La reconciliación también llegó a guerra fratricida en la Guajira

Con el apoyo del Ministerio del Interior, familias de Barrancas terminaron con 54 años de "ojo por ojo" que llenaron de muertos el municipio fronterizo

Por Publimetro Colombia

El ambiente de paz y reconciliación luego de la firma del acuerdo de paz definitivo entre el Gobierno y las Farc en Cartagena este lunes llegó 24 horas después a Barrancas, un municipio de la Guajira segado por un conflicto entre familias que había acabado desde 1962 con la vida de cientos de barranqueros.

El Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, se hizo presente en Barrancas para firmar un acuerdo de paz entre dos familias que, a partir de la llamada “ley del Talión” y de lo que consideraban su sentido de honor, se enfrancaron durante 55 años en una batalla sin tregua.

La cifra

163

Muertos dejó el enfrentamiento familiar que se extendió por 54 años, al cual se le puso fin este martes en Barrancas (Guajira).

Según las víctimas, todo empezó el 17 de marzo de 1962 cuando dos campesinos primos hermanos se enfrentaron luego de que uno castrara sin autorización un chivo del otro. La ley del “ojo por ojo” escaló el conflicto hasta que produjo 163 muertes, decenas de heridos y una guerra entre 70 familias.

27 de estos núcleos familiares, que habían firmado un pacto de no agresión en 2006, ratificaron este anuncio el martes en el coliseo de Barrancas, con la presencia de Cristo y del alcalde de la localidad, Jorge Alberto Cerchiaro.

“Ojalá este ejemplo que ustedes están dando acá pueda ser retomado por las  distintas  comunidades. Estos acuerdos salvan vidas y generan convivencia. Ustedes han padecido esta guerra y hoy demuestra el poderoso efecto que tiene la palabra paz y reconciliación sobre el corazón de los seres humanos”, dijo Cristo.

A su vez, Cerchiaro felicitó a los antiguos contendientes por llegar a un acuerdo. “Esta guerra ha dejado heridas en nuestras familias, los felicito por seguir el camino de la paz Este es nuestro grano de arena para lograr el fin del conflicto y una paz estable”, destacó.

Los miembros de las familias afectadas celebraron la firma e hicieron sus propios actos de arrepentimiento. “Hoy es un día de paz y alegría. Dios hizo el milagro de que este día se diera y se reconciliaran estas familias. Perdono y que me perdonen a mi y a todas las familias por el daño hecho”, dijo Jhonny Javiely Pérez, uno de los firmantes del acuerdo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo