Daniel Samper Ospina ejerce la primera acción legal en contra de Álvaro Uribe Vélez

En un video en Twitter, el columnista aseguró que la difamación no puede ser el arma política de Álvaro Uribe.

Por Ximena Arias

En un video publicado en redes sociales, Daniel Samper Ospina se refirió a la polémica sobre el trino de Álvaro Uribe en el que lo acusa de ser un “violador de niños”.

Samper Ospina afirmó en el video que “como acostumbra hacerlo en casos como estos, Uribe dobló la apuesta y sobre su difamación puso otras nuevas y trató de configurar un perfil de monstruo sexual del que carezco, todo para sostener la acusación miserable de que soy un violador de niños. Con sugerencias sustentadas de manera amañada e infame trata de hacer creer que soy un pornógrafo infantil, un maltratador de bebés y mil disparates semejantes que, tristemente, calarán en algunos de sus seguidores, algunos de ellos dispuestos a hacer cualquier cosa”.

Tras decir estas palabras, muestra dos trinos. Uno es de la cuenta de John Jairo Velásquez, alias Popeye, en el que afirma que “Daniel Samper es un vómito y ser despreciable. Un sicario moral. Miembro de una maldita familia que le hace mucho daño al país”.

También, muestra otro de José Obdulio Gaviria en el que afirma que “Humorista. Ciudadanía te va a inmovilizar a vos, ¡sos ignorante! Amapola es flor nacional inglesa. Va en la solapa, como paloma/FARC de ustedes”.

Igualmente, Samper continúa y asegura que “¿en qué momento Álvaro Uribe consiguió que yo tuviera que explicarles a mis hijas de nueve y diez años que su papá no es un violador de niños ni ninguna clase de delincuente. El manual de la calumnia uribista siempre opera igual: sobre la difamación, nuevas difamaciones, hasta el asesinato moral. Desvían el debate, se defienden atacando, hacen que el agredido deba pasar a la defensiva y se salvan de responder. No señor Uribe, la difamación no puede ser su gran arma política. No soy un violador de niños. Usted no está obligado a que le guste mi sentido del humor o mi trabajo, pero sí a sustentar sus acusaciones de delitos graves”.

Tras estas palabras, Samper asegura que ejerció su primera acción judicial en su contra en Colombia y algunas otras en organismos de protección internacional. Además, finaliza con que “la justicia tiene la palabra”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo