Un pequeño milagro urbano

Columnista @Ariasvilla

Por Publimetro Colombia

Incrustada entre las carreras 13 y Caracas, en el extremo sur de la localidad de Chapinero y en plena zona de efervescencia universitaria, es un verdadero milagro que la carrera 13A, entre calles 41 y 42, se haya salvado de la depredación sistemática que acabó con otros sectores del barrio Sagrado Corazón. Un barrio que recibe el nombre del colegio, que hasta comienzos de la década de 1960 funcionó en el lote donde está el edificio que a finales de los sesenta construyó la embajada Americana y que hoy ocupa el Ministerio de Ambiente. Un barrio que queda en dos localidades, puesto que el río Arzobispo, que lo atraviesa a la altura de la avenida 39, marca el límite entre Santa Fe y Chapinero.

Y es que no es fácil que una cuadra de un barrio antiguo logre sobrevivir a la presión degradadora de dos calles tan transitadas como la 41 y 42, que se han llenado de chuzos y pequeños negocios. Por no hablar de la carrera 13, con su algarabía de busetas y restaurantes de paso.

Pero no, caminar por esta cuadra, rodeada por el caos en sus cuatro puntos cardinales, todavía es un pequeño deleite de minuto y medio, lo que se demore una persona en cruzarla. La carrera 13A, en particular su andén occidental, evoca lejanísimos tiempos, cuando la Avenida Caracas se destacaba por sus casas de amplios antejardines, algunas de ellas muy elegantes, y de las cuales quedan algunos ejemplos desperdigados entre las calles 32 y 45. Los árboles y los antejardines en perfecto estado contribuyen en gran forma a darle un aire amable a estas casas, casi todas con algún uso comercial o empresarial.

La 13A no se ha salvado del todo. En la esquina suroriental de la calle 42, Compensar, que en otras zonas de la ciudad ha construido edificios de arquitectura notable, en este sitio se decidió por una mole gris con menos glamour que una caja de bocadillos y que rompe la armonía del sector. Aun así, a pesar de la intromisión de este gigante torpe, en la carrera 13A todavía es posible acordarse de cómo eran aquellos barrios construidos hace 60 y 70 años. Cuadras sueltas que se han salvado en alguna medida del deterioro generalizado de la ciudad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo