¿Hay que pasar al otro equipo a todos los héroes?

Mauricio Cárdenas reflexiona sobre la gran censura que se vivió durante muchos años en el mundo de los cómics, en cuanto a la orientación sexual de los superhéroes y villanos.

Por Mauricio Cárdenas

Cada 28 de junio subo una imagen en honor al día del orgullo LGBTIQ en mis redes, siempre relacionada con algo geek. Este año elegí un Deadpool que hace un signo de corazón con sus manos y que tiene una camiseta con el mensaje “Plays For Any Team”. Con el paso del tiempo, desde que tengo esta costumbre, he recibido respuestas mixtas, la mayoría de apoyo, otras no tanto. Pero este año pasó algo especial, la pregunta de un amigo que me hace escribir esta columna.

Mi amigo, quien es una persona respetuosa de la orientación sexual de cada quien, me hizo la siguiente pregunta: “Pero en serio, ¿hay que pasar al otro equipo a todos los héroes?”.

Realmente esa pregunta es algo bastante compleja de responder. Solo basta recordar el ensayo de Fredic Wertham, “La Seducción de los Inocentes”, donde sus hipótesis decían que los cómics eran los causantes de la delincuencia juvenil e incitadores sexuales, donde aseguraba que Batman y Robin eran amantes y podían transformar a los lectores en homosexuales. Este ensayo fue un éxito y por esto la industria del cómic se vio en la necesidad de crear el Comic Code Authority, donde se autocensuraron los contenidos por más de 30 años.

Por más de 30 años, el mundo de los cómics, los universos de los superhéroes, vivió en medio de una gran censura y no existió un héroe que abiertamente tuviese una orientación diferente. Y lamentablemente fue algo que también se trasladó al mundo real. Las mujeres y cualquiera que hacen parte del LGBTIQ aún encuentran rechazo, doblemente, por parte de otros, al momento de expresar sus aficiones y su orientación.

De los catálogos de Marvel y DC Cómics, que en conjunto suman casi 17.000 personajes, solo 133 héroes y 33 villanos son gais. Y por fortuna, cada vez más en los títulos no temen usar sus orientaciones sexuales como parte de las tramas y desarrollo de los personajes. Y es mucha el fanfic que podemos encontrar en las redes, desde dibujos, hasta historias de corte muy subido donde los héroes son protagonistas. Pero aún hace falta.

Y si bien es cierto que muchas organizaciones están trabajando para que la igualdad y la tolerancia también se viva en convenciones, torneos de videojuegos, ludotecas y otros espacios, aún hace falta. Y si he de responder a la pregunta, yo sólo creo que todos estamos en el mismo equipo.

Por: Mauricio Cárdenas / @arkhamkou

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo