El doctor Ancheta

Por Nicolás Samper

Ese tendría que ser el nuevo mote de un dirigente que lleva años y años en el fútbol del Valle del Cauca, que conoce los intríngulis del fútbol aficionado porque, junto con Hernando Ángel, terminaron construyendo ese feudo para hacerse poderosos en medio del perfil bajo. Por supuesto que el doctor Ancheta es también muy cercano a Álvaro González Alzate, cabeza de la inoperante Difútbol y acá si que viene bien esa frase de que en ocasiones el tipo de amistades cosechadas en la vida son lo suficientemente dicientes para hablar de uno mismo. 

Y el doctor Ancheta es el hombre que, desde los escritorios, rige los destinos del Atlético FC, un club que se ha acostumbrado a ser una rémora en medio de lo que significa el fútbol de la segunda división en Colombia. Generalmente poseedor de campañas peor que mediocres, -si uno mira hoy el consolidado de la tabla en la Primera B, la campaña del Atlético dista mucho de ser competitiva: tres victorias, cuatro empates, diez derrotas, el magro balance, eliminado de las finales y tampoco tan interesado en alcanzarlas-, equipo que ha cambiado de razón social y que estuvo metido en rollos en su momento por aquel episodio espurio que lo envolvió en tiempos en los que se vendió la ficha del Real Sincelejo para crear un Deportivo Pereira versión Big Cola y en el que quedó metido en el medio el Tolima Real. Ese club después fue el Dépor y terminó siendo el Atlético de hoy luego de que el doctor Ancheta se hiciera cargo de la ficha. 

En estos días la Asociación de Futbolistas Profesionales decidió llevar a sus afiliados en todo el país una ancheta de navidad, entonces se puso en la tarea de llevar a cabo toda la logística para que los obsequios llegaran a buen destino. Así fue como José Mera, aquel zaguero central que supo jugar en Cali y Millonarios entre otros clubes, y Ariel Caicedo, preparador físico de larga experiencia, fueron los enviados para ayudar en la repartición de anchetas a los equipos que juegan en el Valle del Cauca. Mera es actualmente el entrenador de los futbolistas que no tienen contrato y Caicedo es parte de su cuerpo técnico. 

Entonces Mera y Caicedo se aparecieron por Comfandi. Pero no se aparecieron sin previo aviso: se habían comunicado con anterioridad con Giovanni Hernández, eximio futbolista de otrora y hoy DT del Atlético, para pedirle autorización para llevar a cabo la actividad. Hernández no puso inconveniente al respecto, sin embargo Giovanni informó al doctor Ancheta sobre el asunto. 

Mera y Caicedo aparecieron con los obsequios y en la sede de Comfandi también estaba el Boca Juniors de Cali. Sus profesionales recibieron el regalo, pero en Atlético no se permitió que ocurriera lo mismo. Se negaron porque desde arriba el dirigente Gustavo Moreno, en esta columna identificado como el Doctor Ancheta, dijo que el que osara tomar una de las anchetas de la Asociación de Futbolistas, perdía inmediatamente el puesto. 

Qué lindo hubiera sido que los jugadores, al unísono, hubieran tomado el regalo. Qué lindo habría sido para ver cómo un directivo de pocas luces los iba a echar a todos. Cada día se puede ser más indigno en este fútbol colombiano y ese episodio lo demostró. 

Nicolás Samper / @udsnoexisten

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo