Otro sobre sin factura

Por Julián Capera

En las próximas horas Dimayor y los equipos del fútbol profesional de nuestro país, con el respaldo de la Federación Colombiana de Fútbol, enviarán al gobierno la propuesta que han diseñado para que la liga regrese a puerta cerrada y pueda empezar a mitigar el impacto económico que ha significado la pandemia del COVID-19 en esta industria. Una crisis que amenaza con fracturar la estructura actual del fútbol en Colombia.

A la Casa de Nariño llegará hoy otro sobre despachado desde la oficina más grande de la Dimayor. Carta al presidente Iván Duque y el Ministro del Deporte Ernesto Lucena, firmada por Jorge Enrique Vélez, máximo dirigente del ente rector del Fútbol Profesional Colombiano. El contenido del sobre vuelve a ser diferente al que se sugirió con soberbia, y risa burlona, hace algunos meses. No va la factura que Vélez dijo que enviaría al gobierno si quería fútbol en señal abierta para los colombianos. Va un llamado de auxilio. Otro. 

Va un protocolo logístico y sanitario, supervisado por una firma canadiense y diseñado con medidas para todos los implicados que permitan que la competencia vuelva. Sin hinchas pero reactivando el producto televisivo. 

En el documento se sugiere hacer pruebas a los implicados en el evento cada 72 horas para identificar rápidamente cualquier contagio, modificar la logística de las concentraciones en hoteles, monitorear los desplazamientos de los miembros de los equipos y limitar al máximo el número de personas externas al juego, permitiendo únicamente la presencia de aquellos que son indispensables para la transmisión televisiva. 

Y es un llamado de auxilio, una súplica, porque bastará un no del gobierno para tirar abajo la propuesta y pinchar uno de los últimos salvavidas que le quedan al fútbol en Colombia. 

El siguiente capítulo traerá una versión más intensa de la lucha que viene de varios años atrás entre los equipos del FPC por la repartición del dinero de la televisión. Si el gobierno finalmente acepta la propuesta, los clubes tendrán que sobrevivir durante un tiempo importante con lo que salga de esa llave y la batalla se hará todavía más vehemente. 

Incluso, en las reuniones virtuales recientes entre presidentes, algunos dirigentes de equipos grandes han advertido que si no hay acuerdos coherentes (el que más televidentes pone más dinero recibe), empezarán a estudiar la posibilidad de construir un campeonato aparte. Una rebelión de los grandes que dejaría por fuera a los equipos que menos hinchas y menos audiencia representan.

@JulianCaperaB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo