El terrorífico negocio de turismo sexual del israelí deportado

Niñas, armas y drogas: Por esto le temía hasta la policía

Por Publimetro Colombia
Policía Santa Marta
El terrorífico negocio de turismo sexual del israelí deportado

Luego de ser capturado y deportado a su país de origen, se empezaron a conocer los detalles de cómo manejaba su negocio el israelí Assí Moosh, que además de montar todo un emporio dedicado al tráfico de drogas y la prostitución, hacía las veces de paramilitar con hombres armados en camionetas.

La Revista Semana, en su artículo 'El demonio de Taganga', relata la vida de excesos y de criminalidad de este sujeto que se convirtió en el terror de Taganga, municipio del departamento de Magdalena y que instauró el terror de muchas maneras, incluso en las autoridades policiales.

La historia es la siguiente, Moosh, un exmilitar israelí se radicó en Taganga en donde inició con un negocio llamado 'Hostal Benjamín', en donde ofrecía fiestas que podían durar muchos días, en las uqe según los habitantes del sector, incluía prostitutas y menores de edad para satisfacer los deseos de muchos extranjeros que pasaban los días allí alojados y pagaban fuertes cantidades de dinero.

El exmilitar, también ofrecía drogas, negocio que no manejaba solo. El hombre, que siempre fue representante legal de todos sus negocios, andaba con más israelís, que se convirtieron en el terror de Taganga, pues siempre estaban armados y no se les podía decir nada.

Su influencia era tal en el municipio, turístico por excelencia, que muchas personas lo llamaban 'El pequeño Israel', pero lo que preocupa a los habitantes del sector, es que a este no se le podía ni denunciar, pues las autoridades muy poco podían hacer en contra del sujeto, que los amedrentaba.

Meses después de que la Policía se percatara de los negocios turbios de Moosh, instaló una subestación al frente del hostal, pero el extranjero se las ideó para camuflar a las menores y poderlas ingresar al comercio. Compró una casa detrás del hospedaje y construyó un túnel que conectara la casa con el hotel, por donde también pasaba las drogas ilegales.

Cuando se dieron cuenta de la manera cómo ingresaba a las menores de edad, decidió ofrecer los servicios en una playa privada  Tiempo después, la Policía puso una subestación en las cercanías del negocio de Moosh. Sin embrago, el israelí burló la seguridad y “compró una casa en la parte trasera de su hotel yconstruyó un túnel para ingresar las niñas y las drogas que consumían abiertamente algunos de sus huéspedes”, explicó Semana. Cuando las autoridades descubrieron el túnel comenzó a ofrecer los servicios sexuales y la venta de drogas en una playa privada en la entrada de Taganga.

El hombre tenía negocios en Cartagena, Medellín, en La Guajira y hasta en la Riviera Maya en México. El hombre fue capturado el pasado 24 de noviembre y deportado a Israel en donde lo espera la justicia con antecedentes de microtráfico, extorsión y trata de personas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo