‘VAR-baridad’

Por Nicolás Samper

Falcao García resultó ser la última víctima de un sistema que sigue teniendo más fisuras que los mortales porque, claro, quienes lo hicieron también lo son. Y el Mundial va a tenerlas, así que hay que estar preparados para que un juego normal se convierta en una novela en la que dejan en punta parte de la historia en la noche del viernes y que termina resolviéndose hasta el lunes.

Le anularon un gol de cabeza ante el PSG. Lo más divertido de todo es que a pesar de que se sigue insistiendo en que el VAR tiene más bondades que el noni, el gol, de acuerdo con la imagen, fue convertido en posición legal. O al menos eso es lo que yo vi, que en efecto no hay offside en el momento que parte la pelota hacia la cabeza de Falcao.

Falcao además tomó parte en la discusión, que eso también está bien: que los jugadores, así no les paren bolas, también digan lo que no les gusta. Comentó el delantero, muy caliente porque en realidad fue despojado de un tanto lícito que le pudo dar una definición diferente a la Copa de la Liga de Francia, que no solamente el perjuicio viene de parte de la sanción equivocada. Falcao, que no tiene un pelo de bobo, se puso a hacer cuentas del tiempo que se gasta la bendita vaina esa y contabilizó: la herramienta se usó dos veces y en ese lapso se fueron al agujero negro ocho minutos, tiempo requerido para decidir cosas que parecen evidentes sin necesidad de la repetición. El árbitro apenas agregó solamente dos.

Es decir, pérdida de tiempo por lado y lado: pérdida de tiempo porque las suspensiones producidas por cuenta del ‘huesazo’ del VAR llevaron a que se enfriaran las acciones mientras había una definición, porque si se quiere usar el bodrio ese, pues cada análisis toma su tiempo. Un desastre. Y la otra pérdida de tiempo es la que denunció el atacante: ¿la demora no se ve representada en minutos de descuento?

Claro, seguirán apareciendo los defensores de oficio del plomazo este que se inventaron para decidir jugadas en el campo y también parece que vamos a tener que soportarlo en Colombia porque ya andan viendo cómo lo usan acá. Y claro, jueces de línea como el del partido Cali-Santa Fe llenan de motivos a quienes propenden por la que seguramente ha sido la herramienta más disparatada que se inventó alrededor de un deporte que en su forma venía bien antes de esa implementación.

Antes de irse, el buen Falcao dejó inmerso en el ambiente que el PSG era favorecido hasta por el VAR y razón no le falta para pensarlo. Que en vez de justicia, se siga dando esa constante de que los grandes clubes cuentan con licencias arbitrales ¿O no sacaron al encargado del VAR en la Bundesliga porque siendo hincha del Schalke favorecía a su club en cada decisión dividida?

De verdad, seamos serios: este es otro deporte. De fútbol no tiene nada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo