Un viaje a la libreta del profesor Juan Carlos Osorio (segunda parte)

Por Andrés ‘Pote’ Ríos

En estos tiempos turbios y difíciles, quise rescatar esta charla que tuve hace unos años con el profesor Juan Carlos Osorio para hablar de los secretos y metodología que aplica con su libreta de apuntes. En exclusiva para PUBLIMETRO Colombia, esta entrevista que se publicará por capítulos. Para leer la primera parte de esta entrevista acá clic acá

¿Qué tanto le ha tocado pulir su caligrafía? ¿Qué tanto sirvió su formación en primaria y bachillerato para tener una letra que usted pueda entender y otros la entiendan?

Qué pregunta tan interesante, nunca antes me la habían hecho. Creo que tengo una buena letra, entendible y el único pecado es que escribo casi todo en letras mayúsculas. Pero en lo que más me he fijado y me he ocupado es en desarrollar unas siglas y signos que me acorten el tiempo y que yo no tenga que escribir frases completas como por ejemplo: un cabeceador es HDR, o HDS cuando son varios; eso viene del término headers.

 

¿Esos códigos están en inglés y español?

Sí, porque me parece que hay palabras que me salen más fácil en inglés, como también hay otras que me salen más fácil en español. Es una mezcla de palabras y de símbolos que, ya sobre tantos años de hacerlo, simplemente al revisarlos inmediatamente sé que quieren decir.

Creo que el tiempo es fundamental. Por ejemplo, la charla y el momento que tenemos en el entretiempo; en un deporte que se juega con tan alta intensidad, la frecuencia cardiaca es tan elevada y solamente en el entretiempo tengo cinco minutos. Uno podría pensar que son quince para hablar con el equipo, pero en realidad son entre tres o cinco minutos. Le explico: en los primeros cinco minutos nos reunimos los del cuerpo técnico, y el asistente que está viendo el partido desde la tribuna baja e intercambiamos opiniones. Los siguientes tres o cinco minutos yo hablo y los últimos cinco minutos es una reactivación de los jugadores.

Cuando uno tiene entre tres y cinco minutos para ser puntual, concreto y cuando uno dirige hombres hay que tener todo claro para ser objetivo, conciso y directo. La libreta es muy importante para llevar el tiempo de lo que pasó primero, si fue una tarjeta amarilla, una situación de gol del rival o una situación de gol de nosotros, y como consecuencia de eso cambiaron o sucedieron otros eventos.

Creo que cuando no se escribe uno le está dando mucho margen al error y lo peor es equivocarse al nombrar un jugador o alguna acción de juego en la que no estuvo ese futbolista.

Cómo le diría usted a un lector que no sea futbolero… ¿Para qué sirve la libreta del profesor Osorio y cuál es su objetivo fundamental?

Para llevar un orden cronológico de lo que sucede en un juego (cronológico, es decir en el tiempo) y para hacerle un seguimiento al mismo en las acciones relevantes que han sido previamente establecidas, entrenadas, trabajadas y planificadas durante la semana.

¿Qué tipo de libreta es la que usted usa, qué libreta es, cuántas páginas tiene más o menos?

Al principio empecé utilizando libretas normales, después mi señora y mis hijos, cuando estaban más niños, me daban libretas con dibujos, algunos muy de acuerdo a su edad y algunos muy significativos. Desde mi llegada a Atlético Nacional, el club diseñó una libreta con el logo del equipo, verde y blanca. No sé exactamente cuántas páginas tiene, pero básicamente cada libreta me dura para cinco o seis juegos. Más o menos lo que escribo en cada partido es, con seguridad, cuatro hojas, dos del primer tiempo: una del rival, una nuestra, y dos en el segundo tiempo: una del rival y una nuestra; en la quinta normalmente son generalidades, cosas que observo que creo que son relevantes para trabajar para el próximo partido.

¿Usa una hoja y pasa a la siguiente o usa la hoja por ambos lados?

No. En el primer tiempo uso una y si tengo que escribir más, en el lado de atrás, pero ya para el segundo tiempo uso una hoja nueva.

Le ha pasado, profesor Osorio, con la mano en el corazón, que usted diga: ¿qué fue lo que anoté acá que no me entiendo?  

No, nunca. Lo que sí me pasó fue que en una rueda de prensa puse mis notas al frente, junto con una frase que me regaló mi madre y la foto de mi familia, me volteé a contestar alguna pregunta y cuando volví ya se me habían extraviado mis notas.

¿Cómo es el tema de los lapiceros?        

Realmente escribo en rojo lo más importante, no lo negativo como dicen por ahí, es lo más relevante del juego, ya sea del rival o de nosotros. En azul escribo el resto y en negro ya una excepción, sobre todo en lo de las pelotas detenidas. Considero que lo rojo resalta más al ojo del ser humano y por consiguiente al mío.

Supongamos que enfrentamos a un equipo que es muy bueno en la pelota detenida. Nos ocasionan una posibilidad de gol, hacen muy bien el cobro, pero también nos defendimos muy bien nosotros, eso también va en rojo porque sigue siendo relevante.

Caso contrario sería si fuera solamente lo negativo, pues sería cuando nos hicieran gol, entonces no es así, es lo más relevante para cada juego.

Para cada juego planificamos y tratamos de verle al rival por lo menos entre tres y cinco características positivas, ya sea que se defienda muy bien, ya sea que ataque muy bien, como se defiende, como ataca, cuáles son sus jugadores más influyentes. De acuerdo a eso planificamos, es decir, estratégicamente decidimos qué vamos hacer el día del partido, por ejemplo: vamos a atacar por las bandas, después tácticamente cómo vamos a hacer efectiva esa estrategia, entonces sería jugar un 4-3-3 o un 3-4-1-2 abierto, siempre con un doble jugador por banda, y después ya vienen las otras cosas: seleccionar el grupo, entrenarlo, etcétera…

¿Quién más tiene acceso a una libreta de Juan Carlos Osorio?

Mis hijos en la casa cuando me esculcan (risas).

*Espere próximamente la tercera entrega de esta entrevista.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo