David Luiz

"Cargó desde hace años con el terrible dolor del 1-7 ante Alemania y pareciera que eso lo marcó. Tal vez, y digo solo tal vez porque no soy DT ni mucho menos, lo suyo es un error de posición: de pronto ya no es tan defensa como uno se lo imagina": Nicolás Samper

Por Nicolás Samper

Probablemente es una víctima del mercado. A punta de eso el defensor brasileño se fue ganando un lugar en el fútbol aunque a veces -mejor dicho, casi siempre- su andar sea sumamente aparatoso. Y digo que es una víctima del mercado, igual que nosotros porque al parecer tanto público como jugador están viviendo una de esas extrañas experiencias que conduce a pensar que tal vez se nos dijeron muchas ventajas de un jugador que apenas si transita los caminos de la normalidad. No es un superdotado ni mucho menos pero esa fue la impresión que todos compramos cuando emergió en el fútbol, por allá en el Benfica.

Hoy anda viendo cómo quedarse en el Arsenal. De acuerdo a lo que dicen las negociaciones, el defensa quisiera quedarse dos años más y Arsenal apenas ofrece uno. Mal momento para negociar contrato si se tiene en cuenta lo que le ocurrió jugando contra el Manchester City: para los que no lo hayan visto -que creo que son pocos- el brasileño tuvo que entrar de emergencia para suplir a Pablo Mari, lesionado y tuvo un partido de esos que son inolvidables, pero viéndolo desde el lado negro de la perspectiva. Quiso matar un balón con la pierna pero la puso mal, o el balón le picó o no era su día. El caso es que en vez de detenerla, le dio un efecto de pase perfecto a Sterling que así venció el arco de Leno. Luego provocó un penal y se fue expulsado. Faltó que ese día se lo llevaran a prestar el servicio militar.

Lo que pasa es que de a poco David Luiz nos ha acostumbrado a ver su propia sombra; hace rato que el zaguero no cuaja un buen desempeño en clubes y tampoco en selección. Quiere parecer impetuoso pero se ve nervioso siempre, revoleando su melena en el viento, se lanza en excursiones desesperadas -no sé si para agradar a la tribuna- pero olvida su función primordial que es la de defender.

Cargó desde hace años con el terrible dolor del 1-7 ante Alemania y pareciera que eso lo marcó. Tal vez, y digo solo tal vez porque no soy DT ni mucho menos, lo suyo es un error de posición: de pronto ya no es tan defensa como uno se lo imagina. De hecho su mejor versión -en mi opinión- fue cuando el Chelsea, por emergencia, decidió ubicarlo de 6, de volante de marca. Podría cumplir en ese sector porque tiene buen pie, nació inicialmente para defender y es dueño de ese despliegue necesario en ese lugar a la hora de armar el primer pase ofensivo tras la recuperación de pelota.

En estos tiempos de la manida reinvención, el Arsenal debería proponerle eso: que le renueva dos años más pero con la condición de que juegue de 6. No de 2.

@udsnoexisten

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo