluches sin limpiar, alfombras que nunca aspira, usa productos de limpieza fuertes y vive con un fumador, el tratamiento no va a dar la respuesta esperada. Ella va a pensar que el medicamento no fue efectivo o que el médico no fue el correcto, pero hay una serie de factores que también influyen.

¿Qué otros síntomas, además del malestar nasal, tiene la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica genera trastornos del sueño, fatiga, somnolencia, bajo rendimiento, limitación de la actividad diaria y alteración de la función cognitiva. Un estudio del año 2010 comprobó que el 20% de los niños con hiperactividad tenían esta alergia. También se ha comprobado que un paciente con rinitis no puede convivir con mascotas porque estas acumulan alergenos en la piel.

¿Ni con mascotas ni con humo de cigarrillo?

Hasta la fecha no se ha descubierto ni un solo aspecto positivo del fumado. ¿Que quita la ansiedad y el estrés? Más bien genera más. Si no hay un solo factor positivo en esta adicción, debe eliminarse porque disminuye las posibilidades de mejora de las personas con rinitis alérgica o asma. A veces sucede que con solo eliminar este factor de riesgo, la enfermedad se controla.

En una ciudad, ¿cuáles son los espacios con mayor contaminación?

Cuando uno habla de polución, inmediatamente se imagina una máquina tirando humo. Desgraciadamente, los últimos años hemos visto que las principales fuentes de contaminación que provocan muertes están dentro de los hogares: cocinas de leña, lámparas de queroseno, humo de cigarrillo, insecticidas, entre otros. Estudios mundiales demuestran que la contaminación mata. Con los pacientes riníticos o asmáticos, en especial si son niños, hay que evitar los olores fuertes y eliminar elementos como alfombras y peluches.

Explíquese más, ¿cómo es eso de que la contaminación mata?

En términos globales, hay dos componentes muy importantes en salud pública: uno es la mortalidad. Se sabe que cada año mueren más de nueve millones de personas por contaminación y, desgraciadamente, la mayoría es por contaminantes de interiores. Por otro lado está la discapacidad que se produce por las enfermedades derivadas de la contaminación. En la niñez hablamos de neumonía, las crisis respiratorias, entre otras; en la adultez aparecen los problemas cardiovasculares, los infartos y los accidentes cerebrales, que tienen a la contaminación como uno de sus principales factores.

¿La responsabilidad de combatir las enfermedades derivadas de la contaminación recae en los médicos, en los pacientes o en el Estado?

Esa responsabilidad se comparte entre todos. Cada uno tiene que hacer un esfuerzo para combatir los efectos de la contaminación. Ahora bien, sin duda alguna, los gobiernos tienen una gran ventaja que es la posibilidad de establecer estrategias de salud pública para reducir las emisiones. Desde el punto de vista individual, la gente puede empezar a reutilizar los residuos, a usar energías limpias para transportarse o a reducir el consumo de energía.

¿Son realmente útiles las medidas como el ‘Día sin carro’ o el ‘Pico y placa ambiental’?

Todo depende de cuál sea la principal fuente de contaminación de la zona donde se realicen. Ciudades como California o Beijin han implementado estrategias específicas para reducir las emisiones y lo han logrado. La pregunta es por qué si logran demostrar niveles bajos de contaminación por un periodo no los mantienen. En áreas urbanas, las principales fuentes de contaminación son la industria y la flota vehicular. En ese sentido, día sin carro o el pico y placa pueden funcionar si se mantienen, no solo si se realizan en casos de emergencia.

¿Qué opina de las ciudades que se están expandiendo y cada vez tienen menos zonas verdes?

Uno tiene que entender que cuando decide cambiar la naturaleza por concreto, la ciudad se está perjudicando. Los árboles son filtros de los contaminantes ambientales.

Más noticias de salud, aquí. 

También le puede interesar:

La oncología de precisión, la luz de esperanza para pacientes con cáncer

Según la Organización Mundial de la salud, el cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo y en el 2018 fallecieron por esta enfermedad 9,6 millones de personas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo