+-X%

Cada signo tiene su significado y en esta, la última columna del año para mí -regresaremos en este mismo espacio a mediados de enero- es hora de hacer uno que otro balance de lo que fue este 2017. A los que leen esta columna mi agradecimiento más sincero y espero que la costumbre continúe en 2018. Felices fiestas y un 2018 plagado de cosas buenas.

+: Estamos de nuevo en un Mundial de fútbol y la unión Pékerman-plantel

volvió a dar los frutos de siempre más allá de aquellos que pedían a gritos un giro en la política acuñada desde el 2011 en torno a tener un técnico extranjero. El regreso de Falcao y la consolidación de James Rodríguez en el Bayern Munich también resultaron

ser una de las mejores noticias para el fútbol en el año que ya se acaba. Con algunos altibajos propios de una eliminatoria larga en la que el nivel de los jugadores cambia mucho -son tres años y en tres años la vida cambia a ratos- se consiguió el pasaje

a Rusia.

-: Chris Froome era el imbatible en su deporte, el ciclismo.

Parecía improbable que alguien se acercara a su reinado porque sus condiciones eran únicas. Cada vez que se montaba a la bicicleta empezaba a dibujar trazos veloces, como si se tratara de una saeta. Pero empezaron a tejerse sospechas sobre él y su equipo:

los rumores sobre dóping tecnológico y el resultado positivo en un control al sobrepasar los límites permitidos con una sustancia llamada Salbutamol dejaron una sombra muy grande de sospecha sobre su figura y sobre su equipo, el Sky. Tendrá bastante que aclarar

Froome para que su leyenda no termine empañada.

X: Millonarios y Russo porque sus opciones, que estaban muy

embolatadas en fútbol y rendimiento en casa empezaron a cambiar diametralmente después de caer derrotado en Medellín -en un partido increíble- 3-2 frente a Nacional. Desde ahí todo se transformó en alegría. No volvió a perder nunca más y enlazó 14 encuentros

sin derrotas. Con esfuerzo y a veces algo de juego, Millonarios multiplicó sus opciones y llegó hasta lo más alto para llevarse la estrella 15.

%: diseñado para ganar todo el Junior terminó haciendo honor

al signo que precede estas palabras porque todo se dividió: los rumores sobre el comportamiento de Teófilo Gutiérrez dentro del entorno y con sus compañeros atomizaron con un sueño que estaba bien encaminado. En menos de una semana Junior perdió las chances

de cosas grandes porque no consiguió alcanzar la final de la Copa Sudamericana y perdió frente a América la posibilidad de clasificar a las semifinales del fútbol colombiano.