Hombres feministas

Leí una enriquecedora entrevista a la admirada y reconocida feminista Florence Thomas; como siempre, me resultó provechoso leerla para aprender y crecer con sus dinámicas y postulados –beber de la sabiduría feminista que la militancia de décadas que esta mujer en su vida–. Reflexionar en sus pasos para entender un poco más los míos.

No son pocas la veces en las que estoy en desacuerdo con uno de los íconos más respetables del feminismo en Colombia y no es fácil asegurar eso abiertamente sin sentir una especie de autorreclamo –como si la voz de la conciencia me acusara de traición y no es para menos. No es para menos cuando, indiscutiblemente, la señora Florence Thomas   nos ha dado a las colombianas mucha agua libertaria a beber–, si bien no es la primera feminista del país sí puedo decir sin temor a errar que es la que más resonancia y recordación tiene en el país.

Me llamó la atención poderosamente la afirmación que hizo: “Ningún hombre puede ser feminista, pero sí solidario”. Definitivamente no estoy de acuerdo –estoy convencida de que el feminismo necesita de los hombres justos–, obviamente hombres nuevos, masculinidades dispuestas a no “hacer el acto de solidaridad o altruismo”.    

Hombres solidarios hay muchos, casi todos machitos bien comportados. Hombres feministas, aunque pocos, son reales. Hombres solidarios son esos que no desean dejar sus privilegios y desde su trono “nos ayudan”. Hombres feministas dan cupo  a nuestro poder.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo