logo
Columnas
Columnas 21/02/2021

El mejor videojuego de fútbol fue…

El columnista escogió uno y bastante particular.

Hace un par de semanas muy amablemente me etiquetaron en un contenido sobre fútbol y videojuegos de antaño. Los encargados de hacer esa gestión -una cuenta llamada @cortes_kinder- ubicaron en su tuit un gif de aquel juego de fútbol llamado Pelé´s Soccer y me preguntaron, junto con otras personas, cuál había sido el mejor videojuego de fútbol más antiguo que pasó por mis manos. Y ese Pelé´s Soccer -un juego lanzado por Atari en el que en su portada estaba Edson Arantes Do Nascimento y que cuando uno iba a alquilarlo en la videotienda nunca estaba- no fue el primero en mi vida: aquel videojuego, que era una cancha de fútbol con tres óvalos azules ubicados en forma triangular a los que les salían unas paticas laterales, se enfrentaban a tres óvalos rojos dispuestos de la misma manera, no fue el encargado de acabar mi virginidad en las consolas de juego -Al marcar un gol aparecían fuegos artificiales en medio de la celebración-. Realmente el primero fue el fútbol del Telebolito, un precursor de los posteriores 500 x 1, con la salvedad de que el Telebolito venía con apenas 4 juegos ya programados. Futbol, Tennis, Jai Alai y Solitario.

De ahí en adelante vendrían muchos juegos, algunos fallidos -”Soccer”, en el que los jugadores eran rechonchos y parecían niños, sin contar que cuando lanzaban la pelota hacia arriba sonaba un silbato payasesco-, otros que sin ser la maravilla en cuanto a graficación y animaciones, generaron gran alegría en nuestros corazones –Goal, en el que se jugaba un partido de fútbol visto desde arriba y los jugadores al correr emitían el sonido del galope de un caballo, sin contar que los penaltis eran realmente buenos- y algunos verdaderamente inolvidables –Fútbol excitante generó gran idolatría por Perú, seguramente la selección más fuerte de ese juego, y uno de los retos más pendejos pero a la vez ineludibles era el de tratar de tumbar a punta de pelotazos a un fotógrafo que se parapetaba detrás del arco, protegido por una valla. Cuando caía, sonaba una exclamación que guarda alguna relación, ahora que lo pienso, con el grito de gol del gran Jotas Mantilla-. 

De ahí en más llegarían poco a poco los Fifa y los PES a cambiarnos la vida, a hacernos sufrir por cuenta de los arqueros -insisto que el Fifa 21 sigue con ese lío, los arqueros recuerdan el paso de Christian Bonilla por Millonarios-. Sin embargo, hay versiones mejores y peores de lo que ya conocemos. Una de las peores la jugué con equipos tan mal editados que aparecía Stefano Fiore en el Deportivo Pereira y Hristo Stoichkov como integrante del Junior. El mejor: una versión argentina que traía todos los equipos de la A y de la B y que, para instalarlo adecuadamente, se requería ingresar un CD antes de usar el juego. Sin las narraciones de gomito58 -”Llegan bien pero les falta un poco más de definición”- este juegazo contaba con las voces de Walter Nelson y Alejandro Fabbri. Con esa versión atendí en Buenos Aires a Cristian Mejía, Daniel Rivas, Sebastián Heredia, Federico Arboleda, Gabriel Hoyos, Pablo Rivas y demás adolescentes convencidos que el mundo de los videojuegos había arrancado en el 2008. Ellos escogiendo clubes grandes tipo River, Boca o Independiente, creían que iban a liquidar a un viejo güevetas que poco y nada sabía del asunto. Yo, con Platense, aferrado a las atajadas de Migliardi y a los contragolpes de Acosta Cabrera y Concistre, les gané a todos. Sin lujos, siempre por la mínima, pero a todos los senté en el piso. 

Mejor videojuego de fútbol

¡A ver si iban a poder contra un tipo que había estado frente a un Telebolito!