Gustavo Rugeles: un macho golpeador más

Por Mar Candela

Gustavo Rugeles se presenta como "Periodista y Director de El Expediente", y es un macho golpeador más, entre cientos de casos en Colombia que aún no se denuncian o que sus denuncias no han avanzado.

Mi reflexión pedagógica de hoy es para toda la ciudadanía, especialmente para las mujeres. Después de la entrevista a Marcela González en Blu Radio, quien denuncio a Gustavo por violencia de género, ella recibió una avalancha de críticas por perdonar y defender a su verdugo al margen de que después salió a la luz pública la posibilidad de que Rugeles hubiera coaccionado a Marcela para hacerlo:

"Marcela González cuenta que Gustavo Rugeles sí la agredió. Además, lee el mensaje que Rugeles le escribió para que Noticias Uno no publicara su entrevista argumentando que nunca le pegó. Tan parecido al texto que me redactó y que quería que yo publicara negando que me agredió", trino que publico la periodista Johana Fuentes M. @JohaFuentes.

Al margen de esto aquí va mi análisis  de la situación

“Hay cosas que uno hace. No sé si alguna vez has escuchado como ‘demandas de amor’ o ‘llamados de atención’. Es como cuando tú tienes un hijo, te hace algo malo, pues tú lo puedes amar mucho, pero si eres una persona de convicciones le llamas la atención y le dices: ‘hey, te estás equivocando’”, fueron los términos en los que se refirió la víctima para Blu Radio.

Por otro lado, explicó que han pasado dificultades desde el año anterior cuando ocurrió la primera agresión, momento en el que decidieron enfrentar “como pareja” las dificultades. Sumado a esto, indicó que Rugeles no es una mala persona y tiene mucho para ofrecerle al mundo.

En ese sentido, dijo que con todo este caso su novio ha cambiado mucho de manera positiva, lo cual es algo que ella valora y le da motivación para defenderlo de terceros que, según ella, “meten la cucharada”.

A la vez, explicó que han pasado dificultades desde el año anterior cuando ocurrió la primera agresión, momento en el que decidieron enfrentar “como pareja” las dificultades. Sumado a esto, indicó que Rugeles no es una mala persona y tiene mucho para ofrecerle al mundo.

De esta forma, dijo que con todo este caso su novio ha cambiado mucho de manera positiva, lo cual es algo que ella valora y le da motivación para defenderlo de terceros que, según ella, “meten la cucharada”.

Vivo en un país de ignorancia absoluta sobre VG (violencia de género) que llama boba, tarada y demás a una mujer que normaliza lo que su agresor hace seguidamente y quien sabe por cuánto tiempo. Una sociedad descarnada que se atreve a afirmar fríamente que esta mujer “por boba se lo merece”.

En teoría la Violencia hacia la mujer en Colombia puede y debe ser denunciada por cualquiera. A partir de la Ley 1257 se determinó que todo aquel que conozca sobre alguna de estas situaciones está en la obligación de denunciarlo. No tiene que ser la víctima. Esto no se ha logrado aplicar con confianza porque en este país corrupto denunciar puede siempre costarnos muy caro, hasta la vida laboral y social, y en algunos casos puede costarnos la vida.

Muchas veces las pruebas irrefutables “desaparecen” el camino de la victimización en el proceso de búsqueda de justicia es garantizado; y sin pruebas de carácter definitivo obtener justicia y reparación es inviable. Una persona diferente a la víctima tiene muchísimo motivo para no denunciar si la víctima no quiere. Yo no lo justifico lo entiendo que es distinto. Yo misma he tenido que callar sobre algunos casos por no querer exponerme al poder que no puedo enfrentar y que sin pruebas definitivas yo tengo todo que perder. Mi palabra puede verse cuestionada y es algo que las feministas no podemos darnos permiso. Una vez pierdes la credibilidad difícilmente puedes recuperarla. Por eso comprendo perfectamente la situación en que se ven tantas personas que conocen casos de agresión.

Solo me resta explicarle a la ciudadana que Marcela está en una situación de revictimización y manipulación terrible, donde es natural que esté defendiendo a su novio por miedo a “perderlo todo”. Que lo cierto  es que en este momento el caso de Marcela es responsabilidad de la fiscalía: si algo le pasa es responsabilidad del fiscal ya que en Colombia ninguna mujer puede quitar la denuncia así quiera debido a lo que ya expliqué. Rugeles es un peligro para su pareja y para todas las mujeres: ¿Qué esperan las autoridades: un feminicidio?

Aquí les dejo un cuadro ilustrativo del círculo de violencia para que por favor no juzguen a la ligera y comprendan de una buena vez que en materia de violencia de género nada es definitivo. Existen demasiados obstáculos para lograr una vida libre de violencias para todas.

Mar Candela / Ideóloga Feminismo Artesanal

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo