El ciclismo colombiano sigue un escalón por debajo

"El calendario nacional es cada vez más pobre en inversión y gestión, grandes carreras como la Vuelta a Colombia y el Clásico RCN son cada vez más un lejano recuerdo de lo que fue el ciclismo a nivel local, poco a poco van perdiendo importancia": Caballito de Acero

Por Caballito de acero

La victoria de Egan en el Tour de Francia y el relativo éxito del Tour Colombia 2.1 son un espejismo de nuestro ciclismo nacional, deporte que en comparación con las potencias a nivel mundial, sigue muy por debajo y no por talento sino por falta de estructuración.

En medio de esta pandemia que tiene detenido el calendario nacional e internacional, debemos hacer una pausa para pensar qué significa el ciclismo en un país como Colombia. Este se destaca a nivel internacional por sus pedalistas pero cuya estructura no se compadece con el talento que brilla en las carreteras internacionales.

El calendario nacional es cada vez más pobre en inversión y gestión, grandes carreras como la Vuelta a Colombia y el Clásico RCN son cada vez más un lejano recuerdo de lo que fue el ciclismo a nivel local, poco a poco van perdiendo importancia. El Tour Colombia 2.1 es sin duda alguna una gran carrera, pero hacer esta competencia produce un desequilibrio en la inversión y mucho dinero público, que podría irse para la gestión del ciclismo desde sus bases, termina destinado a la fotografía de grandes estrellas pero sin procesos serios en casa. Eso sin mencionar lo difícil que es para las mujeres tener un espacio en el calendario colombiano y que esté a la altura de lo que merecen.

El problema puede abordarse desde muchas perspectivas, pero quizás una de las razones es que la Federación Colombiana de Ciclismo se quedó corta en su capacidad de gestión, el ciclismo colombiano creció de manera desproporcionada por el talento de los ciclistas pero no por ser un proceso premeditado. Con esto no se puede decir que la federación sea la culpable ni mucho menos, pero este tiempo de respiro y de pausa debería servir para repensar la forma en la que estamos proyectándonos a nivel internacional y a largo plazo. Lo más difícil, conseguir el talento, ya está, ahora es momento de crear bases sólidas y gestionar lo má efectivamente posible.

Colombia replica en su modelo deportivo ciclístico el modelo económico, eso quiere decir que somos unos grandes exportadores de materias primas pero no hay una economía alrededor de refinar o generar valor agregado a partir de los “commodities”. En otras palabras, somos grandes exportadores de ciclistas y talento humano, pero Colombia poco o nada hace en crear una economía con base en el desarrollo del conocimiento humano, técnico e industrial, todo esto alrededor del ciclismo. No es solo un tema de querer, también es cierto que al ser un país en la periferia económica es mucho más complejo el desarrollo de cualquier tipo de proyecto. Sin embargo no es una locura, contamos con el primer campeón latinoamericano del Tour de Francia, eso debería marcar el rumbo de las posibilidades aunque incluso el tema Egan Bernal pueda verse desde otras aristas dado que ganó con un equipo de licencia británica. El desarrollo de conocimiento y técnica alrededor del ciclismo es inversión sólida a largo plazo ya que permite el desarrollo de buenos talentos de manera constante y no solo echar mano de la “suerte”. La profesionalización de los entrenadores y de todo lo que rodea al ciclismo nacional debería ser una prioridad.

Desde un aspecto más deportivo, Colombia como equipo sigue teniendo una estrategia poco clara en su participación dentro de los mundiales que se corren cada año, parece algo menor pero la planificación de esta clase de carreras, que son entendidas como una clásica, habla de la seriedad de los procesos nacionales. Es complejo cuando se tienen tantos buenos corredores a nivel profesional y cualquiera podría ser el capo, pero esa vieja frase de “mucho cacique y poco indio” aplica para estos casos. El famoso entrenador Luis Fernando Saldarriaga en un directo con el canal Ciclismo Colombiano ya hablaba de este problema, dio algunas soluciones pero lo cierto es que la buena planificación de los Mundiales también suma al ciclismo colombiano y de cómo es percibido.

Este tiempo de cuarentena mundial nos debe servir para mejorar esas cosas en las que todavía estamos por debajo de las grandes potencias cuando de estructura se habla, incluso nosotros los aficionados y periodistas también debemos mejorar para estar a la altura de nuestros grandes ciclistas e inscribirnos de manera sólida en el panorama mundial.

Camilo Téllez @acerocaballito

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo