Los paros azotan a Colombia

Diferentes gremios de ciudadanos han decidido por esta época suspender sus actividades para llamar la atención del Estado.

Por María Esperanza Arias Herrera

Desde hace un mes Colombia viene afrontado una ola de paros que, sin duda, han afectado a la economía del país. Sin embargo, este es un derecho ciudadano del que cada cierto tiempo hacen uso los colombianos que sienten la necesidad de reclamarle al Gobierno que cumpla.

Profesores, Chocó, Buenaventura, trabajadores estatales, son algunos de los gremios que han decidido suspender sus actividades y presentar una serie de peticiones, todas con el único objetivo de mejorar las condiciones en las que viven.

Los maestros y los trabajadores estatales son los que se mantienen en pie a pesar de las propuestas y las promesas que han recibido de la otra parte con el fin de levantar el paro. Sin embargo, ellos aseguran que el cese de sus actividades tiene argumentos más profundos.

Esta semana el presidente Juan Manuel Santos anunció que aumentaría el salario de los trabajadores estatales en un 6, 75% y para los profesores sería de 8,75%, que se harían efectivos desde enero de 2017, por lo que se espera que en los próximos días se haga retroactivo el aumento y realicen el desembolso del dinero.

Según la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, esta decisión beneficia a un millón 200 mil funcionarios, entre ellos los que trabajan en esa cartera.

Pero los gremios en paro dicen que no es suficiente. “Ese era uno de los puntos de discusión que teníamos con el Gobierno, por eso el paro continúa, toda vez que la negociación no ha terminado”, señaló el vocero de las centrales obreras, Francisco Maltés.

Por eso, para “fortalecer el paro nacional”, la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) programó marchas y caravanas de vehículos y motos para hoy, desde las 10 de la mañana, en los municipios adyacentes a las vías y carreteras principales, además de un ‘cacerolazo’ para el próximo lunes 12 de junio y una marcha de antorchas para el día siguiente.

Posibles paros

El pasado 7 de junio el Gobierno logró un acuerdo con los arroceros para que no suspendieran la producción de arroz. El pacto consiste en un apoyo para la comercialización mientras se toma una decisión sobre el precio de referencia de la próxima cosecha.

"Tenemos un acuerdo con los productores, vamos a otorgar a través de Fedearroz (Federación Nacional de Arroceros) un incentivo a la comercialización a un volumen de unas 30.000 toneladas aproximadamente de los departamentos de Huila, Tolima, la zona del Ariari en el Meta y Caquetá", dijo el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri.

Sin embargo, las conversaciones con otros sectores no han tenido el mismo resultado. Como con Belén de Bajirá, la población que está en disputa entre Antioquia y Chocó y que ahora amenazó con irse a paro si el Gobierno los incluye dentro del departamento del Pacífico.

Pérdidas

El paro en Buenaventura fue el más largo en toda su historia de lucha por mejores condiciones. Después de 22 días de bloqueos, para evitar que la carga que llegaba y salía del puerto circulara, el presidente Santos aseguró que dejó pérdidas por unos 300.000 millones de peso.

La protesta en Chocó se extendió por 17 días y para alcanzar un acuerdo el pasado 27 de mayo fue necesaria la promesa gubernamental de hacer un aporte inicial por 440.000 millones de para avanzar en la pavimentación de vías, además se invertirán 84.726 millones en diseños, interventoría, construcción y dotación de un nuevo hospital de tercer nivel y en saneamiento y dotación del actual centro médico.

"En Chocó y Buenaventura se llegó en estos días a acuerdos responsables y necesarios para acelerar e incrementar las inversiones que desde el año 2010 se están haciendo para saldar la deuda histórica con el Pacífico colombiano", manifestó el presidente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo