Así va el camino de la reinserción de los guerrilleros hacia la vida civil

Dejar las armas no sería lo más difícil. Ahora empieza el proceso más complicado para las Farc y el mayor reto del Gobierno: lograr una reincorporación integral de los guerrilleros a la vida civil.

Por María Esperanza Arias Herrera

¿Están las Farc preparadas para una reinserción a la vida civil?

Este es otro de los interrogantes que quedó en el aire el pasado 27 de junio, cuando las Farc se desmovilizaron. Aunque ese es el propósito final del acuerdo de paz, entre los guerrilleros hay un temor por lo que pasará una vez salgan de las zonas veredales.

Por eso el Gobierno ha venido trabajando intensamente durante los últimos meses en proyectos que culminen exitosamente en una reincorporación integral, porque saben que esta será la única manera en la que se le garantizará a los colombianos que los miembros de las Farc no volverán a las armas.

“El propósito de ese acuerdo no sólo era el desarme de las Farc, sino desencadenar una lógica de no repetición de la violencia política. Eso es lo que hay que hacer ahora”, dijo esta semana el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, desde Barcelona.

Jaramillo, así como el presidente Juan Manuel Santos y todos los responsables de este proceso, reconocen que la fase más compleja de un proceso de paz es la implementación, específicamente hacer que los desmovilizados confíen en el Estado.

Por eso dijo que hay que entender el concepto de “reconciliación como una recuperación de confianza general, de confianza en las instituciones que finalmente es el objetivo al que hay que llegar para lograr una paz estable y duradera”.

Según Jaramillo, desde el Estado “se ha hecho un trabajo conjunto y juicioso con los Ministerios, las Alcaldías, las Gobernaciones y el Departamento Nacional de Planeación para hacer el plan marco de implementación”.

Pero, específicamente, ¿qué se ha hecho?

Sostenimiento

Los más de 7000 guerrilleros de las Farc, milicianos y presos que se acogerán a los programas de reincorporación recibirán más de 700 mil pesos mensuales, durante dos años, así como quedó estipulado en el acuerdo de paz.

La asesora de la Dirección General de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), Guadalupe Guerrero, explicó que los excombatientes tendrán que acreditarse previamente en la oficina del Alto Comisionado para la Paz para que puedan recibir esta ayuda económica de parte del Gobierno, la cual les garantizará una estabilidad económica durante los primeros meses después de la reincorporación.

Además de este dinero, recibirán dos millones de pesos una vez salgan de las zonas veredales.

Vida financiera

Como excombatientes también serán incluidos en el sistema financiero para legalizar sus futuros recursos y evitar que los provenientes de la ilegalidad ingresen al sistema como un lavado de activos.

Seguridad

Uno de los puntos que más preocupa en el posconflicto es la seguridad de los miembros de las Farc y para eso se planteó la creación de un Cuerpo de Seguridad y Protección que estará conformado por la Policía, miembros de la Unidad Nacional de Protección (UNP) y exguerrilleros que ya empezaron una capacitación en la unidad para convertirse en escoltas.

Capacitaciones varias

Las 26 zonas veredales en las que están concentrados los guerrilleros funcionarán hasta el 1 de agosto. A partir de esa fecha cambiará la figura y el nombre de estas zonas, que pasarán a ser ‘Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación’.

“Los Espacios servirán para capacitar a los integrantes de las Farc para su reincorporación a la vida civil, preparar proyectos productivos y atender las necesidades de formación técnica de las comunidades aledañas, en un modelo de reincorporación comunitaria”, indicó la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación.

Así, estas zonas serán usadas para capacitar a los guerrilleros en actividades que puedan desarrollar cuando decidan salir del campo y vivir en la legalidad desde las ciudades.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo