Vereda Orejón, en Antioquia, se convirtió en ejemplo del posconflicto

Este pueblo de Antioquia, anteriormente era conocido como ‘el pueblo más minado de Colombia’.

Por Publimetro Colombia

Los habitantes de la vereda Orejón ya han visto con sus ojos la llegada del posconflicto. Después de tantas muertes violentas por culpa de los enfrentamientos y las minas antipersonal, finalmente viven tranquilos.

Se convirtieron en la primera población libre de minas y ahora son el pueblo piloto en la aplicación de los proyectos del posconflicto.

Al inicio del programa de desminado humanitario los habitantes de Orejón y sus alrededores le enviaron un mensaje contundente a quienes estaban negociando la paz en La Habana: el desminado solo no era suficiente.

Para ellos era importante que junto con este programa llegaran otros que les permitieran superar sus necesidades, que surgieron precisamente por el conflicto del país.

Reclamaban que, a pesar de estar en el principal departamento de Colombia, eran uno de los pueblos más alejados y olvidados del país. Incluso para viajar de Orejón a Medellín, se requieren de ocho horas de desplazamiento por tierra y de vehículos que se adapten al tipo de carretera.

Esta fue la manera como en La Habana los negociadores empezaron a discutir el tema y decidieron hacer un acompañamiento social al desminado humanitario, liderado por el equipo del Plan Fronteras Para la Prosperidad (PFP) de la Cancillería.

Este equipo ya ha trabajado en territorios con condiciones similares, por lo que se hizo más fácil diseñar una estrategia junto a la comunidad: la Estrategia Integral de Desarrollo Social y Territorial.

Después de meses de trabajo en varios programas, la comunidad ya empieza a ver los resultados.

“Con el apoyo del equipo del PFP se realizaron varios talleres participativos donde ellos mismos empezaron a plantear sus necesidades y a priorizar los proyectos que necesitaban del Gobierno”, señaló la Cancillería.

Proyectos

Además de desminado, empezaron a implementar 17 proyectos avaluados en $22.339 millones de pesos que ayudarían a mejorar sustancialmente sus vidas. Articuladas por la Cancillería, 24 entidades unieron esfuerzos para convertir los sueños de los habitantes del Orejón, y de otras cinco veredas localizadas a su alrededor, en una realidad.

Entre los proyectos estaba mejorar la movilización, la educación para los niños de la zona con una nueva escuela y una biblioteca, además de apoyar cultivos de alimentos para su propio consumo y potabilizar el agua de los municipios cercanos.

“Cuando empezó el desminado acá, a mí me pareció correcto escribir esto, y no lo he cambiado por eso, dice: la vereda El Orejón camina hacia la paz, la esperanza y la prosperidad”, indicó un campesino de la población que escribió en un cartel el mensaje de paz.

Visita

Hoy el presidente Juan Manuel Santos y la canciller María Ángela Holguín visitarán la vereda Orejón para ser testigos de los avances del pueblo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo