San Felipe, skaters y grafitis

Por Eduardo Arias

Este fin de semana San Felipe estará en boca de los integrantes del mundillo de las artes plásticas, ya que en sus más de 20 galerías se llevarán a cabo eventos relacionados con ARTBO Fin de Semana. Y es que este barrio, situado entre las calles 72 y la 80 y la avenida Caracas y la carrera 24 (localidad de Barrios Unidos), se ha convertido en uno de los nuevos distritos de arte de la ciudad y, sin duda, en el más dinámico de todos. En cuestión de muy pocos años, gran cantidad de artistas decidieron habitarlo y montar allí sus talleres, pero también hay pequeñas y no tan pequeñas galerías que atraen la mirada de cada vez más bogotanos.

El barrio tiene un atractivo adicional, en particular para quienes practican deportes en monopatines y bicicletas BMX. En la calle 72 con carrera 24, su esquina suroccidental, funciona desde 2015 el Parque La Estación, que cuenta con una zona verde de recreación pasiva, con árboles y zonas verdes, un sector con juegos infantiles y una pista especial para quienes realizan acrobacias con tablas de monopatín y bicicletas BMX.

Donde ahora está este parque antes funcionó la estación terminal de los buses trolley, que se alimentaban con energía eléctrica. Este lugar lo recordamos quienes alcanzamos a montar en trolebús, pues allí terminaba la ruta de esos buses que atravesaban de manera suave y silenciosa barrios como Teusaquillo, La Magdalena, La Soledad y Palermo.

Los buses eléctricos funcionaron entre 1951 y 1991, año en que se liquidó la Empresa Distrital de Transporte Urbano, y a partir de ese momento la terminal de trolleys, donde también funcionaba un taller de reparación de buses y se almacenaban repuestos, se transformó en un cementerio de chatarra que estuvo abandonado durante casi 25 años.

En 2015 nació este parque, que ocupa un fragmento del total del lote. En la parte restante del antiguo predio de los trolleys, Metrovivienda construye edificios de apartamentos de interés prioritario.

El parque no es ajeno al espíritu artístico del barrio. En sus muros, así como en el gran tazón de concreto donde ruedan los monopatines y las bicicletas, los artistas callejeros, tan emparentados con estas prácticas deportivas, han pintado una gran cantidad de grafitis que le dan mucho colorido. Estas expresiones de la cultura urbana están muy en la nueva onda del barrio y, a su manera, La Estación con sus grafitis es una muy buena puerta de entrada a un barrio que cada día está más volcado hacia el arte. Así que si usted piensa disfrutar del Fin de Semana ARTBO, además de visitar las galerías no olvide echarle también una mirada a los grafitis de La Estación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo