El poeta Nicanor Parra no viajó a España porque "es peligroso, los aviones se caen"

Por Publimetro Colombia

 (EFE).- El escritor chileno Nicanor Parra, un poeta de vanguardia de 97 años y creador de la ‘antipoesía’, afirma hoy que decidió finalmente no viajar a España para recibir el Premio Cervantes, el próximo lunes, porque “es peligroso, los aviones se caen”.

Parra, que apenas se mueve de sus casa situada en un pueblecito costero de nombre Las Cruces, a unos 120 kilómetros al suroeste de Santiago, frente al Pacífico, prefirió no cruzar el Atlántico y mandó a su nieto Cristóbal Ugarte, “El Tololo”, a recoger el Cervantes.

En declaraciones al diario La Tercera, el poeta y académico chileno, además de matemático y físico, uno de los grandes “antisistema” del universo poético, habla también de la caza de elefantes del rey de España y señala que “los twitter son los Artefactos del siglo XXI”.

“Uff, elefantes, está en peligro el Rey. Eso dicen en twitter, que el Rey cae”, comenta con sarcasmo Parra mientras juega con Julieta, su nieta de casi dos años y que el poeta la llama “Tortuguita”.

De Parra es imposible recibir una respuesta directa. No es “amigo” de los periodistas y ellos saben que preguntarle por el Premio Cervantes, es exponerse a quebrar “una conversación de amigos”.

No obstante, cuando se le pregunta si se considera merecedor del Premio Cervantes, responde enfático: “¡Sí, claro!”. “¿Por qué?” “Por un libro que estoy por escribir”, responde irónicamente el hombre que hace 58 años creó la ‘antipoesía’ y que ahora para leer se ayuda de una lupa.

Según Parra, los españoles no han entendido la revolución de su ‘antipoesía’. “Ese sí que es tema”, apostilló.

“Venimos de lados diferentes. Los españoles no nos entienden a los latinoamericanos y nosotros no entendemos El Quijote. Y yo sé por qué: la Inquisición prohibió la circulación de las novelas de caballerías y desde ahí fue de donde Cervantes sacó casi todo. Nos perdimos eso”, explicó el poeta.

El creador de la llamada “antipoesía”, que revolucionó el lenguaje de los versos desafiando la tradición con el más crudo lenguaje cotidiano, comenta, volviendo a la carga, que no hace mucho retomó El Quijote.

“No podía ser que no lo manejara. Pero me quedé en una página y no he podido salir de ahí. No se puede salir de aquí”, recalca Parra mostrando la portada de la novela de Cervantes.

Tras reconocer que le dio vueltas durante los últimos tres o cuatro meses al discurso con el que iba a agradecer la entrega del Premio Miguel de Cervantes, Parra cuenta de que no se trata de un discurso clásico y que más bien es un antipoema.

De memoria recorre las primeras frases: “Libro más aburrido que El Quijote no hay/Para tonteras basta con la Biblia/Hay que leer de atrás para adelante/De lo contrario no sucede mucho….”

Un discurso que a su nieto “Tololo” le preocupa sobremanera y que antes de abordar el avión que le llevó a España le dijo a su madre, Colombina: “¿Cómo voy a leer esto?

Según La Tercera, el “Tololo” llevó a Madrid, adonde también viajó su madre, poemas de su abuelo y una botella del exclusivo vino chileno Clos Apalta de la viña Casa Lapostolle, un regalo para la Casa Real. EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo