"Quiero un país de igualados, no de clases hegemónicas": Roy Barreras

El senador vallecaucano de 53 años, apuesta por ser el guardián de la paz. Habló sobre su precandidatura presidencial y los retos con miras a 2018

Por Natalia Martinez

Su decisión nos sorprendió… ¿por qué terminó por lanzarse al agua?

Tenemos un compromiso indeclinable con la paz. Después del triunfo precario del No en el plebiscito queda claro que existen fuerzas interesadas en detener la paz y volver al pasado de la guerra, para lo que han utilizado todo tipo de artimañas, mentiras, engaños… Convenciendo a miles de colombianos con falsedades o asustándolos con fantasmas como el tal ‘castrochavismo’, la falsa ideología de género, o la falsa ley de pensiones, según la cual le quitabamos la pensión a los jubilados de Colombia, para dársela a los guerrilleros. En fin.

Con esos engaños mucha gente votó en contra de la paz, y por eso tenemos la obligación política de triunfar en 2018, para que no nos devuelvan al pasado de la guerra, que nos costó ocho millones de víctimas. Esa obligación pasa además por la responsabilidad del partido más grande de Colombia, el de La U, que ha ganado todas las elecciones desde que existe, que ha puesto tres presidentes de la República, de tener una opción presidencial que defienda la paz, y además que permita liderar la coalición en defensa de la paz, que pase a la segunda vuelta presidencial. Tenemos la certeza de que las fuerzas enemigas de la paz tendrán candidato propio y en el futuro eso será lo que se defina, o avanzamos a un futuro en paz o volvemos al pasado de la guerra.

Estamos a punto de finalizar la entrega de armas de las Farc y su desaparición como gruo guerrillero ¿Por qué no ‘chulear’ la paz y avanzar a otros temas?

Claro que hay que avanzar a otros temas, pero yo no pienso que la paz esté chuleada, o que es un fardo del que hay que deshacerse. Apenas estamos en camino. Por ejemplo, los cobardes terroristas que pusieron la bomba en el Andino, no consideran que la paz esté chuleada, lo que creen es que hay que detener el camino de la paz a punta de muerte y de miedo…

La construcción de un país de la paz, en donde dejemos de invertir en bombas y en metralla, sino en educación, en salud, en la presencia del Estado en todo el territorio colombiano, lo que no ha sucedido en 200 años de vida republicana, un estado en donde las familias colombianas sientan que no están acompañadas y no abandonadas o huérfanas de Estado es la verdadera paz territorial. Es un proceso que va a tardar una década, pero que se echa a perder si lo que viven del sangriento negocio de la guerra y del discurso de la guerra, lograran llegar al poder en 2018. Por eso esta candidatura presidencial tiene este noble propósito.

Pero ¿Cómo está el ambiente dentro de La U?, ¿el exembajador de EE.UU. Luis Carlos Pinzón quiere aspirar?

Es normal, en los partidos políticos del mundo que hayan distintas aspiraciones, el exembajador en Washington, que jamás ha ganado una elección y que dos sías después de salir del cargo, decidió darle la espalda al presidente y al gobierno que le dio todos los honores, tiene derecho a aspirar, seguramente por otro partido. Nosotros tenemos claramente las mayorias en el partido. Lo que tenemos que definir es cuál va a ser el mecanismo para garantizar la coalición triunfante de mayo del 2018.

Es más importante la paz que la Presidencia de la República, es más importante la consolidación de la coalición que una simple aspiración personal.

Yo estoy listo a actuar como arquitecto de esa paz y eso es lo que me impulsa.

¿Por qué la paz se volvió como su hija?

Cuando ejercí la medicina, por 25 años, vi el dolor el sufrimiento de los heridos  en los hospitales de Colombia, tuve claro que había que salvar esas vidas; que hay que evitar esos heridos, esas muertes y eso se logra parando una guerra y evitando que se vuelva a incendiar el país.

Hemos parado esa guerra con los acuerdos de La Habana y seguiremos desde aquí desde el Congreso.

¿Cree que la baja popularidad de Santos le signifique un lastre en las elecciones para Roy Barreras?

Que yo sepa no se va a reelegir al presidente Santos. Ya no hay reelección. ël tendría dificultades para elegirse si fuera candidato, pero él no va a ser candidato. Yo creo que el más cercano que podría sufrir esa baja popularidad, que le ha dado la vida entera al presidente Snatos, es su exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien además ha ejercido el gobierno con él, con holgura y con generosidad. De manera que si alguien debe estar preocupado de dar esas explicaciones es Vargas Lleras.

¿Humberto de la Calle no podría ser una buena ficha para garantizar los acuerdos?

ël es un estadista, yo soy muy respetuoso de las desiciones del Partido Liberal. Ellos deberán definir. Mi invitación firme, respetuosa pero enfática, es a que el Partido Liberal tenga candidato único y pronto, así como lo dije en mi partido. Estoy dispuesto a avanzar en una coalición, pero si la decisión de toma antes de dos meses y mi fecha es el 7 de agosto.

Lo mismo le pido a sectores de izquierda como Clara López, o a los conservadores. Si hay candidatos únicos, antes del 7 de agosto los invitaré a una consulta única interpartidista, pero si no toman esa decisión, la fragmentación será la receta para la derrota y el camino para que regrese la guerra al gobierno.

¿Qué ideas diferentes ofrece Roy Barreras, alejándose de la política tradicional?

Yo no caigo en esa trampa populista. Por supuesto está de moda en el mundo, vociferar contra el establecimiento, destruir los partidos políticos, destruir la democracia, pero cuando esto pasa, lo que abre son caminos para los autoi¡ritarismo y los populismo. Eso fue lo que ocurrió en Venezuela con Maduro y Chávez; eso fue lo que pasó en EEUU y apareció el señor Trump.

Nosotros no somos oportunistas, ni voy a disfrazarme de hippie o de 'mamerto' o de posmoderno para ganar las elecciones. Yo respeto a los gays, a los hippies, a los 'mamertos', pero yo no soy nada de esas cosas. Yo no engaño, no soy populista y no voy a serlo. Soy un ciudadano humilde, venido de abajo.

¿Gustavo Petro le suena en alianza?

No porque el populismo caudillista es el que abre escenarios a ese tipo de populistas mesianicos… Eso se me ocurre se parece más a Chávez o a Maduro. No me gustan los caudillos populistas de izquierda o de derecha.

¿Qué le ofrece Roy Barreras al país además de la paz?

Cubrir todo el territorio con presencia del Estado, ojalá sin guerrillas. Quiero garantizar que el Estado sea el protector de la familia… Eso le quiero dar al pais. La paz solo sirve si dejamos de ser, vergonzosamente, el segundo país más inequitativo de América Latina. Merecemos un país sin miedos. Mi convocatoria es a no tener más miedos. No nos dejemos asustar de fantasmas como el ‘Castrochavismo’, ni nos dejemos asustar por los cobardes que ponen bombas para tratar de desviarnos del camino de la paz. Avancemos hacia la esperanza.

¿Qué opina de los que dicen que Roy Barreras es un lagarto político?

Los entiendo porque para las elites bogotanas, hijos y nietos de presidentes; para los príncipes y herederos que gatearon en tapete y que le dan coscorrones a los humildes empleados, que cualquiera que venga de provincia, que sea hijo y nieto de campesinos, o hijo de madre soltera como yo, es un igualado, un trepador, un lagarto, un arribista. Y sí. ¡Yo soy un igualado, un arribista! Y quiero una sociedad de igualados y no de élites hegemónicas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo