“Nos gusta mostrar que la paz es posible y que trae dividendos”: embajadora de la Unión Europea en Colombia

La Unión Europea expone 23 ejemplos de cómo comunidades que vivían en zonas de conflicto están su vida trabajando en proyectos medioambientalmente sostenibles.

Por María Paula Suárez Navas

La Unión Europea (UE) estará presente en la VI Feria Internacional de Medio Ambiente FIMA con 23 proyectos de Desarrollo Sostenible para la Paz, financiados en Colombia y que benefician a comunidades de territorios, poblaciones y etnias diversas que habitan desde los páramos hasta nuestras costas.

La idea es mostrar especialmente a los jóvenes, y a todo el público que se acerque hasta el 23 de junio a Corferias, en Bogotá, ejemplos importantes que están cambiando la vida de las personas en territorios alejados del país mediante un trabajo mancomunado con indígenas y campesinos, muchos de ellos sobrevivientes del conflicto.

Sin embargo, esta muestra solo hace parte del plan que tiene la Unión Europea es Colombia, que es hacer de la sostenibilidad ambiental el corazón del desarrollo.

PUBLIMETRO habló con Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea en Colombia, quien habló de la importancia de establecer proyectos medioambientalmente sostenibles para construir paz en los territorios.

 

¿De donde salen todos los proyectos que ustedes patrocinan y apoyan?

Trabajamos con el Gobierno y de la mano de las autoridades locales. El tema del medio ambiente, del cambio climático y el Acuerdo de París es central para nuestros objetivos como Europa, pero no creemos que lo podamos tratar solos, tenemos que entrar en cooperación estrecha con otros países en el sistema multilateral para lograrlos. Es por eso que hemos ido identificando acciones donde pudiéramos apoyar el desarrollo económico en zonas de conflicto (que generalmente son medioambientalmente sensibles) para promover a la vez desarrollo para las comunidades, trabajar con indígenas, campesinos, afrocolombianos, pequeños emprendedores apoyando cualquier tipo de negocio sostenible que les permita tener una vida digna.

 

¿Qué factores habría que modificar para que haya proyectos sostenibles en el país?

 Es una cuestión cultural. Se trata de ser un poco más sensibles sobre cuál es nuestra contribución como individuos, desde nuestra casa y en el día a día, de estar más atentos a cómo podemos cultivar, guardar y proteger el medio ambiente. A veces estas palabras suenan grandilocuentes: “el Acuerdo de París”, “el cambio climático”, “la sostenibilidad medioambiental”, pero que tratamos de hacer conjuntamente es trabajar día a día para dejar un planeta y una naturaleza a la siguiente generación. Estamos hablando de un pacto intergeneracional. Nosotros tenemos un compromiso porque hemos recibido un planeta y tenemos la responsabilidad de dejarlo en igualdad de condiciones o mejor para los que vienen.

 

¿Por qué hacer del cuidado del medio ambiente un eje transversal en todos los proyectos de desarrollo?

 Integramos este elemento de protección y cuidado del medio ambiente en todos los proyectos que tenemos porque no pensamos que podamos hacer un desarrollo si no es un desarrollo sostenible. Estamos trabajando mucho para la construcción de paz en Colombia, pero ahí también vamos a trabajar en las zonas de conflicto y con las víctimas y normalmente estas zonas de conflicto son medioambientalmente sensibles. Y es lo mismo si hacemos acciones comerciales o con líderes sociales, la protección del medio ambiente es uno elementos que tiene que estructurar la manera como todos trabajamos hacia el futuro.

 

¿Cómo se da esa conexión de contribuir a la paz si se protege al medio ambiente?

 Lo voy a explicar con el ejemplo de un proyecto que tenemos en el Cauca.  Con el proyecto “Paz Adentro”, que es con comunidades indígenas que han sufrido el conflicto, estamos trabajando la producción sostenible de café. La comunidad Nasa está produciendo un café de manera respetuosa de medio ambiente en toda su cadena de producción, que se está exportando a Europa. (…) Tenemos un acuerdo comercial entre la Unión Europea y Colombia con el que intentamos traer todos estos productos que son sostenibles. De este proyecto se benefician unas 550 familias.

 

¿Cómo hacer para que desde las comunidades surja la intención de trabajar en este tipo de proyectos?

 En realidad, hay mucha capacidad de iniciativa. Lo que descubrimos cuando visitamos las diferentes zonas de Colombia es que hay mucha gente con aspiraciones y ambiciones de futuro, con ideas innovadoras. Por ejemplo, tenemos otra iniciativa que es de “negocios Verdes” y a esta están llegando ideas para transformar viejos neumáticos en asfalto. Hay otra empresa que utiliza las hojas de plátano para hacer bolsas ecológicas para regalar botellas de vino y otros que están utilizando botellas de plástico para hacer ladrillos para las construcciones. Hay muchos emprendimientos de ecología circular. (…) Nosotros hemos aprobado más de 400 negocios verdes de este estilo que representan alrededor de 6.400 empleos.

 

¿Como Unión Europea cuál es su concepto de Desarrollo?

Hay muchos elementos, pero primero diría que nuestro concepto de desarrollo es partenariado con los países. No venimos a imponer un modelo de cuáles son las soluciones, porque no las tenemos, las estamos buscando. También diría que es un desarrollo que busca el empoderamiento de las comunidades, la idea es que las iniciativas vengan de dentro. Y desde luego la idea es la de un desarrollo sostenible. queremos dinamizar y ser como un catalizador para que cuando nos retiremos las comunidades y autoridades locales y nacionales continúen con los proyectos. No estamos aquí para siempre. Por otro lado, nuestro modelo de desarrollo es de trabajo con las autoridades y de políticas públicas. Es un compartir de experiencias en el ámbito de la política pública.

Nosotros nos sentamos con los ministerios a fijar objetivos de mediano y largo plazo que el propio Gobierno se ha fijado y nosotros apoyamos.

 

¿Cómo ve en este momento la voluntad política del Gobierno para llevar a cabo este tipo de proyectos?

 Es muy fuerte. Colombia es uno de los países más biodiversos del planeta y contribuye mucho al oxígeno que todos respiramos en el planeta… y mi experiencia aquí es que todas las autoridades están muy comprometidas y conscientes de que es necesario no solo contribuir a este oxigeno del planeta sino reducir las vulnerabilidades en Colombia, porque puede estar muy impactada por los problemas del cambio climático. Y por supuesto está interesada en aprovechar la naturaleza y los paisajes que son magníficos para el turismo y explotarlos como un negocio verde.

 

 

Cifras:

 

  • La Unión Europea ha aprobado en Colombia más de 400 negocios verdes que representan alrededor de 6.400 empleos.
  • La Unión Europea ha invertido 176 mil millones de pesos en proyectos para generar desarrollo en Colombia.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo