Cine Colombia: Episodio III

Por Mauricio Barrantes

A diferencia de Star Wars, el episodio III de mi historia con Cine Colombia no es La venganza de los Sith, porque además tendríamos que definir quiénes son los sith aquí y eso puede tornarse problemático. Esta saga, que nació con una columna en la que le di ‘palo’ a la empresa más importante de cine en el país, tuvo esta semana una segunda parte, en formato de género informativo, a través de una entrevista que le realicé a Munir Falah, en la que él defendía su postura sobre lo que hace la compañía que dirige, Cine Colombia.

Ahora bien, si fue injusta y equivocada la columna 90 años de una pésima oferta, lo dejaré al criterio de los lectores. Luego de la entrevista, en la que tuve la oportunidad de preguntarle a Falah las cosas que siempre he querido saber acerca de cómo funciona el negocio del cine, pude ampliar mi visión de lo que pasa con este tema en Colombia. En esa medida, coincido en algunos aspectos, me distancio de otros, pero en general respeto la manera en la que Cine Colombia ve la producción, la distribución y la exhibición de los productos cinematográficos. Claro, en el fondo mantengo una sincera esperanza de que las cosas en las que me distancio, vayan cambiando con el paso del tiempo.

Tengo que reconocer que más allá de las diferencias, lo que más valoro es la franqueza y el interés de Munir Falah por dar a conocer lo que hace Cine Colombia. Muy pocas veces en este oficio una fuente se acerca al periodista, sin ningún propósito de censura, con la idea de ampliar el debate y defender con argumentos por qué no está de acuerdo con una publicación. Eso hay que celebrarlo, por el bien del periodismo en donde pueden convivir dos posturas, muchas veces opuestas, que al hacerse públicas le dan al lector las herramientas necesarias, con las que logra definir su propia posición.

Yo, que sí he sido censurado en otros medios por verdades incómodas y hasta en mi propia alma mater cuando se hacen los procesos de acreditación, agradezco tener la oportunidad de escribir en uno de los pocos medios independientes que tiene Colombia. He sido ‘todero’ en Publimetro y doy fe de que sí saben cómo trabajar con el lado luminoso de la Fuerza (que valga la autocuña).

¿Qué escena final poner para este episodio III? ¿Un final
feliz o es muy cliché?

Me voy por el final feliz. Desde que me dedico a enseñar, le veo el lado pedagógico a todo y, por eso, la experiencia de Cine Colombia fue de puro aprendizaje. Como padawan puedo decir que me siento satisfecho porque creo que es necesario abrir el debate, no solo con respecto a lo que hace esta empresa, sino también con otras relacionadas con el sector de la cultura, de las que es preciso hablar para, en muchos casos, incentivar a que surjan cambios positivos que permitan que la sociedad evolucione. En cuanto al título de la columna, no sé si soy extra o protagonista, solo sé que por ahora soy un padawan y que pronto sabré si puedo llegar a ser jedi, sith o si cancelan la saga por falta de presupuesto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo