Cuentas divididas: Comida Árabe

Dos restaurantes, dos puntos de vista, un plato. Por @Catalba y @ SantiagoPe

Por Publimetro Colombia

La comida libanesa no es una propuesta que abunde en la capital. Nos dimos a la tarea de encontrar dos alternativas en apariencia similares, pero muy diferentes.

Al Wadi

Cll 27 no. 4ª-14 precio promedio $25.000

Por Catalina: propuse visitar este lugar aún con el recuerdo especiado de unos buenos shawarmas que probé hace un tiempo.

Generosos, variados y acompañados de sugestivas salsas libanesas. Esta vez decidí probar algo diferente, opté por una de las 6 opciones de platos fuertes que ofrecen: el plato mousaka. No me arrepiento. Estaba rico y fragante, lo suficiente como para ponerle sabor al cous cous acompañante, que para ser sincera, estaba seco y soso.

Mis compañeros de mesa aplaudieron el babaganoush y el kafta (esas bolitas de carne picada y especias), pero querían hacer “vaca” para comprarle un salero al cocinero. El arroz con almendras, el tahine, los kibbes y los indios serían la dieta ideal para un hipertenso.

Muy a mi pesar, estoy de acuerdo.

Por Santiago: Este es uno de los pocos restaurantes que no había probado de la zona de la Macarena. Y la verdad si nunca lo hubiera probado no me habría perdido de nada. La verdad, me decepcionó mucho. Con excepción de 3 de los productos al resto le faltaba sal…pero no solo un poco, creo que simplemente no le echaron. Pero no era solo el sabor, era la falta de amor en los platos. Me pareció mas un mal almuerzo ejecutivo que un plato en un restaurante en una de las zonas donde mejor se come en Bogotá. Tres cosas que vale la pena rescatar: La Mousaka, el Babaganoush y el Kafta. El Kafta fue lo que mas me gustó. Al llegar pensé que estaba calentado en el microondas e iba a ser una piedra. Para mi gran sorpresa fue todo lo contrario, suave, bien condimentado y con una complejidad de sabor que me sorprendió.

Gyros & Kebab

Cra 13 no. 82-28 precio promedio $45.000

Por Catalina: “no es necesario que le pongan condimentos a mi cóctel”, pensé la última vez que visité el lugar pero como creo que todo merece una segunda oportunidad, anoche me la di.

Qué alegría descubrir que ya no tengo nada de qué quejarme. Ordenamos un mezze (conjunto de entremeces) para 4 personas, que incluía una variada degustación de los principales platos de la casa: arroz con almendras, con lentejas, kibbehs, tahine, kaftas, indios de uva, falafel, tabule, labne y pan, glorioso pan hecho en horno de leña.

Aunque cada uno era mejor que el otro, me quedo con el arroz de lentejas y cebollas caramelizadas. Un plato sencillo que sacó mi lado más egoísta.

Los kibbes jugositos y los indios de uva, también merecen calle de honor.

Eso sí, en esta ocasión no pedí un cóctel. Tal vez eso hizo que mi experiencia fuera de 10 sobre 10

Por Santiago: Desde hace algún tiempo cada vez que quiero comida árabe voy a este lugar. Me encanta toda la variedad de productos que tienen, todas de una calidad increíblemente alta. Para mi hay dos productos que sobresalen: el arroz con almendras y el pan. El arroz es una combinación de pollo, carne y almendras que me hacen sonreír apenas llega el plato. No sé si es el olor o la obscena cantidad de almendras que trae, pero me siento como niño comiéndose un milky way en 1988. El pan…ayyyyyyy ¡qué pan!. Hecho durante todo el día en horno de leña, llega caliente a la mesa y es la combinación perfecta para toda la comida que sirven.

Pd: Durante los próximos meses vayan los Martes para aprovechar la promoción de Martes de Visa y que les hagan un 30% de descuento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo