Así van a reorganizar el PAE para que no se roben la plata

A algunos no les gustó la idea:

Por Natalia Martinez

Luego de todos los escándalos que se conocieron del Programa de Alimentación Escolar, PAE, conocido y codiciado por políticos que quieren llenar sus arcas con el dinero de la comida de lo niños, el Ministerio de Educación se ha visto duramente atacado por su poca operancia y lo mal que se ha tratado de solucionar la situación.

Al parecer, por esto, se pusieron manos a la obra y lanzaron sus propuestas de reestructuración del polémico programa que debería alimentar a los niños más vulnerables del país.

“Es necesario que entre todos defendamos la alimentación escolar de los niños y adoptemos las acciones que sean necesarias para proteger los recursos del PAE de intereses particulares. Sobre los responsables de actos de corrupción debe caer todo el peso de la ley”, aseguró la ministra Yaneth Giha, que anunció la reestructuración.

Más eficiencia, menos corrupción

Uno de los puntos, con los que el Ministerio de Educación pretende que el Programa de Alimentación Escolar se convierta en uno mucho más eficiente, es con la asignación de recursos a los entes gubernamentales como gobernaciones y municipios certificados, es decir, solo a 95, y no a los 1000 de antes. Esto significaría, de alguna manera, centralizar los recursos.

   Sin embargo, ¿por qué hacerlo si el país busca la descentralización de los recursos? La idea principal es que se pueda monitorear dónde se envían los dineros, quién queda cómo responsable y rastrear efectivamente si alguien hace un mal uso, evitando la duplicidad del servicio.

“Por otra parte, se propone la creación de un organismo que fije lineamientos de política sobre la operación del PAE a nivel país, articule los recursos entre las entidades de orden nacional y territorial y pueda estandarizar precios de los alimentos con estudios de mercado”, aseguró el Ministerio en un comunicado.

Esto se haría con el fin de evitar que los dineros terminen por ser desviados bajo el argumento de un sobrecosto en los productos que se usan para cocinarle a los niños. En palabras sencillas, que los corruptos no se roben la plata, asegurando que una pechuga de pollo cuesta 40.000 pesos, cuando en realidad su valor comercial es de 10.000, para que los 30.000 pesos sobrantes vayan a sus bolsillos.

MinEducación busca que se cree un organismo único que sea el encargado del PAE, que no solo hará labores de vigilancia, sino que será el responsable de alimentar a los niños si no hay recursos en determinado municipio o si estos hacen un mal uso de los dineros y del PAE.

Ahora resta esperar quién quedaría a cargo de este codiciado organismo.
Natalia Martínez |PUBLIMETRO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo